Archive

Archive for the ‘Tonterías’ Category

La gloriosa despedida: “Flanagan se divorcia”.

Flanagan queda con su gran amigo Flácido para contarle la última desgracia, se divorcia, no hay arreglo, toman un par de cañas mientras comentan la injusticia del asunto, “joder Flácido, que me dice que se quiere divorciar, le digo que vale, que echemos un polvo y no quería”. “No me jodas, qué sería de una entrada de este blog sin sexo gratuito”, “eso la dije, y entró en razón, pero sin más, no le puso mucho interés”.

Flácido se fijó que tanto su nombre como el de Flanagan empezaban por “FL”, tampoco tiene mayor importancia te dirás, pues no, pero no deja de ser curioso, preguntó a su amigo los motivos por los cuáles Merikeit había decidido poner fin a su matrimonio, un matrimonio que parecía de acero, de diamante, indestructible a lo largo de los dos días que había durado.

Leer más…

Otra despedida, definitiva esta vez (lo cuál por definición suele ser que es temporal).

Bueno, te habrás fijado que llevo tiempo sin publicar nada, bien, te cuento el por qué y así aprovechamos para despedirnos, con tiempo, para que te dé tiempo (si eres dama de buen ver) de quedar para despedirnos en persona como dios manda.

Físicamente estoy bien, todo lo bien que se puede estar a una edad y con el historial médico reciente, pero la vida es la vida, otra vez no puedo acceder al blog así tan fácil desde el curro y cuando estoy fuera… Imposible, tengo muchas cosas en la cabeza.

¿Qué cosas? Te la pelan, cosas.

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: ,

Héroes cotidianos, el hombre que daba la mano flácidamente.

Mucho se dice que hoy en día ya no quedan héroes, en un mundo en el que el activismo político se hace vía twitter y en el que ni se decapitan reyes ni nada, que si Roberspierre levantara la cabeza se avergonzaría en grado sumo, la figura del héroe con mayúsculas tiende a desaparecer, cierto. Pero que tienda no quiere decir que no haya excepciones, sí señores, sí señoras, hoy tengo el gran honor de presentaros a Flácido, un tipo capaz de rozar lo extraordinario. No te digo más, un día fue a comprar el pan.

Impactante, pero dejemos que sea él mismo quien nos cuente su aventura, querido Flácido, déjeme estrechar flácidamente su mano, todo un honor conocerle, qué digo honor, es la culminación de mi vida, tras esto puedo morir tranquilo.

“Quita quita, no exageres, pues sí, estaba yo un día en casa, me levanté tras dormir 13 horas, claro, dormir 13 horas cansa, así que me fui al sofá a descansar un poquito, la siesta mañanera típica de las 12 del mediodía, y es difícil ¿eh? Porque ahí estaba la parienta dando el coñazo con sus vicios y hobbies, la aspiradora, la lavadora, no hay cosa que más me joda, ni descansar a uno le dejan, coño, que se ponga a hacer sus aficiones sin molestar, ¿acaso molesto yo con las mías salvo por esos suaves y melódicos ronquiditos?”.

Leer más…

Cosas que me tocan los cojones.

En sentido figurado claro, cosas que hacen los demás, claro. No sé si has reparado alguna vez en que somos perfectos todos de narices, cuando hablamos de estos temas, de defectillos, siempre son de los demás, ¿vecinos tocapelotas? Todos tenemos, pero nadie se reconocerá como un vecino tocapelotas, ansioso espero que alguien, en este mundillo internetero, haga una entrada de blog tipo “hola, soy el típico vecino tocahuevos que pone la música alta y se pasa por el forro del anteprepucio las quejas de los demás, subiendo incluso el volumen”.

En el tema de la pareja es igual, si reconocemos alguna manía será de esas que en el fondo son chorraditas, “tengo la manía de tenerlo todo superlimpio”, es el otro el que tiene la manía de tirarse pedos en la ducha o mearse en la cama, o al revés, que es también habitual. Siempre es el otro, eso me toca los cojones ¿ves? En mi caso debo decir que no es así ni de lejos, yo también tengo manías, y gordas, me gusta tenerlo todo superlimpio por ejemplo, ¿ella? Alguna tiene, pero menos graves.

Leer más…

El insultante asunto del folleteo.

Es hablar de sexo y todo se vuelve contra natura, si en el resto de actividades lo que cuenta es la eficacia en el sexo no, en una carrera de 100 metros lisos de las olimpiadas, cuando va el atleta de las Islas Vírgenes de turno y tarda 25 segundos todos nos cachondeamos de él, admiramos al Bolt, que tarda 9, en el sexo es al revés, vas tú contando tus proezas sexuales, esa innata habilidad tuya para satisfacer a la dama en las tres culadas reglamentarias y te dan la tarjeta del urólogo, “va a ser la próstata”, sí, el anteprepucio no te jode.

“Es que tan rápido ella no disfruta”, ¿acaso le piden a Bolt que tarde más solo para que disfrute el de las Islas Vírgenes? Es problema de ella, que en esos dos minutos no es capaz de llegar al orgasmo, pues que espabile coño, que espabile, tú imagínate que te viene el jefe y te pide un informe de 20 páginas sobre lo que sea, “cuanto antes Martínez, cuanto antes”, ¿qué debieras decirle? “No jefe, cuanto antes no, que no disfruto, esto lleva su tiempo, sus cosas, usted deme un par de días si eso”.

Te echa, fijo.

Leer más…

Propósitos para este año que empieza, ser más asequible.

Entre los millares de correos de admiradoras que uno recibe a diario siempre hay alguno que te toca la fibra, por ejemplo uno que recibo de una tal Merikeit Flanagan. Viene a decir que debería bajar de vez en cuando de mi Olimpo de líderes de opinión y ponerme a hablar de temas que interesen a la gente y eso, temas asequibles para mentes normales, como las vuestras, créeme, si digo “normales” es un piropo tratándose de ti, a lo que voy. Voy a hablar de propósitos para este año que empieza, curiosamente estamos a primeros de año, por lo que el título queda de puta madre, si se publica esto en agosto luce menos.

Soy tipo sencillo en el fondo, siempre he pensado que lo principal es ponerse retos asequibles, “voy a follar menos”, ese es fácil de cumplir y oye, si no lo cumples tampoco te llevas las manos a la cabeza, “uy, que dije que iba a follar menos y me he tirado a las animadoras del Bilbao Basket”, nadie se pone como meta del año mojar menos, así os va no te jode, “para este año quiero encontrar al amor de mi vida”, venga por dios, pero si soy un semidios, qué coño vas a conseguirme así tan fácil, luego llega noviembre y empieza la depresión.

Leer más…

Una entrada navideña, porque es navidad, niños, capad a Gaspar, que es un moñas.

Bueno, aprovechando estas bonitas fechas navideñas, llenas de amor, de buenos deseos, de agradables y entrañables cenas familiares, de comidas… Lamentablemente también ahí con toda la familia y la resaca, de bonitos y útiles regalos, de paz, de amor, de poder ir dando besos a todas las que pillas por la calle, “feliz navidad guapa, dame dos besos, mua mua”, vale, alguna, la mayoría, te ahostia, pero tú has dado besos y abrazado ahí sintiendo ese turgente par de pechos contra el tuyo mientras efectuas un disimulado frote con tu poderoso miembro viril, el mismo que instantes después recibe el pertinente y recurrente rodillazo, también lleno de paz y amor, mas una pequeña dosis de navideña mala hostia.

En estas entrañables fechas debo dar voz a alguien, a “un amigo”, un amigo vilipendiado y ninguneado, te cuento así resumido, luego si veo que resumo mucho pues ya te cuento cómo he decorado la habitación de la niña, aparte de genio y líder de opinión también soy un afamado decorador, al decorar habitaciones sobrando hasta pintura y al follar es complicado encontrar quien me gane.

Leer más…

Trilogía “Merikeit la poetisa”. Tercera parte: “Un debate cojonudo entre el duro crítico literario y Merikeit, la autora de la obra”.

El duro crítico literario Flanagan y la poetisa Merikeit hacen el amor, follan para que me entiendas, al acabar Merikeit da gracias a la falta de sexo del autor, que propicia que sus personajes estén dándole al frote constantemente, Flanagan, encendiendo un pitillo, asiente: “la verdad que sí, mola un huevo, di que qué coño va a mojar ese imbécil con lo feo que es”.

Y Flanagan muere, por listo de los cojones, en su lugar aparece Flácido, el hombre que daba la mano flácidamente, le da la mano a Merikeit, flácidamente, y se la tira, al acabar Merikeit vuelve a repetir la ingeniosa frase de antes y Flácido asiente, encendiendo un pitillo, solo que en este caso flácidamente: “Pues no me explico el por qué no folla el autor, si es guapo y varonil como nadie”.

Y Flácido así se gana el derecho de establecer el debate acerca de la obra de Merikeit, esta:

Me acostumbré a esperarte.
Viniste.
No me acostumbro.

Leer más…

Trilogía “Merikeit la poetisa”. Segunda parte: “El duro crítico literario ve la entrevista con la autora y se lleva las manos a la cabeza”.

Flanagan era un crítico literario, especializado en temas líricos y eso, de los duros, era tan duro que de las lentejas comía solo el hierro, el resto lo apartaba, rara vez aprobaba una obra, pues era sincero, de “20.000 leguas de viaje submarino” dijo que le faltaba profundidad, “van en un submarino coño, cómo le va a faltar profundidad”, le decía, “le falta y punto”.

Flanagan tomó el café de la mañana, se le revolvieron las tripas, se fue a cagar, para limpiarse usó la última obra recibida, decía asín:

Me acostumbré a esperarte.
Viniste.
No me acostumbro.

Leer más…

Trilogía “Merikeit la poetisa”. Primera parte, “la obra”.

Me acostumbré a esperarte.
Viniste.
No me acostumbro.

*By Merikeit.

Todos los derechos reservados, en los torcidos aún hay plazas.

Poetisa

Coming soon the second part: “El duro crítico literario ve la entrevista con la autora y se lleva las manos a la cabeza”.

Posdata de esta genial rallada: Lechery y “Cynical”

A %d blogueros les gusta esto: