Archive

Posts Tagged ‘Héroes del Silencio’

“True Blood”, se acabó lo que se chupaba.

Es curioso, las tres próximas series que tenía pensado ver eran tres finales de series de HBO, “The Newsroom”, “Boardwalk Empire” y la que nos ocupa, “True Blood”, la más veterana de las tres y, hablando de memoria, la más veterana de cuantas series dramáticas han salido de esa santa casa. Siete temporadas nada más y nada menos, y dos sensaciones, una injusta, que no volveré a perder el tiempo con series como esta, teniendo como tenemos tanta y tan variada oferta; la otra, qué pena de idea desaprovechada.

Para quien no haya visto nunca “True Blood”, decir que si alguna vez alguien te habla de ella como “una de vampiros”, métele un guantazo de mi parte, si te responde te jodes, por farruco, pero hazme ese favor, porque ni de coña es una serie de vampiros, o al menos no solo de vampiros. La premisa original era harto interesante, los chupasangres estos dejan de vivir en la sombra, dejan de ser un mito, pasando a convivir con los mortales.

Esta idea, en manos de un canal como es HBO, sonaba a excusa ideal para abordar temas como el racismo, que de hecho en las novelas en las que se basa la serie debían de aparecer, la adaptación de una raza de seres que aunque vienen de nosotros nada tienen que ver, se te hacía el pito pesicola vaya.

Leer más…

Cruzar el Rubicón.

Toca una frase cuyo origen histórico creo que es de todos conocido, no obstante el que lo conozcas o no me la trae floja, cuando alguien quiere dar la chapa no hay nada que puedas hacer por evitarlo, “pues no lo leo” te dirás, en tal caso iría a contártelo, borracho, tú verás.

“Cruzar el Rubicón”, “Alea Jacta Est”, ambas van unidas y ambas son de un uso sumamente común, tu, por tocarme los huevos, dirás que no sueles usarlas, pues que sepas que una persona medianamente normal las usa a diario, vas a comprar el pan y la dependienta te dice que se acabaron las chapatas y que si quieres una de media cocción, tú, ante esa complicada decisión meditas y tras sopesar las consecuencias saltas un “Alea Jacta Est” y “cruzas el Rubicón”.

“Cruzar el Rubicón” pues se refiere a tomar una decisión que es complicada y arriesgada y que cambiará nuestra vida radicalmente, como comprar la baguette o como le pasó a Julio César cuando cruzó el río Rubicón y entró con sus legiones en Roma.

Leer más…

No tienes corazón, Merikeit.

Juzgado de lo extremadamente penal del Reino de Albacete, día del juicio a la multipolidelincuente Merikeit, el fiscal, un hombre que siempre daba la mano flácidamente pero que era de los que ganaban todos los casos por narices, no extrañaba su nombre, Porco Jones, manda subir al estrado a la acusada, esta, exhalando una bocanada de su pitillo (venga, no me jodas que no es un recurso literario molón lo de la bocanada) se levanta del banquillo, se ajusta la faja y se dirige… pues eso, se dirige al estrado.

Una vez sentada cruza las piernas para poner cachondo a todo el personal, pero como tenía una mesa delante nadie se percató, para romper el hielo contó el chiste del negro que se tira del avión, pedazo de chiste que te contaría, pero que escrito pierde mucho, Porco Jones se ajustó la corbata, paseó a lo largo de los asientos de los 12 testigos, exhalando una bocanada de humo de su pitillo, de repente gira y se enfrenta a Merikeit, “Srta. Merileit, repita ante el tribunal la declaración que hizo cuando fue detenida por la policía por manifestarse a favor de los derechos de los topillos, CONFIESE¡”

Leer más…

De perdidos al río y así ya perdemos del todo.

Toca entrada de esas de buscar el origen histórico de expresiones de uso frecuente, hoy toca una que vaya, tiene miga, “de perdidos al río”. Solemos usarla para esos casos en los que ante una perspectiva nada halagüeña tomamos una decisión desesperada, usada por ejemplo junto a esa bonita frase que dice “ninguna es fea por donde mea” vale para esa noche de fiesta donde, después de horas intentando ligar sin conseguirlo, vemos a la callo y nos lanzamos ahí sin conocimiento a por ella, ¿te acuerdas de la burra?, pues eso.

Curiosamente es una frase con un sentido algo más amplio del que se le da, es similar al de “quemar las naves”, pero esta quizá es más esperanzadora, “de perdidos al río” lleva lo que te decía, una decisión desesperada y poco racional, sabiendo que es quizá peor el remedio que la enfermedad, pero vamos, sin más dilatación y/o dilación a ver de dónde coño viene la jodida frase.

Leer más…

La increíble historia del hombre que daba la mano flácidamente.

Es la polla el título, a que sí, cojonudamente bueno, lástima que la entrada de hoy no verse (eh, no he dicho “no vaya”, acojonante también) sobre hombres que dan la mano flácidamente, pero sí que es importante poner un título impactante para que entres a leer, que luego te sientes timado, pues vale, lo admito, pero me has leído, al menos el primer párrafo, total, si tenías que estar acostumbrado, tampoco “La Comunidad del Anillo” va sobre una comuna gay, como el título da a entender, no siquiera salen anos, y bien la viste.

Esto irá sobre cine histórico, flipas, si a mí a mezclar cine con historia y al follar no me gana nadie, tú te dirás, “pero, ¿no era al mus y al follar?”, también, a los líderes de opinión no nos gana nadie a nada, somos eso, líderes carismáticos, quisiera yo comentar, pues, un par de cosillas acerca de ese nunca suficientemente ponderado género cinematográfico, género curioso, ya que mayormente es de batallitas y sin embargo no es “bélico”, del cine de guerra, del bélico, ya te conté.

Leer más…

“Erase una Vez” la búsqueda del final feliz.

Toca hablar de “Oce Upon a Time”, o “Erase una vez” como la han titulado en cristianés, una de las últimas series lanzadas por la ABC, creada a la limón por Adam Horowitz y Edward Kitsis.

22 episodios tiene la primera temporada, aunque hay ya una segunda ya estrenada, su reparto, pues entre otros la orejuda Ginnifer Goodwin (“Big Love”), la “House” Jennifer Morrison, Lana Parrilla, Joshua Dallas, Eion Bailey (“Band of Brothers”), Jared S. Gilmore (“Mad Men”) o Robert Carlyle (el de “Full Monty”)

Hay que reconocer las cosas, la serie esta parte de una premisa pues bueno, interesante y atrayente, todos conocemos el cuento de Blancanieves, pues digamos que arranca justo cuando van a empezar a comerse las perdices, entra la bruja mala en la boda y amenaza con un hechizo, el cuál hace que todos los personajes de los cuentos de hadas pasen a existir en la vida real, pero atrapados en un pueblo y sin que el tiempo pase. Original sí resulta, solo falta saber si luego la historia merece la pena, no es la primera vez que una historia a priori interesante acaba convirtiéndose en un truño de marcar época.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: