Inicio > Tonterías > Analizando cuentos, “Caperucita Roja”.

Analizando cuentos, “Caperucita Roja”.

Estaba yo leyendo, sí, leyendo, “Un Final Perfecto” de John Katzenbach, llegué a la mitad y lo mandé a cascarla, ni asesinatos, ni sexo ni nada, va, en serio, no está mal, para pasar el rato sirve, la cosa es que el prota, el malo, quiere pasar a la historia de los asesinos y tal y para ello ronda a tres pelirrojas con aviesas intenciones, el tipo se hace llamar “lobo feroz” en una clara referencia al tradicional cuento de “Caperucita Roja”. Es evidente que tras esa farragosa lectura a uno le entraron ganas de leer algo más acorde con su capacidad intelectual y lo dicho, acabé leyendo la versión más famosa del cuento, la del Charles Perrault, adaptada para niños claro está.

Por si no lo has leído, un resumen, la abuelita mala en una cabaña en medio del bosque, no digo que fuera mala, es que estaba enferma, la mamá de Caperucita le da una cestita a la niña para que se la lleve, esta, cruzando el bosque, se topa con el lobo que le pregunta dónde va, sabiéndolo llega antes, se come a la abuela, espera a Caperucita haciéndose pasar por la vieja y cuando está a punto de comérsela también llega el cazador, le abre las tripas (al lobo), le saca a la abuela, le mete piedras y tras coserle le tira a un río.

Caperucita Espectacular trama sí señor, pero no hace falta ser muy espabilado para encontrar en el argumento muchas muchas lagunas y errores de bulto. El lobo, el lobo es gilipollas, las cosas claras, vamos a ver so anormal, te encuentras a la niña en pelo bosque, sola, te la quieres comer y ¿vas a tomar por culo a montarte una historia de que mira que ojos más grandes tengo? Cómetela en el puto bosque coño, sin testigos, a ver si tiene cojones el leñador de ir al bosque.

Que esa es otra, cuando llega el leñador le abre la tripa y saca a la abuela, cojonudo, entera, que no cabe joder, que no cabe, y viva ojo, eso con el padre de Nemo y la ballena cuela, pero es que no es razonable coño, y volvemos al lobo, ¿qué coño de hambre vas a tener después de zamparte una abuela?

Caperucita, esa niña es casi tan anormal como Dora la Exploradora, se encuentra con el lobo y le da todo lujo de detalles, seguro que hasta le hizo un mapa, “sí mira, mi abuela vive aquí, por aquí atajas y tal, que total un lobo en pleno bosque me da la hostia de confianza”, llega a la casa, ve al lobo disfrazado de su abuela y no nota nada raro, coño, que es un lobo, ya tenía que ser fea de cojones la abuela para confundirla con un lobo.

Tú haz la prueba, coge a tu perrito y ponle un camisón de la parienta, no te pongas cachondo e intentes nada que es zoofilia, es sólo un experimento científico. ¿Se parece a tu abuela? ¿Acaso se parece a alguna mujer que conozcas? Vale vale, sí, tu suegra, pero a tu suegra ni se te ocurriría llevarle cestitas ni polladas a que no. Caperucita o es tonta del culo o cegata, no hay más, este detalle, que una de dos, o sea boba o ciega, es vital para la última parte de mi majestuosa disertación.

La madre, a ver, mucho se habla de las madrastras malvadas, ¿soy el único que ve una grandísima hijadelagranputa en la madre de Caperucita? Por partes, tienes a tu madre enferma a tomar por culo en medio del bosque, coño, llévatela a casa, no, mandas a tu hijita con una cestita de mierda, que le metió, ¿aspirinas? Mándale un médico por el amor de dios, o vete tú, imagina que la palma antes de que llegue la niña, menudo trauma, en todo caso tráetela para tu casa desagradecida, que no tienes perdón.

Pero además si nosotros con un par de escenas ya hemos deducido que Caperucita es gilipollas la madre lo debiera de tener más que asumido, sabiendo que tu hija tiene menos luces que los putetxes del Vaticano la mandas al bosque, ¿no es de cabronas? Que hay lobos joder, que es un bosque, se la come un oso y qué hostias va a decir la madre a la policía, “uy, quién iba a pensar que en un bosque frondoso iba a haber osos y demás alimañas hambrientas deseosas de zamparse una suculenta niñita”.

Es que sólo hay que imaginarse lo siguiente: “Venga Caperucita hija, llévale estas albóndigas a tu padre que está ahí en las trincheras en plena guerra, pero ten cuidado con los campos de minas y los francotiradores, ah, y no te entretengas cogiendo intestinos ni vísceras desperdigadas, por supuesto lleva el chubasquero amarillo fosforito, que se te vea bien”.

Mandar a tu hija a hacer lo que deberías hacer tú es de cabronas, mandarla al puto bosque ni te cuento, pero encima con una caperucita roja… Es que eso es de juzgado de guardia, más cantosa no puede ir la niña, mándala de verde o marrón, no, rojo, discretita, luego cuando la niña se ponga minifalda para irse con las lobas montará la peta y la llamará exhibicionista.

En definitiva, el lobo gilipollas, la niña ni te cuento y la madre… Luego a otras las ponemos verdes por dar manzanas envenenadas, pero es que teniendo madres como esta no me extraña que en el resto de cuentos las niñas tengan todas madrastras, las propias hijas se cargan a sus madres como acción preventiva, “prefiero una madrastra que me envenene o me empale a una madre tan hijaputa como la de Caperucita”.

Ojo a la posdata, posdatón, Parabellum, ahora fuera bromas porque evidentemente el tema no se presta a ello, ¿qué tema?, escucha la canción, a mí, después de muchos años, me sigue poniendo la piel de gallina, os dejo con Laura y con “Imaginas”.

Anuncios
  1. 23/05/2014 en 00:41

    Jajajaja, está claro que tienes razón. Destripas cuentos más a menudo? Porque me gusta tu versión de los hechos. Biquiños!

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 07:21

      Tengo preparado el de Cenicienta, que tiene tela también 😀

      Besotes reina.

      Me gusta

  2. 23/05/2014 en 05:10

    Si seras cabrón compadre, primero dices que el autor que leias no escribe nada que valga la pena de leer, palabras más o menos y despues despedazas a la caperucita, yo siempe había pensado que el lobo era un cura pederasta y el bosque su iglesia y caperucita es todas las niñas de las que el abusa todo el tiempo, pero tu lo despedazas de forma genial pinche compadre, no puedes negar que hay una historia sexual en todo esto

    Abrazos cabrón y mis respetos gran líder

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 07:22

      Yo, como ya indiqué en otra entrada, creo que Caperucita en realidad se topa con una zorra y las dos se van con sus colegas las tres cerditas a soplar 😀

      Abrazos compadre.

      Me gusta

  3. Carmen
    23/05/2014 en 07:34

    Muchas gracias por hacerme reír pesioso como dice mi brisa jeje
    Luego vuelvo con el pc a escuchar el video.
    Feliz viernes maestro

    Me gusta

  4. 23/05/2014 en 07:48

    ¡Coño! Ya este tipo de cuentos son traumáticos para los pequeños y tiernos infantes. Yo viví mi infancia acojonado con las imágenes que me provocaban estas historias terroríficas. Pero ahora que ya lo tenía asumido ¡Vienes tú y me descojonas todo lo que he conseguido asumir a fuerza de psicólogos! ¿Y ahora qué? ¿otra vez a pagarme una terapia hasta que pueda asumir la nueva trama? La mamá de Caperucita es mala, pero tú…..

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 07:57

      Es que a ver, ¿a nadie le extrañaba que la madre de Caperucita viviera sola? Es que con esa maldad a ver quién le aguanta, para mí que estaba conchabada con el lobo, se come a la niña y viven felices para siempre 🙂

      Abrazos.

      Me gusta

  5. Jatz Me
    23/05/2014 en 08:25

    Menos mal que estas cosas las leo por la mañana, que si las pillo por la noche, despierto al vecindario. XDDDDD
    Yo sigo convencido de que el leñador tiene mucho que contar en esta historia, si consigues que Flanagan hable con él, podríamos terminar ya de una puñetera vez con tanto rumor y tanta leyenda urbana sobre la niña encapuchada. 😉
    Un rato te contaré mi teoría sobre la historia, que también tiene su miga…. 😉
    Lo malo es que la está revisando Peter Jackson, y entonces se alargará un poquito.
    Disfruta el finde!!!

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 08:32

      Ese hará una trilogía de tres horas cada peli sólo desde que Caperucita sale de casa hasta que se encuentra con el lobo 😀

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  6. 23/05/2014 en 09:09

    Yo creo que la madre de Caperucita era una adelantada a su tiempo y había visto programas de Rodríguez de la Fuente. Estaba convencida de que los lobos eran buenos. Los malos eran los pastores, que no les dejaban entrar a saco en los rebaños para cargarse cien ovejas y comerse una. Entonces, no tenían más cojones que cargarse a la abuela y a Caperucita, pero no con mala intención sino para saciar su natural apetito.
    Por lo demás, tus argumentos son impecables.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 11:53

      Ya, pero es que en un bosque además de lobos te puedes encontrar con alguna mariquita y eso en aquellos tiempos debía de ser algo muymuy impactante 🙂

      Si tan buenos eran que hubiera ido ella coño, ahí en casa tocándosela a dos manos.

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  7. Covadonga
    23/05/2014 en 09:32

    jajajajajajajajajajaajajajaja qué bueno!!! todos sabemos desde pequeños que Caperucita era un poco tontina, pero jajajajajajajajajaajajaaa lo tuyo ha sido toda una tesis doctoral!!!! ansiando el próximo destripe de cuento, porque habrá más ¿verdad?
    Genial, sencillamente genial.
    Besines

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 11:54

      Sí, Cenicienta, que también me resulta harto incomprensible en algunos momentos, dices tú de Caperucita, pero si ves Dora la tontorrona parece que Caperucita tiene hasta un master 😀

      Besotes.

      Me gusta

      • Covadonga
        24/05/2014 en 20:34

        Es que en mi casa Dora ya llegó tarde y eran mayores, gracias a Dios,aunque en la época de Primogénito le chiflaba Chicho Terremoto jajajjaajajaajaja
        Besines

        Me gusta

        • 25/05/2014 en 07:26

          Ojo, Chicho era muy grande, que en la mili lo veíamos muy a menudo y mira que éramos mayores 😀 eran unos dibujos cojonudos.

          Me gusta

  8. 23/05/2014 en 09:51

    Con tu permiso, Dess, aquí os dejo un enlace de la historia apócrifa de Caperucita para aclarar conceptos y saber cómo acabó realmente el cuento.
    http://aiamborderline.wordpress.com/2013/08/28/caperucita-reloaded/

    Me gusta

  9. 23/05/2014 en 09:59

    Una disección perfecta!! 🙂
    Mucho gilipollas hay suelto en los cuentos.

    Abrazos!

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 11:56

      Me hace mucha gracia cuando les decimos a los niños que lo que leen y ven ahora es una mierda, que lo bueno era lo nuestro, venga, entre “Los Fruitis” y “Phineas y Ferb” no hay ni color 😀 así estábamos nosotros, entre Caperucita y el anormal de Marco buscando a su madre…

      Que tiene tela lo de Marco y su mono también.

      Abrazos.

      Me gusta

      • 23/05/2014 en 13:47

        Lo de Marco, no tiene nombre….
        Y crecimos con ello…

        Así estamos, ja,ja

        Un abrazo.

        Me gusta

        • 23/05/2014 en 15:06

          Bueno, nada supera a Susanita, la que tiene el ratón que fuma chocolate un montón y bolitas de hachis 😀

          Me gusta

        • 23/05/2014 en 15:15

          Sí, entre cuentos, villancicos y canciones infantiles… vamos apañados… 🙂

          Me gusta

  10. 23/05/2014 en 11:12

    Hay un punto del argumento que no me ha quedado claro. Quizá tú puedas arrojar cierta luz sobre esa sombra, a saber: la abuela de Caperucita, ¿es abuela materna o abuela paterna? En el segundo supuesto, la abuela sería entonces la suegra de la madre de Caperucita. Sí, lo sé, ha sido decir “suegra” y te han saltado las alarmas. Pero prosigamos. En el caso de que fuese la suegra, entonces la madre de Caperucita ya no es tan estúpida, pues, sin habernos dado cuenta, estamos ante el Santo Grial, el unicornio, la piedra filosofal. Estamos ante… ¡el crimen perfecto! Ahora algunas dudas pugnan por salir a la superficie de este iluminado comentario: ¿Es caperucita una niña adoptada? ¿Por ventura se trata de la hija del padre de Caperucita de su primer matrimonio? ¿Es Caperucita la niña de “El Exorcista”?

    Le gusta a 1 persona

    • 23/05/2014 en 11:58

      No no no, es la madre de la madre, no hay discusión, pero es que además, ya que lo mencionas, tengo escrita una entrada al respecto que lo aclarará todo, las madres de ellos nunca son suegras 😀

      Caperucita es gilipollas, sin más, yo creo que sale a madre claramente, le dice que es adoptada para sentirse menos culpable.

      Abrazos melenitas.

      Me gusta

  11. 23/05/2014 en 11:33

    Sigo queriendo probar las pastis de Jorge.

    Dess: y yo que pensaba que la disertación más rocambolesca fue la mía sobre el Lobo y Caperucita en subconsciencias…y vas tú ahora y me descuadras toda la historia.

    Caperucita es claramente una historia porno que la han querido disfrazar para contárselas a los churumbeles. Si analizas así los cuentos, podríamos seguir con Pulgarcito (te dejo el tema a ti, que seguro que lo haces mejor) y no te cuento cuando llegues a la historia de Marco buscando a su madre.

    ¿Y esto es lo que les transmitimos a nuestros hijos? ¿Con este tipo de mensajes que aprendieron desde la niñez nos van a pagar la jubilación? (yo aún estoy traumatizada intentando entender cómo Pinocho fue engullido por la misma puta ballena que se tragó a su padre. Sabemos que es una especie en peligro de extinción, pero coño, ¿la misma? ¡Ya es casualidad!). Y lo de hacer una fogata dentro, vamos, pa’ mear y no echar gota (o te dejen meando 🙂

    Besos empastillados.

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 12:00

      Es que la mayoría de los cuentos de esos “de toda la vida” no hay ni por donde cogerlos, no hay discusión 😀

      Besos caperucitados hermosa

      Me gusta

  12. 23/05/2014 en 12:06

    Jajajajaja. Lo que me he reído!!! Son tontos todos. ¿Y qué me dices del cazador? Si le abre las tripas al lobo para sacar a la abuelita no hay necesidad de luego meterle piedras, coserlo y tirarlo al río. Ya iba a morir naturalmente tras el destripamiento. Eso es trabajar a lo bobo. Jajajaja. Besotes!!!

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 12:08

      Es más, ya me dirás tú si abres en canal a un lobo, estómago incluído, si no la palma de inmediato 😀

      Por cierto, anda que no tenía que ser indigesta la abuela, y si está enferma, ¿para qué coño se la come l lobo? ¿Y si tiene anisakis?
      Besotes.

      Me gusta

  13. Rosa Ave Fénix
    23/05/2014 en 12:39

    Durante la lectura he tenido que ir al W.C. tres veces (no llevo Dodotis ) el pis se me escapaba…Me reido mucho, me ha hecho pasar un rato muy bueno y por supuesto lo volveré a leer. Desde luego los dichosos cuentos como este, Pinocho etc etc, cuando éramos inocentones y todo lo creíamos, nos dejaba un malsabor de boca pues sufríamos con el/a “prota”… joder con los cuentecitos. Me dijeron -no se quien- que lo que quería decir es que Caperucita la vistieron de rojo pues le acabada de llegar “la maldición mensual” y que era como un aviso que los malos hombres la violarían pues ya era toda una mujer. Vaya usted a saber.
    Si siiiiiiiiiiiii sigue destrozando cuentos como si fueses historias para no dormir… jejeje.
    Besos de una que hoy va vestida de color verde.

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 15:01

      Pues tiene su lógica lo de la menstruación, de cualquier manera hay una cosa clara, estaba colocada, porque solo colocado puede alguien hablar con un lobo 🙂

      Besotes y gracias querida

      Me gusta

  14. María Pilar
    23/05/2014 en 15:20

    Creo que las historias que forman la Historia, las crean los ganadores, o sea los que quedan vivos, aquí quién quedó vivo: las tres mujeres y el cazador y estos fueron los que tejieron de prisa y corriendo una historia que no se sostiene si no fuera porque ha ido precedida con el título de cuento y claro decimos, como es un cuento. Yo estoy en que el lobo no era un animal, porque a ver cómo conversaban, era el marido de la madre que todos le conocían con ese nombre. ¿Malvado, maltratador? A saber, lo que parece es que no se llevaban nada bien. El lobo-animal ha cargado con toda la culpa a lo largo de su historia y algún día alguien le tendrá que liberar.
    Besos Dess

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 15:38

      Cuadra, la madre no manda a la niña a donde la abuela, sino donde el padre, al bosque, a pasar el fin de semana, pero la niña discute con el padre porque no le deja ir a la fiesta con Cenicienta y huye a casa de la abuela, el padre llega y pilla a la abuela montándoselo con el cazador, es eliminado y para librarse ponen de testigo a la niña, que en realidad estaba ya con las tres cerditas.

      Besotes.

      Le gusta a 1 persona

  15. 23/05/2014 en 16:52

    Hola Dess,
    reirme es poco, las lágrimas no me dejaban leer. ¡Impresionante versión! Creo que deberías explotar lo de contar cuentos. No quiero ponerme serio después de todo pero… ¿sabes porque lo del color rojo de la caperucita? Pues tiene que ver con la … ¡menstruación! Pero esto es otra historia, cosas de Walt Disney.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • 23/05/2014 en 16:55

      Ya, ya lo han comentado, ni había reparado en ello, es decir, que es como en el chiste:

      -¿Qué pasa ahí?
      -Nada abuela, una riña.
      -¿Una niña?
      -No abuela, una disputa.
      -ahh pues entonces no era tan niña :mrgreen:

      Me gusta

  16. 23/05/2014 en 22:44

    ¡La virgen, querido Dess, lo que me he llegado a reír!! No tiene desperdicio ni una frase… bueno, jejejejeje, tus frases son la repera de largas (no es una crítica) jajajaj
    Vas poniendo comas y lo cuentas todo de carrerilla!! 😆 ¿Sabes?, creo que ese estilo tuyo tan personal es uno de los ingredientes fundamentales para que nos riamos tanto… ¡que no paramos ni para coger aire!! jejejej

    Va, ahora intento ponerme seria y te cuento 😉
    No le he contado ninguno de esos cuentos a mi hijo cuando era pequeño, precisamente porque me parecía que una de dos: o lo idiotizaban o lo traumatizaban.
    ¿Te puedes creer que ahora me lo echa en cara, el muy ingrato?

    De no ser porque me reconocería en los comentarios, le mandaba el link de tu blog encantadísima de la muerte!!

    Muchos besicos wapetón!! 🙂

    Me gusta

    • 24/05/2014 en 10:20

      Sí, lo de las comas me lo dicen a menudo, pero es que en realidad hablo así, de seguido 🙂

      Es igual, si no va a presentarse en ningún concurso pues qué más darán las comas, yo con que te guste a tí me vale, besotes reina.

      Me gusta

      • 24/05/2014 en 11:13

        A mí no es que me guste tu estilo querido Dess, ¡es que me encanta!!, y no es ninguna crítica por mi parte (saben todos los dioses que soy la menos indicada), sino todo lo contrario. Lo he mencionado porque tu forma de expresarte contribuye a engancharnos al relato sin parar de reír.

        Ah, te podrías presentar a cualquier concurso, que de estar yo en el jurado tienes mi voto, ¡fijo! (sin sobornos, ejjejej)

        Ay, ¡pero que bonico eres y cuantos momenticos buenos nos brindas, briboncete!

        ¡Besicos de feliz finde!

        Me gusta

        • 24/05/2014 en 11:42

          Pues que sepas que hay por ahí malos discípulos de la fé dessjuestciana que dicen que al poner tanta coma se me entiende mal, qué cabrones, estos no montan en la nave cuando se acabe el mundo, si son mujeres sí, pero por perpetuar la especie, no las dejamos jugar al mus ni nada.

          Tú en cabina, ahí mirando el paisaje 🙂

          Le gusta a 1 persona

        • 24/05/2014 en 21:59

          ¡Serán blasfemos!, la fé dessjuestciana es la única que divulga La Verdad, ¡esa que está ahí fuera! 😆

          No sabes la ilu que me hace ir en la cabina, ¡impaciente me hayo de que llegue el momento!! :mrgreen:

          Me gusta

        • 25/05/2014 en 07:28

          A ver cuándo empiezan a llegar las aportaciones económicas que una nave bien equipada no sale barata, de momento tengo dos céntimos, todo es empezar 🙂

          Me gusta

        • 26/05/2014 en 10:46

          jejejejej, querido Líder ¡me saco el sombrero! Has empezado con lo de Líder y acabamos en una secta, ajajajjaja
          Besitos y feliz semana, ¡que grande eres, leches!! 😆

          Me gusta

        • 26/05/2014 en 11:16

          Secta tiene un sentido peyorativo que no me gusta, vamos a llamalo movimiento salvador del inmenso y salvador líder que nos salvará todos inmensamente y con continuo movimiento (de pelvis) 🙂

          Me gusta

        • 26/05/2014 en 15:01

          ¡Ay va la ostia, Patxi!, jejeje, voy a por papel y lápiz 😆

          Me gusta

        • 26/05/2014 en 15:10

          Y he comprado la tela para hacer los uniformes de mis adeptas, un tapetito del ikea de 20×20 cms, ya podéis estirarla :mrgreen:

          Me gusta

  17. 24/05/2014 en 10:12

    Yo tuve un profesor de antropología que era experto en análisis de cuentos infantiles.Cuando quiso pasar de los cuentos al toreo!me borré de la asignatura ( el torero es un travesti con un juguete sexual, la banderilla…etc, etc, ). De Caperucita, decía que el lobo era un depredador sexual ( Para comerte mejor) y que la primera versión ( Perrault) es Gore ( el lobo obliga a la niña a comerse los restos de la abuela, descuartizados) pero nunca se nos habló del papel de la madre que tu has analizado divinamente.Ahora, ya lo tengo claro. 😉
    Más cuentos, Líder! 🙂

    Me gusta

    • 24/05/2014 en 10:24

      Es que lo de la madre no tiene perdón, yo pienso que en toda historia lo más grave es lo que desencadena todo, en este caso si la madre no manda a Caperucita donde la abuela sola, cruzando el peligroso bosque, nada hubiera pasado, es la madre la gran culpable 🙂

      Sobre las distintas versiones de los cuentos, la Cenicienta es acojonante, solo conocía la versión disney, coño, es que hay versiones por ahí dignas de ser llevadas al cine, no dirigidas a niños claro.

      Besotes.

      Me gusta

  18. 24/05/2014 en 12:00

    No había caído pero todas éstas preguntas que has planteado son verdad y yo que creía que el original era el verdadero, también pensé en una versión en la que el lobo se zumba a caperucita, pero claro como dices eso es zoofilia al revés………..y claro.
    Gracias Maestro por aclarar y poner las cosas en su sitio.
    Un Abrazo Dess… 🙂 .

    Me gusta

    • 24/05/2014 en 12:26

      Yo siempre en busca de la verdad 🙂

      Suerte para mañana y no te cabrees demasiado al leerme 🙂

      Abrazos.

      Me gusta

  19. 24/05/2014 en 21:54

    ja, ja ja. Genial, genial, de verdad. Qué forma de destripar el cuento. Pero tienes razón, Espero impaciente el próximo. Un abrazo

    Me gusta

  20. 25/05/2014 en 09:26

    Bueno querido, tú sabes que el lobo simboliza al seductor en busca de inocentes púberes, yo diría que más bien en la actualidad al pederasta, el rojo del traje de la niña es para que sepamos que ha entrado en la edad de la pubertad, la regla y blabla, y el bosque simboliza la fascinación de lo desconocido para los adolescentes, y los peligros a que pueden enfrentarse.
    Todo demasiado complicado, es más un cuento para adultos que para niños, con ésto de los cuentos siempre he pensado que si pretenden aleccionar a las criaturas y transmitirles un mensaje o moraleja, es todo demasiado retorcido y ambiguo para sus cabecitas, siempre he preferido hablar claro, con el lenguaje apropiado a la edad, pero sin símbolos, creo que es más efectivo, y oye, un poquito de miedo nunca hizo mal a nadie.
    Besos

    Me gusta

    • 25/05/2014 en 09:27

      Pero esas interpretaciones se me escapan por demasiado profundas 🙂 lo mío es ir directo al grano y desnudar las incoherencias.

      Besotes reina.

      Me gusta

  21. 26/05/2014 en 10:32

    Si haces el favor, necesitaría que diseccionases también Piel de Asno, Pulgarcito y Riquete el del copete, anda, dame ese gusto, qué te costará…
    Salu2

    Me gusta

    • 26/05/2014 en 11:15

      Pues me apunto, Piel de Asno y Riquete ni siquiera los conozco, a ver si investigo 🙂

      Me gusta

  22. 27/05/2014 en 00:28

    Jajaja! Memorable! Te prometo que llevaba días pensando lo mismo sobre el cuento. A mi hijo le regalaron un volumen de esos de clásicos con la Caperucita, Rapunzel, el niño que sube por la mata de judías gigante, el gato con botas, etc. Que vaya tela tienen los cuentecitos, de infantiles no tienen nada, sería mejor leerle El resplandor o Cujo, que por lo menos no engañan a nadie, pero es que los cuentos están llenos de violencia gratuita, estereotipos trasnochados, y moralina rancia, rancia. El caso es que me he estado haciendo preguntas muy parecidas a las que expones en tu magistral tesis, así que gracias por ponerle voz a mis angustias. Un abrazo!
    ¡He podido darle al me gusta!

    Me gusta

    • 27/05/2014 en 07:17

      Es así, no aguantan un revisionado en condiciones ni por asomo, pasan las cosas porque sí, pero sin lógica alguna 😀 coño, al menos los dibujos de hoy tienen su aquel, estos “de toda la vida” parecen hechos para idiotas.

      Gracias mozo, abrazos.

      Me gusta

  23. 28/05/2014 en 10:50

    pues mira, te iba a decir que caperucita hay gente que la pone como cuento machista… digo gente, como podría decir intelectuales…

    Me gusta

    • 28/05/2014 en 21:16

      Bueno, es un cuento que tiene mil lecturas, lo cuál dice mucho de él, ¿machista? Pues según cómo lo mires puede, pero hay que mirarlo muy detenidamente para llegar a esa conclusión en mi modesta opinión.

      Besotes.

      Me gusta

  24. 28/05/2014 en 19:28

    Gran canción ¡fantástica!
    El análisis del cuento es bueno pero te has quedado corto, y pensar que crecimos con estos cuentos, así somos de psicópatas jejejeje. ¡Un beso crack!

    Me gusta

    • 28/05/2014 en 21:24

      A mí me hizo mucho más daño Willie Fog :mrgreen: No me entraba en la cabeza ver leones, tigres, monos, gatos, perros, ratones y demás de tan buen rollo.

      Besotes.

      Me gusta

  25. gastroredactora
    14/06/2014 en 14:53

    Te veo experto en el tema Dess, a tus niñas no les harás estas disertaciones no? pero de verdad que te quedó buena, Caperucita era mínimo imbécil

    Me gusta

    • 14/06/2014 en 22:54

      No te creas, tienen ya una edad en la que no cuelan muchas cosas, “Caperucita” no lo han leído siquiera, pero hay dibujos de la tele, la Dora por ejemplo, que deja a Caperucita como una lumbreras 😀

      Besotes.

      Me gusta

  1. 23/05/2014 en 07:16
  2. 23/05/2014 en 07:16
  3. 23/05/2014 en 07:17
  4. 23/05/2014 en 07:17
  5. 24/05/2014 en 11:30
  6. 09/08/2014 en 00:02

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: