Archivo

Posts Tagged ‘Vincenzo Nibali’

Mis conclusiones del Tour.

Acabó el Tour de Francia, victoria de Nibali, como era previsible, con las retiradas de Froome y Contador poquitas dudas había sobre el resultado final, sobre todo porque había otro ciclista, el ganador de Dauphiné (Talansky), que también se ahostió y acabó retirado, sin esos pues Nibali lo tenía más que en su mano, no solo era mejor que el resto sino que encima tiene más huevos el solo que el resto de los aspirantes juntos.

Aun así Nibali tenía una pelea contra sí mismo, tenía que demostrar que era el jefe, da igual porque la sombra de la duda siempre se cernirá sobre él, casi ocho minutos al segundo le ha metido, ha ganado cuatro etapas en línea, números de dominador absoluto, como digo da lo mismo, siempre tendrá el tema de “ha ganado porque los otros no estaban”, da igual que cuando los otros dejaron de estar él ya estuviera muy por delante, entre otras cosas por esa demostración testicular en la etapa del pavé.

Leer más…

Desahogo ciclista, sí, otra vez.

Estamos de vacaciones, por lo que tú mismo, hay mil cosas mejores que hacer en vacaciones que leer blogs, menos cuando las entradas son de ciclismo, retraso otra que tenía programada para hoy para volver a hablar del Tour, porque varias cosas me están tocando los huevos y necesito decirlo, ya ves.

Contador se fue al suelo en la primera etapa de montaña, bajando un puerto, una putada para la carrera y sobre todo para él evidentemente, pero una cosa te digo, las caídas son el pan nuestro de cada carrera ciclista, más en el Tour, eso es lo que hace de esta carrera la más dura del mundo más allá de recorridos ni vainas, es la tensión de querer ir todos lo más adelante posible, si vas al final de carrera, despacito, no te caes, claro que tampoco ganas.

Leer más…

Día histórico.

No, no me refiero a la zurra de Alemania a Brasil, que también, solo que el fútbol me la pela y salvo para hacer unas risas el partido ese también.

Me refiero a la etapa del Tour que hemos vivido esta pasada tarde, etapón que vaya, ha motivado esta entrada que tampoco estaba prevista, de hecho estaba prevista una cojonuda del todo, brillante como nunca y que he borrado, con dos cojones.

¿He oído dos cojones? Los que le ha echado hoy Vicenzo Nibali, cuando me preguntan que por qué soy de Nibali pues siempre digo que por sus santos cojones, es valiente y espectacular.

Leer más…

Si el termómetro nos da fiebre, cambiamos el termómetro.

Recuperamos la apasionante actualidad ciclista, disimulas pero sé de sobra que te mola, Milán-San Remo, el primero de los monumentos, la primera de las grandes clásicas ciclistas, gana Alexander Kristoff, noruego, un ciclista de segundo nivel, la frase: “¿dónde están los corredores con cojones?” su autor, Vicenzo Nibali, un tipo irrepetible.

No te voy a cansar, esto es así, la Milán-San Remo es el termómetro fiel del nivel de valentía del pelotón, un recorrido mucho más sencillo que el resto de grandes clásicas pero con la dificultad suficiente como para romper la carrera, si se le echan huevos, sin huevos no hay tortilla, como no hay huevos los organizadores cambiarán (ya lo tenían previsto este año pero no pudo ser) el recorrido, si lo que marca el termómetro (exceso de conformismo) no nos gusta lo cambiamos, metemos más muritos, da igual que una carrera centenaria pierda sus señas de identidad, nos la pela, todo en pos de vete a saber qué, encima gente como Carlos Arribas aplaude el despropósito, los nuevos tiempos.

Más ciclistas comportándose en carrera como Nibali y no haría falta cambiar lo que no ha hecho falta cambiar en un siglo, luego me preguntan que por qué soy de Nibali si Purito gana más, lo que hay que oír, él fue el único que le echó huevos, el único en intentarlo.

Leer más…

Unos mundiales casi a ciegas.

Ni TVE en ese bendito canal llamado teletenis, digo teledeporte, ni siquiera Eurosport, que es de pago, pero para algo están los bares, nada, se han disputado los campeonatos del mundo de ciclismo en ruta y sólo los hemos podido ver por internet, todas las carreras menos la del domingo, que a última hora la dieron. Qué vergüenza, qué indecencia, ¿para eso pago impuestos?, qué injusticia no poder disfrutar de ese maravilloso espectáculo por la Toscana italiana.

Di que aunque lo hubieran dado por la tele, estaba de tardes, no hubiera podido verlo, ¿por qué me quejo entonces?, por tocar los huevos, sin más, pero una cosa, los líderes de opinión cuando nos ponemos así no somos tocapelotas no, somos inconformistas por naturaleza, cuando nos entran ganas de tirarnos a la primera que se agacha por la calle a recoger la cartera no somos salidos no, somos sexualmente excéntricos.

Leer más…

La Vuelta para Jorner.

Querido Fernando, sé que siempre me caíste como el culo, que te llamaba “Lloronso”, que hacía gracias sobre tu cabeza, imperdonable, ahora, tras comprarte el Euskaltel, ya no la veo tan grande, ahora la veo con personalidad, no es grande, es generosa, como tú 🙂 , no me gustaba ni la fórmula juan, pero ahora la seguiré, por ti, monstruo, guapo¡ es más, para que veas lo agradecido que estoy porque saques un equipo ciclista te voy a contar qué ha pasado en la Vuelta recién finalizada.

En la previa hablaba de tres favoritos claros, Nibali, Valverde y “Purito”, el guió fue más menos por ahí, con el italiano por encima, los otros en su línea de ataques pancarteros, aunque el recorrido lo propicie, dicho sea todo, hablaba de Betancur como alternativa, en la primera etapa se desentendió de la carrera, menudo ojo que tengo, acojonante.

Pero hubo algo que se sale del guión y de todo lo comprensible, ganó Chris Horner (Jorner para Carlos de Andrés y Perico), un tipo con casi 42 años, coño, que es mayor que yo macho, y yo estoy jodido por la ciática, cosa de cargar con un par de enormes pelotas a diario. Pero de eso hablaremos luego, antes decirte que siempre he sido de Ferrari, de hecho no tengo más que Ferraris en casa, guapo¡

Leer más…

Nibali se doctora.

Acabó el Giro, mira que el año pasado ya fue tostonazo, este yo creo que le gana, al menos entonces hubo cierta emoción, y lo jodido es que esto se presentaba como la carrera del año, un recorrido más que digno, con etapones de montaña, cronos, etapas trampa y tal, con un duelo espectacular entre Vicenzo Nibali y Bradley Wiggins, con gente como Evans, Gesink, Samuel o el vigente ganador, Hesjedal, un panorama que vamos, irresistible.

Pero he aquí que Wiggins enferma, que Hesjedal enferma, que Samuel da su nivel, que Evans está ya más para buscar residencia que para otra cosa, que Gesink ya hace tiempo que ni está ni se le espera, suma que el calendario sigue ignorado, estamos en primavera pero al tiempo se la sopla, resultado, etapas cercenadas y alguna hasta anulada por la nieve. Al final lo que queda es un triunfo de Nibali de esos incontestables, tanto que uno no recuerda una gran vuelta ganada con menos esfuerzo, me dirás del pasado Tour, ya, pero al menos se intentó, no había piernas, aquí ni piernas ni ganas ni nada.

Leer más…

La flecha en Lieja y parientadas varias.

Te vas a descojonar, resulta que al igual que pasó con Amstel tampoco he podido por motivos varios ver ni Flecha Valona ni Lieja-Bastogne-Lieja, la primera porque me pilló currando, la segunda porque me pilló “discutiendo” con las amigotas de mi mujer mientras sus parientes callaban como putas, mas te hablaré de todo esto, la cosa es hablar de algo ¿no?.

Flecha Valona y Lieja son el orgullo de los valones, la respuesta al Tour de Flandes, orgullo de sus vecinos del norte, a ver, no hay color, Flecha es una carrera similar a lo que acostumbra a ofrecer la Vuelta en sus recorridos, es decir, un pelotón tocándose los cojones hasta el final, porque el final es tan duro que nadie se mueve antes, ganó Dani Moreno, lo cual me toca los huevos, no por él, sino por ver muchas cosas que me los tocan en esa victoria, los cuales me callo porque sé que te la sudan, si no es así me lo dices y ya hablamos en otra entrada sobre el asunto, es que voy a abreviar que ardo en deseos de meterme con las amigas de mi parienta.

Leer más…

Comienza la temporada ciclista.

Bueno, en realidad empezó en enero, pero vaya, que queda mal decirlo, pero a servidor normalmente esas carreras de principio de temporada se la soplan, como mucho alguna concreta, como ha sido el caso este año, por circunstancias que luego te cuento, a este humilde, pero egregio líder de opinión le parece, porque así le sale del anteprepucio, que la temporada ciclista empieza con la Omloop Het Nieuwsblad, y ya definitivamente con París-Niza y Tirreno-Adriático.

De ambas te contaré, que sé que te interesa la hostia esto, que vives en un sinvivir ahí pendiente del teletexto a ver quien gana las etapas, que ni ganas de follar te quedan cuando tu favorito pierde una minutada, encima estoy que no quepo en mí, es probable que en unos días vaya al paro, ojala no, pero hoy me han dicho que soy sexi 😀 y no era ciega, en fin, empiezo con alegría y gozo desenfrenado (luego me haré el amor para celebrarlo) con la Omloop Het Nieuwsblad esa que tan raro suena, dígote que es la primera de las clásicas del norte, con pavé y muros y tal, realmente la primera y casi la única, porque tras ellas se han cancelado por mal tiempo un montón, esperemos que los dos platazos gordos, Flandes y Roubaix, se corran (se disputen, correrme me correré yo al verlas), aquí en “niuswald” esta, ganó un italiano llamado Luca Paolini, sin más, este siempre me ha parecido un bombero de cojones o sea que no le dedico más tiempo.

Leer más…

La carrera más grande del mundo.

Acabó el Tour de Francia, un Tour con una apuesta previa clara, buscar otros tiempos ciclistas, un recorrido propicio para los ataques suicidas, para la épica, para la batalla, para evitar espectáculos tan bochornosos como el Giro de este año, donde pasaban y pasaban los días sin que viéramos nada que sacara el tema de la monotonía, un Tour que como siempre comenzó con escándalos y rumores de doping, arrastrados del pasado, una presunta investigación del equipo francés Europcar, luego el asunto Armstrong y sus excompas presuntamente chivatos y con amaño de sanción a la carta incluido, Di Gregorio detenido en plena carrera por investigaciones relacionadas con su etapa en Astana (ese equipo en el que casualmente dio positivo Contador… No sorprende ya, aun con todo el Tour sale adelante.

caidasSale adelante porque es “la carrera”, no hay más, el Tour sería duro con etapas de 10 kilómetros cuesta abajo, da igual el recorrido, prueba tenemos todos los años, este también, antes de la primera etapa con alguna dificultad las bajas eran sensibles, Hesjedal, Valverde, Samuel, Schleck, Gesink y todo su equipo (este hombre es gafe de cojones), decenas y decenas de ciclistas, muchos de ellos en teoría candidatos, besando el suelo, caídas, atropellos, más caídas, para cuando se quiso subir el primer puerto, de apenas seis kilómetros, la totalidad del pelotón prácticamente cayó como fruta madura, es tanta la presión por ir arriba que no hay día sin amasijos de bicis y ciclistas sobre el asfalto abrasador, para muestra las palabras de Horrach: “Creo que lo más utilizado hasta ahora en el Tour son las redes y el betadine, el ruido que hace una caída como la última de hoy es indescriptible, pone los pelos de punta. No sé aún cómo sale la gente de debajo las bicis y siguen hasta meta… ¡IMPRESIONANTE!

Aun en la desgracia surgían nombres para la gloria, “En el futuro, podremos decir que hemos corrido con él“, estas palabras las dedicaba Samuel Sánchez, todo un campeón olímpico, a Peter Sagan, un bisoño de 22 añitos, que en su debut logró saborear la victoria hasta en tres etapas, mostrando un poderío que adivina un fuera de serie, uno de esos ciclistas que están destinados a marcar época, no fue el único imberbe en ganar, el mayor de ellos, el más joven del Tour, Thibaut Pinot, dio aire de nuevo a la esperanza francesa al ganar una de esas etapas que marcan una carrera, se antoja por fin la gra esperanza gala, Mark Cavendish, otro nombre, ganó sí, y repitió a lo grande, pero sin su treno acostumbrado dejaba lugar a la revancha, como la de Greipel, que tras quedarse a centímetros logró derrotarle, por fin, curiosa la rivalidad entre estos dos excompañeros, pero sin duda en esos días de sangre, fracturas y lágrimas de dolor el nombre que más impresionaba no era el de ningún ciclista, sino el de un equipo, el británico Sky.Sagan

Dave Brailsford fundó este equipo en 2010 para ganar el Tour con un ciclista británico en un equipo británico, una quimera, los cachondeos eran similares a los que causo yo en un congreso de peluquería, partían como claros candidatos, pero bastó una semana para que asustaran, bastó una subida de seis kilómetros para que su figura se asemejara al abusón del colegio que si no llegaba a tiempo de robarte el bocadillo te lo hacía vomitar aunque fuera por joder, bastó la primera crono para que directamente nos preguntáramos si quedaba carrera, si alguien podría hacerles frente, entre los retirados, los heridos y los que arrastraban minutadas por montoneras apenas quedaban candidatos para intentarlo.

Alpes, frases, Alejandro Valverde, “dan miedo, asustarían a Contador, asustarían hasta a Armstrong“, Sky ante su prueba de fuego, superada, no sin esfuerzos, no sin sus pequeñas debilidades, pero asustando a sus rivales, intentos, Van der Broeck, Nibali, Evans, la clase más elitista del pelotón con tiempo perdido, todos al ataque, con más voluntad que fuerza, Sky mantiene el tipo, de sobra, los franceses siguen reivindicándose, Europcar triplete, Voeckler el payaso alsaciano, Pierre Rolland, enterrado antes de tiempo en la carrera, Wiggins, el líder atípico, felicitando a quienes le pusieron en aprietos, más frases, “yo no hubiera tenido los cojones de hacer lo de Evans”, (sic), aunque al final el esfuerzo sólo le sirviera para perder un poquito más el Tour. Una conclusión, tenemos estrella, Chris Froome, el lugarteniente, impresionante, el pinganillo le cortó las alas, pero evidenció que él es mucho mejor que su líder, quizá mejor que ninguno, memoria, Tour del 96, Riis y Ullrich

Frank Schleck Avanza la carrera, Evans comprueba que no es su año, tres veces tres, tres pinchazos, pecado, el ciclismo es un deporte que tiene pegados a ídolos y admiradores, no es permisible tirar clavos al pelotón, no debe serlo, debe ser excepción. Pero sin duda el escándalo del año, por el momento, es Frank Schleck.

Sobre el caso no voy a detenerme siquiera, porque su historia, la de su hermano, su año, el de los dos, sus carreras, sus relaciones con su director, el equipo en sí, da para una entrada más que jugosa que volverá a retrasar las ya escritas. Pirineos, nuevamente se intenta, lo intenta Nibali, lo intenta Van der Broeck, Evans prueba la hiel de las cámaras grabando su desdicha, pero poco se puede hacer para desbancar al que va delante cuando tienes que conformarte y sentirte agraciado en poder seguir el bamboleo de sus posaderas. Wiggins y Froome, Froome y Wiggins, apenas sin esfuerzo sentencian el Tour, este año yo, el que viene ya veremos. En medio el espectáculo, Voeckler, odiado y venerado por igual, gesta, ávido el ciclismo de ellas, excesivo sí, pero grande, para él su segunda etapa, ambas de pedigrí, y el maillot de lunares, ese que tanto le gusta a Bypils.

WigginsSólo queda la contrareloj final, mero trámite, mero trámite salvo para que ambos marquen territorio cara al futuro, dos estilos, uno perfecto sobre su bicicleta, con una postura heredada de sus tiempos de pistard, los pelos de las patillas perfectamente recortados para evitar que pierda aerodinámica, el otro pura fuerza bruta, bailando sobre su bicicleta, ahí Wiggins puso orden, empate técnico en el balance, el año que viene…. el año que viene veremos.

Conclusiones, muchas, nuevos valores, ciclistas que pasan a mejor vida deportivamente hablando, pocas gestas, recorrido atractivo, pero minimizado por el absoluto dominio inglés, muchas lecturas, demasiadas para esta entrada.

Perzonal War para la posdata, alemanes, cabalgando entre el power y el thrash, larga su trayectoria, “Dead Meaning”

A %d blogueros les gusta esto: