Inicio > Cine, Historia > ¿El verdadero Alamo?

¿El verdadero Alamo?

Normalmente cuando ves una peli histórica y te preguntas hasta qué punto es cierto lo que se cuenta sólo tienes que googlear un poco y tate, echando leches tienes la respuesta, digo “normalmente” porque hay casos puntuales en los que cambia tanto la versión dependiendo de a quién leas que parece que existieran dos Álamos.

Todos, más menos, conocemos la historia, eso de unos pocos haciendo frente a muchos es algo que el cine nos ha mostrado en infinidad de ocasiones, heroísmo puro, muchas veces exagerado al extremo, “300”, “Templario”, “El Reino de los Cielos”, las cajeras del Zara en rebajas, todos estos son ejemplos de lo dicho, curiosamente el considerado como el más fructífero de los sitios para los defensores, el de Malta de 1565 ha pasado desapercibido en el cine, hoy otro ejemplo, los tejanos contra el ejército mejicano, Batalla del Álamo, 1836.

Aunque se han hecho más pelis sobre el asunto apuntar un par de ellas, “El Álamo” de 1960 con John Wayne detrás y delante de las cámaras y ganadora de un “oscar” (eso sí, por el sonido, nada de premio gordo) y “El Álamo, la Leyenda” de 2004, de Lee Hancock y donde Jordi Mollá hace un papelito.

El Álamo

Hay que decir que lo que es la batalla en sí misma, el asalto mejicano de los hombres del General Santa Anna, duró apenas una hora, y a partir de ahí comienza el jaleo, ¿cuántos eran?, pues esto es como una manifa, depende de quién te lo diga los defensores eran menos de 200 o casi 400, al mando de estos William Travis y Jim Bowie, los asaltantes, hasta 6 o 7.000 dependiendo de fuentes eran los que engrosaban el ejército mejicano, pero no todos ellos participaron en el asalto en sí mismo, pero, aun contando sólo estos también tenemos baile de cifras, entre 1.200 y 2.600 hombres, yo, sinceramente, por quién da cada cifra, me quedo más con la cifra de 1.500, otra cosa que el cine exageró en su momento era el tema del armamento usado, dando más heroísmo a los defensores haciendo hincapié en sus escasos recursos en comparación a los del ejército mejicano, en realidad era bastante más moderno y más eficiente el de los tejanos y el factor determinante para su derrota fue, por una parte su clara inferioridad numérica y por otra que mientras ellos eran en su mayoría milicianos los atacantes eran soldados profesionales, mucho más entrenados en las artes de la guerra y con una clara superioridad táctica.

En las pelis, sobre todo en la de Wayne, se nos muestran a Bowie y David Crockett defendiendo El Álamo, pero, ¿por qué estaban ambos allí?, Jim Bowie era un tio con bastante menos honor del que el cine nos dijo, tratante de esclavos y especulador de tierras, bastante camorrista y de los que al parecer le quitaba los bocatas en el recreo a sus compañeros de cole, es decir, abusón, se peleaba sí, pero siempre con los que medían bastante menos de la mitad que él, si estaba en la misión-fortaleza de El Álamo era simplemente porque Santa Anna había establecido unas nuevas leyes que le impedían seguir especulando con tierras, esperaba él poder hacerlo con unas leyes más permisivas procedentes de un nuevo gobierno tejano, el caso de Crockett el cine nos lo muestra como que pasaban por ahí para ir a cazar con sus compis, en realidad el tío era también bastante interesado, no fue a cazar, al menos osos o salamandras, había perdido su puesto de congresista y su meta no era otra que el Gobierno de esa futura República de Tejas.

De hecho uno de los capítulos más controvertidos de esta guerra es precisamente la esclavitud, esclavitud que fue derogada por el Gobierno mejicano y que era una de las más firmes reivindicaciones de los rebeldes tejanos que se alzaron en armas, aunque en este caso, como en muchos otros, lo que más ha llegado es la versión norteamericana, que obvia este detalle, y no la mejicana, que quizá hasta lo exagere para atenuar la crueldad de la que hizo gala Santa Anna, no sólo en El Álamo, sino en sucesos anteriores y posteriores.

Batalla Alamo

El cine nos muestra a unos defensores luchando hasta el último hombre y causando un gran número de bajas en el enemigo, la realidad es que no todos lucharon hasta el final, alguno intento huir, otros se rindieron e incluso hay quien afirma que decenas de defensores se autolesionaron para evitar ser ejecutados o que incluso llegaron más lejos, intentando huir disfrazados de mujeres, en cuanto a las bajas mejicanas no fueron muy superiores a las tejanas, incluso hay fuentes que afirman que fueron incluso menores.

El hecho de que tuvieran los defensores tanto miedo a ser apresados y ejecutados tenía su base, Santa Anna dio orden de no dar cuartel, puede parecer de cabronazos sí, pero piensa que eran otros tiempos, Santa Anna sí que ofreció la rendición de los tejanos rebeldes a cambio de sus vidas, ofrecimiento rechazado, en aquella época esto significaba que quedaba justificado el ajusticiar a los defensores rebeldes, el motivo era obvio, desalentar defensas a ultranza como la que nos ocupa, defensa suicida no, porque hasta el último momento, incluido ya el comienzo de la batalla los defensores esperaban refuerzos.

De hecho los refuerzos fueron enviados, pero no lograron llegar, Houston no les usó como mártires, de hecho resultaría inútil, la batalla del Álamo apenas supuso más que una anécdota en la guerra, prácticamente no tuvo incidencia en el transcurso de la misma, si los defensores se hubieran ido nada más avistar a las tropas mejicanas incluso estratégicamente hubieran sido más útiles que quedándose, de hecho Houston dio la orden de evacuar la misión, orden que o no llegó o, lo más probable, no fue obedecida.

Volvemos a nuestros dos “héroes”, Bowie y Crockett, el cine nos los muestra muriendo valientemente, en cuanto al primero no parece haber mucha duda acerca del cómo, en la cama y a bayonetazos, aunque sin tanto heroísmo, digo que no parece haber duda porque hay fuentes que dicen que en realidad murió días antes del asalto por tuberculosis, el caso del segundo pues se complica, más que morir en plena batalla parece que fue uno de los muchos que se rindieron y fueron ajusticiados, este, según las malas lenguas, fue uno de los que fueron capturados con enaguas, sí que parece claro que sólo dos de los defensores acabaron con vida, el resto muertos y sus cuerpos incinerados, por cierto, Travis, el Comandante de los defensores tampoco parece que muriera en plena batalla, sino suicidado.

Kamelot en la posdata, “III Ways To Epica” el tema, uno de los más redondos de su carrera.

Anuncios
  1. 20/05/2012 en 01:10

    Ellos eran nada más 189 y supieron combatir como 25.000.
    Vencedor fue Santa Anna, general de valor, que al entrar en el fuerte uno a uno la vida quitó.
    Por si no te acuerdas, esta era la letra de la canción que acompañó a la película.
    Si confíamos en que Hollywood cuente algo verosímil sobre la historia… vamos de cabeza.
    Un abrazo, Dess.

    Me gusta

    • 20/05/2012 en 14:53

      Bueno, alguna hay, incluso alguna es tremendamente fiel, “Templario” por ejemplo, lo es mucho más de lo que se dijo en el estreno, con sus licencias obviamente.

      Pero vamos, como siempre distinguir las cosas, esto es mera curiosidad, la peli es la peli y la historia la historia, lo que me escama es que siempre se tiende a tergiversar los hechos haciendo de los malos buenos cuando no hace falta, pero como diría Abulico John Wayne necesitaba hacer otra vez de él mismo 😀

      Cuídate moza.

      Me gusta

  2. 20/05/2012 en 06:31

    Pues me he quedado patidifusa con la batalla del Alamo. Recuerdo haber visto la peli de pequeña, los sábados, siempre ponían peliculas de vaqueros. Pero si, una cosa es la peli, y otra la realidad. Buena investigación Dess, y muy interesante. ( Lo de que Bowie abusón en el recreo me ha hecho reir, muy bueno). 🙂

    Me gusta

    • 20/05/2012 en 14:56

      Lo mejor de este tema sin duda fue que a medida que veía algún documental o indagaba en la red aparecían versiones totalmente alejadas entre sí, depende de si la fuente era norteamericana, mejicana o “neutral”, juntando todas uno pues pilló la que más le gustó, sin que tenga que ser la verdadera, que quizá no se sepa nunca del todo lo que allí pasó.

      Ahora, cosas como las de los antecedentes de los protas sí parecen comprobadas, este bowie debía ser tela 😀

      Besos niña.

      Me gusta

  3. 20/05/2012 en 10:32

    Crecí desde niña teniendo cerca un tio que era fan de John Wayne y aquella película la ví en varias ocasiones. Hoy me acercas un poco más a la historia…y me has hecho recordar a este familiar que ya no está. Un abrazo

    Me gusta

    • 20/05/2012 en 14:58

      Mi padre era fan acérrimo de Wayne, de hecho crecí viendo sus pelis junto a él, me alegro de que lo recordaras gracias a esto, seguro que él se acuerda de tí, una sobrina es algo muy especial, y más si ve pelis junto a tí 😀

      Besos nena.

      Me gusta

  4. 20/05/2012 en 12:34

    niño… me has dejado con las manos en alto y dispuesta a desenfundar en cualquier momento.. mi abuelo, lector de novelas “estefanía”, hubiera aplaudido este post dedicado al álamo.. que digo yo.. que después de todo, en la historia, como en asuntos varios de la vida, los frentes se ven de diferente manera según quien los cuente, .. eso sí , en la esclavitud no hay frentes abiertos, es aberración por si misma….

    buenos días de domingo dess, opciones varias para hoy , misa (ejem) o gambitas y caña, me voy antes de que me intervengan o se queden con mis buenos días juas! que la cosa está muuu mal últimamente .. sin guerra , pero saliendo todos con las manos en alto en cualquier momento

    un beso dess…. como quieras, que al imaginación es libre y el deseo opcional

    Me gusta

    • 20/05/2012 en 15:03

      Pues como estuve currando mi domingo se ha limitado a despertarme, ducharme, comer y sobremesa 😀 ni rabas, ni zuritos, la misa…. Dios está en todas partes dicen, no es necesario ir a la Iglesia, además…. te voy a confesar (término muy apropiado además) que no soy creyente 😀

      Bisonte serie roja, serie azul, Búfalo, de ambos colores… qué tiempos aquellos del chico alto (más de seis pies), que llega al pueblo, todas las novelas eran casi calcadas y aun así las devoraba, esas y las de terror, con esos seudónimos… Burton Hare, Clark Carrados, Joseph Berna… 96 páginas por novela (las standard), mi hermano y yo cambiándolas tras leerlas por cinco pesetas la unidad, no serían gran cosa, pero leer vaya si leíamos.

      Besos (a lametones)

      Me gusta

  5. 20/05/2012 en 13:53

    La verdad es que con un poco de análisis casi ningún acto heroico de la historia resiste en su nobleza… No son más que vecinos de al lado elevados al Olimpo por la conjunción de los astros en forma de situación favorable, una conducta ilógica que termina bien de chiripa o una aventura de lo más corriente pero muy bien vendida.
    Sobre todo en el Oeste, forjado a sangre y fuego por personajes más bien dudosos en su mayoría.
    Pero claro, siempre se han necesitado héroes.

    Me gusta

    • 20/05/2012 en 15:06

      Lo curioso de este sitio fue sin duda su inutilidad, y cómo de una derrota aplastante, además de totalmente inútil (por comparación las Termópilas por ejemplo fueron ejemplo de derrota provechosa) se hizo un mito de valentía, heroismo y honor, cuando nada de ello parece que hubiera.

      Sin embargo cosas parecidas que sí fueron heróicas de cojones, como el sitio de Malta que citaba, han sido ignoradas en el cine, supongo porque malteses hay pocos y yankis muchos.

      Pero lo dicho, la historia es la historia y el cine cine, está pendiente la de Custer, ejemplo clarísimo de cómo mitificar a un arrogante inútil.

      Saludos.

      Me gusta

  6. 21/05/2012 en 08:39

    Siempre se aprende algo con tus post, Gran trabajo de documentación…No soy de pelis de vaqueros pero hay algunas que tdos conocemos, por ese señor J.Wayne…Me ha sorprendido, que en sí, la batalla durará una hora…Se confirma el poder del cine ( yanki) en la creación y divulgación de mitos.Me acabas de desmontar el mío de D. Crockett!!
    Pero eso es la esencia del cine: pura fantasía.Por eso me gusta.
    NB : Juego de Tronos .Wow!

    Me gusta

    • 21/05/2012 en 08:45

      Me alegro que te esté gustando, es una pedazo serie, niña, normalmente para estas cosas apenas consulto cuatro o cinco fuentes, esta vez para hacerme una idea me vi un documental, las dos películas y un porrón de páginas, aun asi salvando la duración de la batalla poca cosa clara saqué.

      Para desquitarme las siguientes tres entradas las escribí en menos de una hora 😀

      Besos.

      Me gusta

  7. 21/05/2012 en 09:09

    Lo has explicado perfectamente. Además de ser un gran trabajo de investigación me ha parecido sumamente interesante.
    En Hollywood, sobre todo en los años 50, las pelis del oeste era tratadas desde el punto de vista de los “americanos”, y siempre daban su toque heroíco y épico poniendo a los otros como malos.
    Lo dicho, que me ha encantado. Besos azules
    Ana

    Me gusta

    • 21/05/2012 en 09:44

      Gracias, cuando uno hace estas entradas sabe que son cosas que le interesan a el y poco más, por lo que se agradecen los halagos (iba a decir que no los merezco, pero viene Juan y se queja).

      A mí me gustan estas pelis, ahora, en la entrada cito dos pelis, una bastante moderna, y no te creas que ha cambiado tanto la cosa, encima claro, el carisma de Wayne es complicado de encontrar ahora.

      Besos.

      Me gusta

  8. José Céspedes
    21/05/2012 en 12:23

    La desmitificación de ciertos actos heroicos (sobre todo el Hollywood clásico los ha ensalzado aún más) siempre me ha producido un sentimiento contradictorio: por un lado amo la verdad, me encanta la historia y no me conformaría con una visión sesgada; pero, por otro lado me duele un poco, quizá de forma infantil, que Custer, por ejemplo, no fuera precisamente un ejemplo de persona, por eso me quedo con Errol Flynn y su sonrisa.
    Errol Flynn protagonizó, también “La carga de la caballería ligera”, un peliculón de Michael Curtiz que ensalzaba aun más la acción de estos heroicos suicidas ingleses y le daba un sentido más espectacular al poema de Tennyson.
    Años después Tony Richardson filmó “otra visión que reflejó la misma carga pero de un modo mucho más patético; te confieso que esta sí que no me gustó.
    En “El Álamo” pasa lo mismo, pero aquí está “El Duke”; Wayne es más grande que la vida y de niños nos lo creíamos todo por eso cuando lees lo que realmente ocurrió lo mejor que se puede hacer es saber diferenciar bien lo que es el séptimo arte en contraposición con la realidad.
    Seguro que lo sabes, amigo mío: “El Álamo” fue salvada in extremis por John Ford que le echó una mano a John Wayne y rodó una buena parte del metraje, algo se ve constamente a lo largo de la cinta y, entre tú y yo, propició esa hermosa escena final que, por supuesto, no voy a desvelar.
    Hubo luego otra pelicula protagonizada por Glenn Ford, si no la has visto te la recomiendo; es de Boetticher y da una visión muy interesante sobre aquellos que salieron con vida de la escabechina y lo que se encontraron por parte de la sociedad.
    Eres muy ameno hablando de cine, amigo mío; además me encanta esa entremezcla con los hechos históricos; te siento como a alguien muy renacentista: te manejas bien en distintos temas y no pierdes ni un ápice de tu chispa personal.
    Un abrazo bien grande.

    Me gusta

    • 21/05/2012 en 13:57

      Muchas gracias, eso es lo importante, que se vea en los textos el sello de cada uno, me alegro que lo veas, en serio, es un pedazo halago.

      Gran comentario sin duda el tuyo, de esos que me tocan los huevos por ser mejores que la entrada 😀 , decirte que sobre Custer tengo preparada una entrada también, sobre la carga famosa de la brigada ligera… ganas me dan, porque sí, cualquier parecido entre la peli y la realidad mera coincidencia, pero, como siempre digo, el cine es cine, la historia historia, “El Álamo” no será fiel, pero mira, a mí me sirvió para aprender de historia, interesarme por los hechos reales, eso ya es algo ¿no?.

      Errol Flynn tenía un magnetismo tal que le ves en escena y aun siendo hombre reconozco que te quedas prendado de él, en esa peli de Custer además deja huella de narices, con esas escenas en West Point realmente divertidas, la historia de amor… no sé, es tan grande que sobrepasa a su personaje, que era bastante poco heróico claro.

      Si tienes tiempo dime los títulos de las dos pelis que hablas, que no las conozco, para darles un visionado 😀

      Un abrazo, eres muy grande y nos haces más grandes a quienes estamos contigo, sabes de cine una burrada, por eso agradezco más tus halagos, cuídate mucho.

      Me gusta

      • José Céspedes
        21/05/2012 en 14:03

        Querido amigo las peliculas son:
        “El desertor del alamo” (1953)
        “La última carga” (1968)
        Espero que te gusten, amigo mío.

        Me gusta

  1. 11/07/2012 en 00:17
  2. 01/05/2014 en 00:02

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: