Inicio > Historia, Televisión > Tratando de comprender lo incomprensible.

Tratando de comprender lo incomprensible.

Bien, hace unos meses, aunque esto lo escribo unos días después tan solo, hablamos de diversas ejecuciones que la historia nos ha brindado, los comentarios que provocó la entrada pues hablaban de crueldad, de horror, ensañamiento, cosas por el estilo, claro, como decía Aitor las cosas hay que mirarlas en su contexto, ponía él por ejemplo a Vlad “el empalador” y cómo usó estas cosas de empalar enemigos como arma defensiva, una manera de atemorizar al enemigo y de cómo él podría ver alguna de las ejecuciones actuales como mucho más crueles.

Al respecto pues recordar por ejemplo a los espartanos, que han pasado a la historia como sociedad digna de ser imitada, los aficionados al motociclista Jorge Lorenzo por ejemplo se hacen llamar así, “los espartanos”, a pesar de tener conocidas costumbres que hoy nos escandalizarían, asesinar niños recién nacidos por ejemplo, y otras no tan conocidas, como el tener que dar caza y matar a un esclavo liberado al efecto como parte de la iniciación en el ejército.

Pero la que me hizo escribir esto fue Luisa Ángela, no es la primera vez además, habló de “maldad”, vale, el tema prestaba a ello, pero se me vino a la mente una serie, “The Tudors”, claro ejemplo de que no siempre es así.

Moro, the tudorsVale, primero, voy a hablar de un personaje de ficción, basado en uno real, Tomás Moro o Thomas More, pero, para comprender lo que quiero decir es imprescindible dejar a un lado al personaje real, que siempre tiene muchos más matices que el de ficción, Jeremy Northam le dio vida en la serie, para mí uno de los dos mejores personajes de la misma junto al de Thomas Cromwell, como digo, innegociable olvidarnos del verdadero Moro, innegociable ceñirnos al personaje de la serie.

Bueno, tenemos un hombre profundamente religioso, que vive según sus creencias, un verdadero hombre de fe, sirve como consejero al rey, para hacernos una idea es de los que purgan sus pecados con flagelaciones y demás, es lo que podríamos decir un devoto total o un integrista vaya. Bien, Enrique le hace Canciller, él, Moro, preocupado por el ascenso del protestantismo en el reino empieza a limpiar a base de hogueras, todo legalmente claro, todo aquel que mediante los métodos necesarios, torturas incluidas, es declarado hereje, muere en la hoguera.

Entendamos por “hereje” claro, todo aquel que no acata el catolicismo, religión aun por entonces oficial del estado, aunque fueran cristianos claro. Podríamos pensar que el devoto Thomas es un cabronazo integral, la maldad personificada, pocas cosas más crueles hay que quemar viva a la gente, pero cambian las tornas.

Enrique rompe con el Papa y se erige como cabeza de la iglesia inglesa, aun no hablamos de la Iglesia Anglicana, hablamos de una ruptura, sin más, pero claro, todo aquel que no aceptaba el cambio pasaba a ser considerado hereje, y Moro no aceptó el cambio, y no lo aceptó porque chocaba con sus creencias, él era papista convencido, y no renegó de sus creencias a pesar de que la sentencia era cruel como pocas, ser arrastrado, ahogado, luego, aun con vida, ver quitadas sus partes y quemadas, sus vísceras arrancadas… vaya, una muerte de las de recordar, cierto es que fue conmutada por la simple decapitación, pero él sabía que la pena bien pudo ser la otra y aun así siguió en sus trece. Ni qué decir tiene que la sentencia se cumplió.

Y a lo que iba, sirva como ejemplo de que no siempre hablamos de “maldad”, que este hombre hizo todo lo que hizo pensando que al contrario, lo que hacía era el bien, pero pensándolo de verdad, no como otros ejemplos de quema de brujas y herejes que en realidad eran excusas para cargarse enemigos políticos o a saber qué razones. Él no, el pensaba que quemando a esos y esas herejes salvaba al mundo del demonio, y la prueba más clara es que se arriesgó a una muerte aun peor por ser consecuente con su pensamiento.

Hablaremos pues de eso, de integrismo religioso, de fanatismo, de sinsentido, pero en este caso no de maldad, y eso un mero ejemplo de que muchas de las mayores crueldades de la historia sería demasiado simple calificarlas de “maldades”, no se trata de justificar nada, se trata de entender las cosas en su contexto, como decía Aitor, de que casi todo en esta vida tiene un por qué, obviamente hay ejemplos de que no, de que determinadas cosas ni se justifican ni se entienden, pero conozcamos la historia y saquemos conclusiones después, no a priori.

Nada, acabó la chapa de hoy, con el agradecimiento a ambos, Aitor y Luisa Ángela, por haberme provocado una entrada, para la posdata Salvatio Mortis, grupo que vaya, no es que sea gran cosa. Tienen su fama, cierto, folk metal alemán que pasa por ser de los referentes del género en su país, pero el tema de hoy, “Salome”, a pesar de no ser precisamente ejemplo de su música es de esos a recordar. Lo que le hace tan especial es la presencia en él de un mito del rock y el heavy, Doro Pesch, “lideresa” de la mítica Warlock, una institución esta señora, el tema pues a pesar de ser heavy es muy comercialote, lo puedes dar una escucha tranquilamente.

Anuncios
  1. 11/01/2013 en 00:15

    Religión=KK siempre.
    Enorme Doro (es lo que salva el tema)

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 08:22

      Sí, los tipos estos la verdad es que no son gran cosa, pero el tema me parece buenillo, aun sin Doro 🙂 , con ella más claro.

      Me gusta

  2. 11/01/2013 en 00:16

    Citando a mi buen amigo Nietzsche “La verdad nunca se colgó del brazo de los incondicionales” (esta frase fue amputada en los manuales de las S.S.)
    Parafraseando a Alfonso Guerra: “Lo que no se puede comprender no se puede comprender y además es incomprensible”

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 08:29

      Yo creo que sí se pueden llegar a comprender, metiéndonos en la época, en lo que entonces se consideraba normal, habitual, eran tiempos de una religión, la que quisiera tener el rey, y el resto a amoldarse a ella.

      Evidentemente esto no dejaba bien a nadie, puesto que al final no había creencia alguna, se creía en lo que te garantizaba la vida, si Enrique hubiera decidido que el gusano cósmico era lo adecuado todos hubieran creído en él.

      Al final se trata de eso, Moro quemó un montón de gente por apartarse de la religión católica, si hubiera sido un cabrón sin más, sin matices, hubiera hecho como Cromwell, por ejemplo, no sé, algo más que maldad había, integrismo, quizá.

      Saludos mozo.

      Me gusta

  3. 11/01/2013 en 01:38

    Me recuerda a aquello que el Coronel Kurtz (sí, ya sé que ‘Apocalypse Now’ no te hace mucha gracia) recitaba entre tinieblas el mayor acto de amor y valor que había presenciado en la guerra:
    “Recuerdo que cuando estaba en las fuerzas especiales… parece que han pasado mil siglos… fuimos a un campamento a vacunar a unos niños. Dejamos el campamento después de vacunarlos a todos contra la polio. Un viejo vino corriendo, lloraba, sin decir nada. Regresamos al campamento. Ellos habían ido y habían cortado todos los brazos vacunados. Vimos allí un enorme montón de bracitos. Y recuerdo que yo… yo lloré también como… como una abuela. Quería arrancarme los dientes, no sé lo que quería hacer. Y me esfuerzo por recordarlo, no quiero olvidarlo nunca, no quiero olvidarlo. Entonces vi tan claro, como si me hubieran disparado, disparado con un diamante, con una bala de diamante en la frente, y pensé: Dios mío, eso es pura genialidad, ¡es genial! ¡Tener voluntad para hacer eso! Perfecto, genuino, completo, cristalino… ¡puro! Y entonces me di cuenta de que ellos eran más fuertes porque podían soportarlo: no eran mostruos, eran hombres, tropas entrenadas. Esos hombres que luchaban con el corazón, que tenían familia, hijos, que estaban llenos de amor, habían tenido la fuerza, el valor, para hacer eso. Si contara con diez divisiones de hombres así, nuestros problemas se resolverían en poco tiempo. Se necesitan hombres con principios que al mismo tiempo sean capaces de utilizar sus instintos, sus instintos primarios para matar. Sin sentimientos, sin pasión, sin prejuicios, sin juzgarse a sí mismos. Porque juzgar es lo que nos derrota.”

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:12

      Si, puede ser algo similar, principios, curiosa palabra esa, cuanto más firmes sean los principios más peligro, esa última frase resume a la perfección todo, menos lo de lso prejuicios, porque creo que precisamente el tenerlos y no superarlos forma parte del tema.

      No se razona, no se replantean las cosas, y siendo malo vivir así peor es cuando te empeñas en que todo el mundo viva de la misma manera.

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  4. 11/01/2013 en 01:41

    Es buenísima la serie, a mí me gustó mucho. Coincido en que la actuación es excelente, y la de Cromwell. Demasiadas cosas nefastan se han hecho en nombre de las religiones en mi opinión.
    Besito querido Dess, hacía tiempo que no pasaba por aquí, estuve fuera y sin conexión. Espero hayas empezado el 2013 muy pero muy bien…

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:14

      A mí me gustó mucho, con todas sus licencias, y ambos personajes pilares de la serie, a mí me gustó quizá más el de Cromwell, por ese cabronismo y ese reflejar el trepa político, que lo refleja bien, pero este no se queda atrás.

      Empezamos el año 😀 que ya es bastante, a ver cómo corre, besos querida.

      Me gusta

  5. 11/01/2013 en 03:10

    Los tiempos cambian, al igual que las cosas. Lo aceptado como normal en algunas épocas es barbarie en otra. Se tiende a juzgar según las ideas preconcebidas de cada cual. Eterno baile de conveniencia del que es difícil escapar.

    Tiempos convulsos los de las guerras de religiones. Cuando los países se regían por principios teológicos que en el fondo pasaban a ser imples luchas de poder. Pero algo se suele olvidar cuando se habla de ello….

    Y es que en aquella época tu vida valía un pimiento. Incluso la de los nobles, ya que en realidad la del pueblo llano nunca valió gran cosa, ni tan siquiera ahora. Pues no es dificil imaginar que cualquier cambio de aires se llevaba una pila de muertes, ya fuera por principios como la de Tomas o simplemente por tener un `puesto que otro deseaba….

    En fin, que la vida hasta no hace mucho. Era un don que el poder siempre se paso por donde la espalda pierde su nombre. E incluso ahora,, aunque en el mundo civilizado se respete mas o menos. Se inventan con facilidad pasmosas métodos y leyes para que sea lo mas jodida posible por el bien de unos pocos.

    Antes quizas, quedaba el consuelo de que las de ellos con ese ligero viento que soplara hacia el sitio equivocado también se iria al garete Ahora, en fin, se perpetúan de manera refinada sin que nos demos cuenta. Hasta ese dudoso placer de verles caer nos están quitando…… Cuídate figura

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:20

      Es que en realidad principios teológicos había pocos, porque la cosa, en esas circunstancias, se resumía en acatar lo que el que mandara dijese, sin más, es más que probable que Moro, aún habiendo cedido, hubiera muerto igual y de manera parecida, con tantos cambios siempre llegaría la situación que te haría caer presa de las conspiraciones rivales.

      Es más, siempre pensé que Ana Bolena murió más por ganarse enemistades que por otra cosa, envidias quizá, creo que en esa serie fue dónde ví una escena en la que dos mujeres hablaban de maridos, la mayor le aconsejaba a la menor que se buscara un hombre bueno y lo suficientemnete tonto para que no entrara en política, ya que las carreras solían ser efímeras.

      Ahora ya no pasa eso, ahora aunque seas el mayor ceporro de la historia siempre tendrás un puesto, si no es público privado, aunque metas la gamba, al final entonces quizá la vida era hasta más justa en ese sentido.

      Abrazos maestro.

      Me gusta

  6. 11/01/2013 en 03:24

    El integrismo de cualquier tipo es peligroso. Lo que yo me predunto es como puede una persona llegar a ese nivel de fanatismo? Lo mismo es que yo soy muy veleta…
    Un besito infernal QD! La canción buena, mola.

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:37

      Hombre, desde el mismo momento que una religión se basa en dogmas, en creer todo lo que te dicen, hace que sea relativamente sencillo convertirte en algo así, en este caso por convicción inquebrantable, dentro de unos días, cuando hablemos del viejo de la montaña la cosa irá más por el adoctrinamiento y eso.

      Me alegro de que te gustara la cancioncilla 😀 besos guapa.

      Me gusta

  7. 11/01/2013 en 07:13

    Querido Dess: en mi blog hay una cosita para ti Besotes

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:38

      Luego me paso y si no a la noche ya sin falta 😀 el resto del día a partir de cinco minutos lo tengo cargadito.

      Besos guapa.

      Me gusta

  8. 11/01/2013 en 07:48

    Moro, me habría quemado querido Dess

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 09:39

      No creo, nosotros en esa época seríamos campesinos anónimos que no importaban a nadie, hubiéramos muerto de hambre antes que quemados, estas cosas eran más para gene de clase media para arriba, es decir, la gente importante, porque clase media me da que había poca 😀

      Me gusta

  9. 11/01/2013 en 08:58

    Un tema difícil y profundo, sin duda. El cerebro humano es demasiado complejo para poder explicar algunas conductas, incluso teniendo en cuenta el contexto. Dejando aparte que ir por ahí quemando gente no casa mucho con lo que predicaba Jesucristo, Moro fue coherente consigo mismo, y valiente, eso es incuestionable. Por otro lado, todo ser humano con buen salud mental posee un equipo cognitivo que puede usarse para la introspección y la reflexión. Hagamos un experimento mental. Un miembro de las SS tenía la obligación de denunciar a cualquiera que fuese judío, aún a sabiendas de los métodos de la maquinaria nazi. Supongamos que nuestro miembro de las SS se entera por una conversación con un pariente suyo que él mismo es realmente judío. El tipo, ejemplo de coherencia y valor, se entrega a la Gestapo. Yo diría que está loco, y no sólo por suicidarse de una manera tan estúpida, sino porque, como ser humano, debería haber sido lo suficientemente inteligente como para discernir por sí mismo que lo que pregonaban Hitler y compañía era un completo sinsentido. En los juicios de Nuremberg hubo mucho “yo sólo era un mandado” que para nada eximen de culpa alguna. El mismo razonamiento puede aplicarse a Thomas Moro. El contexto es el contexto, pero el auténtico ser humano debe estar por encima de él.

    Abrazos.

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 13:12

      Bueno, yo distinguiría un matiz, o no, depende claro, Moro era un tipo instruido, “Utopia” po ejemplo da ejemplo de ello, no era un mandado, era el que mandaba, él era el canciller y él era quien quería limpiar la iglesia, dudo que el rey estuviera en esas épocas interesado por ese tema más allá de su divorcio con Catalina.

      Vamos, que no creo que tuviera problema alguno mental, más allá de unas creencias religiosas llevadas al extremo, de hecho es martir de la iglesia católica, el tema, a lo que íba, es que las cámaras de gas fueron inventadas, entre otras cosas, para evitar fusilamientos masivos, no por los asesinados sino por los ejecutores, por la carga psicológica que tenía, eso ya me da pie a pensar que muy claro no tenían que lo que estaban haciendo estaba bien, no hablamos de crímenes de guerra hechos tipo japoneses en China, hablamos de hechos premeditados y que lo dicho, me da que muchos nazis eran muy conscientes de que lo que hacían en el fondo estaba mal hecho.

      Pero Moro no, Moro pensaba que estaba haciendo el bien, estaba plenamente convencido, y es lo que motivaba el post, que no siempre las barbaridades en la historia se hacen por los mismos motivos, quemar a alguien es quemar a alguien, decapitar también, pero no es lo mismo, sin salirnos de esta historia, el cómo acabaron Moro que Cromwell, por ejemplo, en fin, que saludos melenitas, y abrazos claro.

      Me gusta

  10. 11/01/2013 en 09:13

    Desde luego, a lo largo de la historia ha habido personajes que creían fervientemente en lo que hacian y como tú dices, pensaban que era lo correcto. Ahora, al cabo de los siglos nos parecen barbaridades, pero a mí me parece una barbaridad el aborto y me tachan de retrógrada y facha que ya ves tú que tendrá que ver, pero bueno a lo que ibamos, que como tú dices Tomas Moro, creia que hacía lo correcto, aunque bajo mi punto de vista, por muy seguro que estuviera de que la persona a la que tenía presa era culpable, hay que tenerlos “muy grandes” para no importarle quemarla viva.
    Y dicho ésto, me reitero a lo que te he comentado en otras ocasiones, que me encantan tus lecciones de historia.
    Besos
    Ana

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 13:17

      Y mira que lo tuvo fácil para librarse de la muerte, con haber hecho lo que hicieron los demás, decir una cosa y pensar otra, por ejemplo Maria, que luego ojo, cuando reinó dejó a la altura del betún a Moro, “la sanguinaria” la llamaron, eran épocas convulsas el lo religioso con mucho miedo al hereje, en ese país lo curioso es que en apenas un siglo cambiaron de fe unas cuantas veces.

      Besos y gracias querida.

      Me gusta

  11. 11/01/2013 en 09:39

    Puede ser que uno sea incapaz de desnudarse de prejuicios para juzgar lo que ocurrió en otro tiempo y en otro contexto. Pero a mí me sigue pareciendo, llámalo maldad, llámalo crueldad, llámalo locura, incluso si quieres llámalo normal, porque estaba dentro de la norma de la época, pero en definitiva, eran unos hijos de la Gran Puta. El rey por sus propios intereses, los religiosos por los suyos en muchos casos o por fanatismo en otros. Todo lo normal que tú quieras, pero cabronazos al fin.
    Un abrazo, crack.

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 13:20

      Pero, siendo cierto eso, había como dos tipos, uno, el que usaba los cambios de religiones para acusar a rivales políticos de herejía y ejecutarlo y como Moro, que lo hacía por convicción, hay un matiz ahí que es el que quería resaltar, a Cromwell por ejemplo al final el tema religioso fue mera excusa para ejecutarlo y que sus compis del consejo real ganaran posiciones, Moro nunca usó estos motivos para eliminar gente.

      Que sí, el resultado es el mismo, matas a alguien, pero las motivaciones no, realmente a Tomás Moro no creo que le acabe de encajar el término “cabrón”, sí el de “fanático”.

      Abrazos compañero.

      Me gusta

  12. 11/01/2013 en 10:08

    Soy una convencida que el ser humano es cada vez menos sanguinario y salvaje.
    Cuando echas la vista atrás lo de hoy en día te parece una feria infantil.
    Estoy totalmente de acuerdo, los hechos hay que valorarlos en su contexto histórico. Pretender entender cosas pasadas con el criterio de hoy es tonto, en mi modesta opinión.
    Besazo Maestro

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 13:22

      Hay todavía episodios de barabarie, pero efectivamente, creo que están menos generalizados, cuanta más cultura y más educación tengamos creo que iremos ganando más en este tipo de cosas.

      Besos querida mia.

      Me gusta

  13. 11/01/2013 en 14:03

    Uf! Da más miedo el fanatismo que la maldad, ésta última aún se puede encauzar, pero un fanático es capaz de cualquier cosa, y encima convencido de que lo que hace es correcto.
    Yuyu yuyu
    Besos

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 14:08

      Cierto, aunque no encaucemos la maldad siempre da más miedo el fanatismo, a todas las escalas además, lo malo es que siempre habrá quien caiga en esas cosas, al final ¿no es un poco fanático quien cree por ejemplo en los tarotistas?.

      Besos querida.

      Me gusta

  14. 11/01/2013 en 23:59

    Fanatismo, sinsentido, integrismo religioso, son redundancias. Y la maldad es intrínseca a toda religión. Voy a ser breve por cuestiones de salud. Los cristianitos me ponen el estómago como lleno de estropajo.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 00:32

      A mí me parece bien que cada uno crea en lo que quiera creer, más me molesta cuando intentan que todos vivamos de igual manera claro, al final más que las religiones en sí el problema está en convivir.

      Abrazos.

      Me gusta

      • 12/01/2013 en 01:23

        Pues aunque estamos de acuerdo en que cada cual puede creer lo que quiera, yo ya no considero como válida la idea de que “me parece bien”. Para salir del tema de la religión, lo cual pone muy nerviosa a la gente, hablemos de la astrología. ¿Está bien creer en la astrología? Pues no. Así de simple. ¡Quién o qué le dio a la religión el status de “intocable”? El poder que alguna vez tuvieron y el que siguen teniendo. ¿Está bien creer en una religión? Pues no. Las razones son muchas, pero tú ya las conoces.
        Un abrazo.

        Me gusta

        • 12/01/2013 en 02:39

          Yo no creo, ni en la religión, ni en la astrología, ni en la homeopatía, ni en muchas otras cosas, pero soy liberal, en el sentido más amplio del término, cada uno que haga lo que le venga en gana, como si uno quiere curarse el cáncer con ortigas porque no se qué gurú se lo aconseja.

          Otra cosa es que tu hijo tenga cáncer y en vez de curarlo con los métodos probados lo quieras curar con las ortigas, ahí ya no es “uno”, estás metiendo otro por medio, yo por lo demás, como quien va a un vidente, que se gaste el dinero y el tiempo en lo que quieran, ¿está bien?, pues no sé, pero el mal, si lo hay, será para él.

          Me gusta

        • 12/01/2013 en 02:47

          Seguro que sí, estamos de acuerdo en un cien por ciento, Dess; la única diferencia es que yo no digo “me parece bien…” no, no me parece bien y lo digo; ahora, que cada cual haga lo que le venga en gana. Estamos de acuerdo en lo fundamental, sólo es un pequeño detalle a lo que hago referencia.
          Un abrazo.

          Me gusta

  15. 12/01/2013 en 00:13

    Curiosamente integrismo-fanatismo está muy cerca de la palabra integridad, y no tienen nada que ver… Moro era íntegro en el sentido de seguir sus ideas hasta el final, como dices, y en eso sí que fue íntegro. Estoy de acuerdo, si no contextualizas e intentas ver más allá de las apariencias (aquí crueles), mirando la razón que las alimentaba, el tipo de condicionamiento histórico del que hablamos para la mente que mandaba esos asesinatos y cosas así, se nos está escapando la realidad de lo que pasó. Es muy fácil opinar y juzgar desde tu casita, siglos después y en frío, sin saber, pero no por ello nos acercamos a la esencia de los hechos.
    Besos, my dear.

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 00:35

      Cierto, cuando se tratan estas cosas es imprescindible conocer las circunstancias, sobre todo eso, pero también dejar un lado la mentalidad actual y ver el contexto histórico, las motivaciones, las circunstancias famosas.

      Besos preciosa “gordita”.

      Me gusta

  16. 12/01/2013 en 00:34

    También los terroristas hacen lo que hacen por convicción, date cuenta que hasta los hay que llegan a inmolarse… (fanatismo, ya se ha dicho más arriba), pero es la palabra que me ha venido a la mente cuando, por convicción, uno es capaz de cometer semejantes barbaridades…
    Miedo me dan los fanáticos y todos aquellos, que creyéndose en posesión de la verdad absoluta, solo viven por imponérsela a los demás.
    Solo me queda destacar la ausencia total de empatía hacia el prójimo.

    Un post para pensar, ¡muy bueno por cierto!
    Besitos desde el cariño!!

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 00:37

      Exactamente, de eso se trata, hay mucho terrorista que piensa que está actuando correctamente, y es precisamente ese punto el primero que deberíamos intentar atacar, deteniendo células hacemos mucho, pero mientras no se acabe con el integrismo religioso, por seguir el ejemplo, siempre habrá relevo.

      Al final no deja de ser lo mismo, toda la razón te doy.

      Besos reina.

      Me gusta

  17. gaviotasinamor
    12/01/2013 en 09:52

    Buenos días Dess, mira por donde hoy me ha gustado la canción, leyéndote la iba escuchando y bailaba, sabes no me van los fanáticos, hemos cambiado algo pero por desgracia no tanto, todavía se sigue matando por culpa de las religiones y de ciertas creencias.
    Gracias por tanta cultura
    Feliz sábado

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 22:51

      Un estribillo potente y pegadizo, un par de notas así como exóticas y la voz de Doro, a mí también me gusta bastante este tema 😀

      Se sigue matando y se seguirá matando en tanto y cuando no se entienda que las creencias deben ser algo personal, tan solo eso, en fin, que me alegro de verte bailando.

      Besos querida.

      Me gusta

  18. 12/01/2013 en 11:03

    El mayor monstruo con el que podamos llegar a toparnos, sigue estando dentro de nosotros mismos… Es al que más temo.

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 22:53

      Es menos reconocible, lo de la viga en ojo ajeno y eso, para nuestros monstruos siempre encontramos excusas y justificaciones, toda la razón.

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  19. 12/01/2013 en 12:56

    Está claro que hay que valorar las cosas en su contexto. Al final las víctimas siguen siendo víctimas, pero coincido contigo en que no es lo mismo si el verdugo actúa como tal buscando un beneficio propio o siguiendo su fanática conciencia.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 22:54

      Y sobre todo si el verdugo, como es el caso, está dispuesto a cambiarse de lugar sin dejar atisbo a la duda, está claro que eso maldad no es, fanatismo sí, pero lo dicho, hay matices siempre, y repito que hablamos de uno de los tipos más cultos de la época, quizá el gran referente de la literatura británica del momento.

      Abrazos.

      Me gusta

  20. 12/01/2013 en 20:34

    Estoy de acuerdo contigo. Ese hombre, si se sacrificaba él mismo hasta el último momento y con todas las consecuencias es que está absolutamente convencido de que lo que hace está bien.
    Es eso… consecuente, cosa que no quita para que sea totalmente criticable y que no deje de ser un loco fanático como hay tantos por ahí…

    Por cierto, ¿sabes que yo también monté alguna vez en mis años mozos en una goiti..?? Dios mío que cuestas y que miedo!! 😀

    Muchos besos querido

    Me gusta

    • 12/01/2013 en 22:57

      Criticable es todo lo que causa una muerte estúpida, y matar a alguien cruelmente por no tener la misma creencia, solo por eso, me parece una soberana estupidez, mas no creo que este hombre estuviera loco, me da que era de lo más lúcido que podrías encontrarte entonces, que es precisamente lo que más miedo da.

      Besos y cuidado con repetir gestas de antaño, que no tenemos los huesos ya para trotes 😀

      Me gusta

  21. 14/01/2013 en 20:43

    Para entender esas cosas que sucedieron hay que ver el contexto como dices de la época. Nos produce asco y aberración pero hay que entender que en aquella época, era de lo más normal. Cito por ejemplo a la gamosa Inquisición y sus torturas.

    Me gusta

    • 14/01/2013 en 23:45

      Cierto, y muchos inquisidores hacían lo que creían que era lo correcto, que al final viene a ser de lo que trataba la entrada, que las atrocidades no siempre se hacen por maldad-

      Abrazos.

      Me gusta

  22. 18/01/2013 en 21:10

    Bueno, está claro que la fe mueve montañas y el tío, desde luego, estaba absoltuamente convencido. Yo es que religiosa no soy, pero si lo fuera creo que sería como él, al 100%. Chico o sí o no, pero las medias tintas en cuestiones religiosas va a ser que no.

    Muy didáctico y ameno Mr. Dess.

    Me gusta

    • 18/01/2013 en 21:31

      Yo como él también me apunto 😀 es más, firmo mañana mismo, de hecho creo que voy a cambiar lo de líder de opinión, que no da un duro, por esto de profeta evangelizador que en su casa abusa del sexo, alcohol, drogas y marisco, la verdad es que esa religión es sumamente atrayente :mrgreen:

      Besos querida mia.

      Me gusta

  23. Mar
    21/01/2013 en 21:21

    Este post me dejó con una pregunta señor D: ¿hasta cuánto o cuándo es excusable el proceder de una persona que comete asesinatos en nombre de “un bien mayor”?

    Me gusta

    • 21/01/2013 en 23:39

      Buena pregunta, yo creo que hay casos y casos, siempre se pone el mismo ejemplo en estas cosas, no voy a ser original, Hitler, si a Hitler en 1937, por ejemplo, le hubieran asesinado el mundo bien podría haberse ahorrado millones de muertes… o no, nunca lo sabremos con certeza.

      Pero primero habría que ver que es eso que entrecomillas, el “bien mayor”, ¿el bien mayor es proteger la integridad de algo inmaterial?, ¿religión, por ejemplo?, yo creo que una vida sólo se puede quitar para salvar otras, y eso, si se cumple, lo veo bien.

      Besos y a tus pies preciosa mia.

      Me gusta

      • Mar
        23/01/2013 en 00:10

        Me gusta esa manera de pensar… de hecho, es una buena respuesta… aunque… lo de salvar otras vidas es relativo. Se puede matar a un policía que intente dispararle aun asesino???

        Me gusta

        • 23/01/2013 en 08:08

          Ay, si me empiezas a meter matices 😀 depende, si el disparo es a sangre fría sería otro asesinato y entonces bajo mi punto de vista sí.

          Me gusta

  1. 11/01/2013 en 08:16

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: