Archivo

Posts Tagged ‘TNT’

Azules y Grises.

Quiero hablarte de dos pelis, dos pelis que si las ves seguidas te da para dejar a las gallinas sin maíz de tanto zampar palomitas, son de esas de tropecientos minutos, una 262 minutos, la otra 214, ambas están basadas en sendas novelas de un tal Michael Shaara y su hijo, Jeff Shaara y ambas tratan sobre la Guerra de Secesión norteamericana, esa en la que los Estados del sur intentaron, sin éxito, separarse de los Estados Unidos de América, bien, vamos con la primera.

1993, Ronald F. Maxwell dirige “Gettysburg”

Gettysburg

Si hablamos de cine bélico (aunque a las guerras antiguas las solemos meter, no sé bien por qué en “cine histórico“) hablamos sin duda alguna de la peli más bélica de la historia, pocas o ninguna verás en la que una batalla es 100 % protagonista, entre los prolegómenos y la batalla en sí no deja lugar a nada más, si te gustan los tiros y tal pues tienes varias raciones, si te gusta la táctica militar pues tienes quizá la obra maestra que buscabas, casi te parece estar viendo un documental, contada desde ambos lados, el del norte y el del sur, nos muestra una Batalla de Gettysburg tal y como sucedió, hay algún episodio, como la responsabilidad de la carga final de los confederados, que aun hoy en día se sigue discutiendo, pero a grandes rasgos la fidelidad histórica es enorme.

El reparto es sin duda también de campanillas, Tom Berenger, Jeff Daniels y Martin Sheen son quizá las estrellas más destacadas, Maxwell Caulfield (presente en esos dos culebrones llamados “Dinastía” y “Los Colby”), Kevin Conway (con un papel secundario en “OZ”), C. Thomas Howell (uno de los actores con menos suerte de “Rebeldes”), Richard Jordan (muerto justo el año del estreno) o Stephen Lang (“Terra Nova”) son alguno del resto del reparto, este Lang además curiosamente protagoniza también la otra peli de la que hablaré después, pero cambiando el personaje.

En un principio estuvo pensada como miniserie, pero Ted Turner, que se hizo cargo del proyecto, se empeñó en estrenarla como película, el fracaso comercial fue bastante gordo, pero en cambio fue considerada con los años como una obra casi didáctica, mostrada en muchas escuelas incluso, y cuando TNT la estrenó en televisión lo hizo con 23 millones de espectadores, un record para la tele por cable por aquel entonces, tienes, por si te interesa, otra versión, con material eliminado, que alcanza los 270 minutos.

Bien, hay que quedarse con lo que la peli tiene de interesante, la recreación de quizá la más importante batalla librada durante la Guerra de Secesión, el verla desde diversos puntos de vista, estilo “El Día Más Largo” o “Un Puente Lejano”, escenas de batalla pues eso, muy logradas, con centenares de extras, pero si no eres muy aficionado a temas de estos militares pues mejor olvídate, porque de tensión dramática lo mismo que tensión sexual en “Dora la Exploradora”, no hay más argumento casi que la propia batalla.

Pasan 10 años y el mismo equipo rueda “Dioses y Generales”, “Gods and Generals” en guiri.

Estamos ante una precuela, los hechos narrados son los que suceden antes de la Batalla de Gettysburg y realmente estamos ante algo bastante distinto a la peli anterior, distinto para bien y para mal, pero por partes.Dioses y Generales

Esta se centra más que nada en la figura de Thomas “Stonewall” Jackson, interpretado por Stephen Lang, que si has estado atento, que seguro que no porque te la sopla, estuvo en la otra peli, pero interpretando un papel distinto, si allí hacía del general que mandó la carga cuasi suicida de los de Lee, Pickett aquí interpreta al General de cuya ausencia muchos historiadores dicen fue la causa principal de la derrota del sur en Gettysburg, el citado “muro de piedra”, aquí, al contrario que en la otra, sí que hay cierta historia paralela a la guerra, sobre todo la de Jackson.

Hay cambios importantes en el reparto, Robert Duvall y Bruce Boxleitner reemplazan a Sheen y Berenger, el papel de Lang como General Picket lo hace Billy Campbell (“The Killing”), Mira Sorvino y Kali Rocha son dos de las actrices que ponen el punto femenino del que “Gettysburg” carecía y entre los secundarios encontramos a William Sanderson (“True Blood” o “Deadwood”).

En esta hay cosas buenas, pero a grandes rasgos podríamos decir que es una bazofia en comparación con su antecesora, prácticamente todas las escenas que no son bélicas dan asco, no he leído la novela homónima en la que se basa, así que no sé de quién es la culpa de esos diálogos insulsos, cogidos por los pelos, totalmente increíbles y hasta tendenciosos, hay una escena en la que el General Jackson y un esclavo suyo empiezan a hablar de la esclavitud y mientras miran al cielo para dirigirse a Dios parece poco menos que eran los del norte los esclavistas y los sureños sus libertadores, no es que fuera al revés la cosa tampoco vamos, pero que da vergüenza ajena la parcialidad de la peli es algo que te aseguro.

Mantiene la cosa de ver la acción desde el punto de vista del norte y del sur, pero se le nota a la peli que toma partido, además, mientras que “Gettysburg” era prácticamente coral “Dioses y Generales” bien podría pasar por una biografía de “Stonewall” en sus últimos momentos, ¿significa esto que no debes verla?, pues no, significa que debes verla pero pasando todas las partes estas “de relleno”.

Porque amigo mío, “Dioses y Generales” nos muestra tres batallas, Bull Run (la primera gran batalla de la guerra), Fredericksburg y Chancellorsville, y lo hace magistralmente, dando en pantalla detalles que al menos yo nunca había visto, como que en Bull Run y en general en los primeros meses de guerra muchos soldados del sur y sus oficiales aún lucían el uniforme azul y no el gris, entre ellos el propio Jackson, por cierto, en la peli se explica el por qué de su apodo, ganado en esta batalla, esta, Bull Run , y Fredericksburg son quizá en la película en la que más fielmente han sido llevadas a la pantalla y con gran lujo de medios, resumiendo, cuando los personajes estén hablando pasa las escenas, cuando empiecen los tiros recréate, y eso que en la versión digamos previa a la estrenada estaba también la de Antietam, que te quedan ganas de ver cómo esta gente iba a mostrar esa carnicería, también se cortaron escenas que hacían que la duración total rondara las seis horas.

Comentar que Ted Turner hace sendos papelitos en las dos pelis, que el actor en el que se pensó para el papel de Jackson en un principio fue Russel Crowe y que también aquí tenemos “montaje del director”, que alcanza 280 minutos, decir que el fracaso de “Dioses y Generales” fue tremendo entre la crítica, que la tachó de demasiado partidista, hasta el autor de la novela en la que se basa, Jeff Shaara, acabó decepcionado con el resultado, acusando al director de cambiar la historia y personajes de su novela.

The Poodles para la posdata, estos suecos hardrockeros y ochenteros, de su album debut este “Metal Will Stand Tall”, con la colaboración de Therese Merkel, que la leche, como se conserva la jodida.

“Falling Skies”, simplemente abochornante.

Antes de empezar dejar constancia de mi alegría al enterarme que en enero se estrenará “Spartacus: Vengeance”, la nueva entrega de las aventuras de Espartaco y sus colegas gladiadores, sus mutilaciones y sus jodiendas, y con más reservas celebrar que es posible que la HBO lleve a la pantalla “La Torre Oscura”, la serie de novelas del mítico Stephen King, pero al lio.

Hacía tiempo que no veía una serie con tanto personaje tan ahostiable como “Falling Skies”

Falling Skies

He visto series que no me han gustado, por la temática (“Treme”), porque la historia me resulta aburrida (“Big Love”), pero al menos estas tenían cosas salvables, entre otras la verosimilitud, la credibilidad de la historia y los personajes, tenía actores y actrices, “Falling Skies” es quizá la serie más mierdosa que servidor se haya echado a la cara, claro, ahora entiendo cuando dicen que las series españolas están a la altura de las extranjeras, se deben de referir a esta.

El engendro de serie este es una producción de Dreamworks (Spielberg), para TNT, en España además la han dado en Cuatro, el que aparezca como productor ejecutivo el Spielberg puede sonar a reclamo, pero lo cierto es que en la serie se nota su mano, se nota que hay tela invertida en los efectos especiales (el lado bueno) y se nota la moralina vomitiva que desprende casi cada plano (el lado malo), el cénit es cuando la mejicanita dice esa frase de “no le pido a Dios que haga nada por mí, sino que me diga qué puedo hacer por él”, acojonante, la serie está repleta de valores similares, padres amantes de sus hijos, hijos amantes de sus padres, y si no lo son es por culpa de los aliens.

El más claro ejemplo es el prota, el profe universitario, padre modelo, hombre comprometido con la causa, inteligente, valiente, carismático, experto en casi todo, es el típico al que si le preguntas por su mayor defecto te diría eso de “pues que soy demasiado bueno”, este tipo tiene tres hijos a cual más repelente, tiene una especie de amiga con la que se nota que hay rollo, pero no espereis aquí nada de sexo no, es una serie familiar, matan sí, pero nada de tetas, ni siquiera muslamen, la violencia es asumible, pero es que los aliens son tan malos que se lo merecen, en vez de liarse como lo haría cualquier persona normal estos dos cada vez que se juntan en un plano parece que vayan, en cualquier momento, a ponerse a cantar “la paz esté con nosotros”.

Todas las minorías y espectros de la sociedad representados, hay negros, asiáticos, mujeres de armas tomar, homosexuales, ah no, de estos no, que son pecadores, tampoco curiosamente ningún musulmán, que seguramente estén colaborando con los bichos del espacio, son todos superlistos que se han tragado todas las temporadas de “CSI” y similares y descubren las cosas a la primera, para colmo, meten un personaje medianamente interesante, el Pope ese (manda cojones con el nombrecito), y enseguida se le echa a perder sacando su vena de solidaridad y sacrificio por las buenas gentes de la Tierra.

Lo más cojonudo es que seguramente su pase por Cuatro haya sido un éxito, me dijeron que era como “The Walking Dead”, cambiando zombies por extraterrestres, ni puto caso, aquella al menos tenía su rollo, esta es mucho más indignante.

El reparto, encabezado por Noah Wyle (Urgencias), Moon Bloodgood (El Guía del Desfiladero), Drew Roy (miembro de la aclamada por la crítica Hanna Montana) o Will Patton (Armaggedon), ciertamente tampoco es que por aquí se vaya a salvar la cosa.

Postdata, hace algún tiempo lei que Brother Firetribe era de las pocas bandas que seguía ofreciendo hoy en día estribillos poderosos, pegadizos, quizá sea esa la seña de identidad de estos fineses a los que en algunos sitios se les cataloga como AOR, en otros Hard, en otros como Anís del mono… en fin, fundada por Pekka Ansio Heino y el Nightwish Emppu Vuorinen, desde luego tienen calidad de sobra, ejemplo este “Out of my head”, gran tema, rítmico y potente.

A %d blogueros les gusta esto: