Archivo

Posts Tagged ‘Timidez’

Timideces, niños, reyes magos.

Bueno, aunque cada vez que uno escribe algo, lo que sea, deja algo de sí mismo en lo que escribe tampoco te creas que me gusta mucho contar cosas de mi vida así por las buenas, hacerlo disimuladamente tiene un pase, yo que sé, usar a Flanagan por ejemplo que siempre es socorrido el hombre para soltar cosas que uno evitaría soltar, hoy no, hoy lo haré a las claras, cosa que como te digo no es muy de mi agrado porque aunque no me creas uno es bastante tímido. Tímido ojo, hasta el punto de haber tenido en el pasado problemas serios al respecto, fobias incluídas, tratamientos psicológicos incluídos, que por cierto no sirvieron de nada.

Sí que me ha servido usar una táctica que el paso de los años me ha ido enseñando que es la adecuada, enfrentarme al problema. Ejemplo, con las chicas de chaval, la cosa es pensar en esos temas objetivamente, te gusta una chica, no te atreves a decirle nada por si te dice que no y tiendes a pensar que si le gustas ya vendrá ella, cosas de que el amor cuando es sincero siempre es correspondido y esas cosas. Mentira todo, entre otras cosas porque tú lo que quieres con 20 años es follártela o como poco tocarle las tetas, bueno, pues la táctica buena es pensar que si le dices algo y te rechaza hay más, y que es prueba evidente que esperando a que te entrara ella solo hacías que perder el tiempo.

Leer más…

Confiésate so infiel.

Cuando pedí opiniones y preguntas anónimas opiniones pude recoger unas cuantas, al principio tímidamente claro, luego ya directamente preguntaban por el canal donde darían mi lapidación pública, preguntas, sin embargo, pocas, pero alguna hubo y ojo, sorprendentes. No quizá por la tremenda originalidad de las mismas, sino porque no me las esperaba, lo que quizá diga que originales sí que eran, a saber. Como fueron pocas decidí contestarlas aparte.

Pero también tuvo que ver en ello que hay preguntas que con una respuesta breve dan pie al engaño, ejemplo, creo que te lo he contado pero vaya, que da lo mismo. Todos los cumples de la moza “le compro algo”, en realidad voy con su hermana, en el último cumple me pregunta la santa y venerada mujer que comparte lecho con presente servidor de dios y usted: “¿has ido a comprar el regalo con mi hermana?” y yo respondí que no, y no mentí, pero evidentemente con ese “no” ella piensa que he ido a comprar el regalo yo solo, cuando lo que pasó es que le di la pasta a la cuñada.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: