Archivo

Posts Tagged ‘Tetas’

La bruja y la princesa tetona.

-Aita aita, cuéntanos un cuento anda

-Vale, poneos cómodas, os voy a contar un bonito cuento popular, “La bruja y la princesa tetona”

-¿Es para niñas aita?

-Bueno, no del todo, pero en fin, que no nos enrollemos, había una vez una bruja, con el pelo blanco, gafas, que tenía por costumbre cocinar para su prole los domingos…

-Anda, como la abuela

-Sí sí, qué casualidad, sigo, pues un día encomendó a su yerno, un apuesto caballero, calvo, varonil, atlético, simpático, con don de gentes..

-Anda, como tú, aita, qué casualidad

-sí sí, qué casualidad, pues eso, que le manda ir a buscar a una princesa, según ella malvada, porque era mucho más guapa (como si hiciera falta mucho para eso no te jode) y tras encontrarla robarle el secreto de la felicidad

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

La hija de Flanagan.

Una de las mejores cosas de ser líder de opinión es la cantidad de vida social que acarrea, llueve, sales a la calle y te hinchas a inaugurar pantanos, caga la perrita e inauguro un nuevo monumento a la buena suerte, podría recogerlo, pero sería egoísta por mi parte, hoy en día, con la crisis es más necesaria que nunca una buena dosis de fortuna, a ser posible de las sueltecillas, de las que se meten por las rendijas del zapato y no hay dios de sacarla por mucho que te frotes en la hierba, hay que ver la peña, luego se quejan, la buena suerte hay que acogerla cuando viene.

La fama hace que reciba innumerables correos, la mayoría spam vale, pero alguno no, siempre hay alguno que me pide consejo, opinión, o que me manda cosillas, como hizo en su día la treintañera no del todo bien ubicada, Helen Flanagan, las mejores tetas del mundo, no lo digo yo, lo dice ella, (me refiero a la propia Helen, no a Treintañera).

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , ,

La limeña y un par de tetas.

Toca un cuento, uno de los bonitos, entrada dedicada esta, a la más hermosa de las limeñas, resulta que la mozalbeta quería una historia de tetas y eso, nada, no hay problema, de otra cosa no, pero de tetas siempre es agradable hablar. Bien, vamos sin más demora a esta entrañable historia de Limeña y su búsqueda de un buen par de tetas.

Érase una vez que se era una hermosísima limeña, llamada así, Limeña, cualquier parecido con persona alguna del mundo real es mera coincidencia, era del hemisferio sur, ese sitio raro donde todo está al revés, en verano allí hace frío, en invierno calor, por la noche luce el sol y por el día oscurece, tenía ella ganas de tener un par de boyas de esas voluptuosas, es decir, grandes, para los incultos, y mira que tuvo suerte y encontró un genio de esos de la lámpara, de bajo consumo, pero como todo lo hacían al revés la cosa no salió mal, tres veces tres, quería dos grandes tetas y repetía: “No quiero un buen par de tetas”, el genio la miraba y nada, la dejaba como estaba, falta de comunicación que se llama.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: