Archivo

Posts Tagged ‘Sexualidad’

Como conseguir, y conservar, a un hombre.

Bien, como veo que hay mucho desconocimiento de la figura masculina entre las damas, como veo además que os cuesta horrores conseguir un hombre como Dios manda, y mucho más mantenerlo, os voy a dar unas pautas de comportamiento para corregirlo, esperando que tengáis éxito al ponerlas en práctica.

Primero y fundamental, hay que conocer cómo es un hombre, queridas, es sumamente fácil, el hombre, sencillo, es tan famoso el asunto que duele repetirlo, pero es que parece que de tan sencillo se os olvida, a ver, un hombre sólo necesita dos cosas para ser feliz, sexo y dejarles en paz el resto del tiempo, creo que ya te lo he contado alguna vez, tenía yo un amigo que decidió que era mejor cagar que hacer el amor porque decía que asi al menos al acabar no tenía que abrazarse a la taza ni decirla cuánto la quiere. Sexo, sin más, nada de cariñitos, besitos, abracitos y chuminadas, follar vamos.

Leer más…

Anuncios

Si con esto no consigo caerte mal ya lo dejo por imposible……

Empieza la operación “caerte mal”, unas cuantas entradas pensadas y escritas con ese fin, ¿por qué?, ni puta idea, encima empiezo fuerte, ¿te acuerdas de que te he hablado muchas veces de una próxima entrada asquerosamente machista?, ¿asquerosa incluso para mí?, pues esta es.

¿Sabes el chiste del cazador y el oso?, ¿no?, pues se trata, resumiendo la cosa, de lo siguiente, un cazador, quiere cazar un oso, a diario va, lo intenta, falla, el oso le coge y le da por culo, día tras día, hasta que llega un momento en el que el oso le dice mientras está ahí hurgando en la carbonera del cazador, “me parece que tú aquí no vienes a cazar osos”, ¿qué tiene que ver esto con lo que te voy a contar?, pues verás.

Leer más…

Haciendo amigas, otra vez.

Pues sí, soy hombre, qué quieres, qué cosas pueden gustarnos más a los hombres que poner a parir al género femenino, desde el cariño claro, porque en el fondo se os quiere, mas hay que reconocer que un poco cabronas ya sois.

chiste feminista

Hay que pensar, el hombre, el hombre para estar bueno tiene que machacarse en el gimnasio, cuidarse al extremo, la mujer, ella no, ella está buena ya de por sí, ¿por qué?, porque si no no habría quien las aguantara, sí, las cosas aunque duelan hay que decirlas, sois malvadas, sabéis del poder que tenéis, lo usáis, nos usáis, el ejemplo más claro el cabreo, si la mujer está cabreada ya puedes ir pensando en el amor propio, porque como te amorres al culo hostia al canto, si el que está cabreado es el hombre da igual, por mucho que te resistas, en cuando se meta en la cama y te roce con el dedo meñique te dices “bah, estaré cabreado, pero un polvo es un polvo”.

Uno tiene memoria, y al hacer uso de ella repara en lo tonto que ha sido, cuando compré mi primer coche no compré un coche, el motor me la sudaba, la línea de la carrocería, hasta si era de los de arranque a manivela, todo me la traía al fresco, menos la rapidez en abatir los asientos, “de palanca tío”, me decía el colega, “aprietas y ala, para abajo”, de cojones, el coche, tú pensabas en tu coche, pensabas en tu novia y pensabas en el picadero, qué más puede pedir un chaval en la vida, sábado noche, bocata y de la misma al trinque, ni cine ni pollas, para qué, llega el sábado, llamas a la novieta, quedas en la puerta de su casa, como tienes coche puedes apurar la timba de mus, qué tiempos aquellos, cagonsós.

Acabas, te despides, “bueno chicos, voy a pasar la tarde y a ver si echamos un polvo”, te hacen la ola, nunca miras a nadie con semejante cara de admiración que cuando va a mojar, cuando sabes que es verdad claro, llegas a su casa, aparcas en doble fila, llamas al timbre, “¿bajas?”, tú ya rasgando el condón, para ir abreviando luego, ahí en tu buga, echando el cigarrito y escuchando música romántica, Soziedad Alkoholika, por ejemplo, baja, pero coño, baja en chandal, hombre, no digo que te pongas de punta en blanco, pero mujer, que yo hasta me he duchado y he gastado media botella de baron dundy, se acerca, te hunde: “ey, que dice mi madre que quiere conocerte”.

Bajonazo, en circunstancias normales le dirías que una polla como una olla, pero claro, añade, “venga, luego te lo compenso”, ya estamos, compensar dice, como si el único que disfrutara fuera yo, ya estamos usando el sexo para lograr objetivos que nada tienen que ver, de cualquier manera uno para poder meterla en adobo accede, aparca el coche, guarda el condón, le coge de la mano y ala, a conocer a la buena señora.

Subes, abre la puerta, te gruñe (no hay ni una que no te gruña al verte, por primera vez o como mi suegra, todos los días menos en Semana Santa, que no me ve, te mira, te remira, hace un gesto como “pues vaya tío birrias”, “pasa hijo pasa”, ¿hijo?, venga hombre, si sólo me la he tirado un par de veces, que manía de familiaridades, “siéntate siéntate, ¿quieres tomar algo?”, saca la botella de alcohol, del de curar, piensas, pero dices que no, que no se moleste, “no es molestia hijo, una cerveza?”, dale otra vez con el hijo, a todo esto la novieta con cara de presentar a la hechicera del pueblo su pieza de caza, “va a la universidad mamá”, sí, a la universidad, angelito, que te lo crees todo, fui un día para las oposiciones de correos, “va a ser enfermero”, o yonki, la cosa es usar agujas, “ajá ajá, y ¿de dónde son tus padres hijo?”, a ti que te importa foca, “de Salamanca señora, qué ricas las pastas”.

Van pasando los minutos, interminables, tú mirando a la novieta, haciendo gestitos, ponen la españolada en la tele, qué risa el Joselito, es que me parto coño, “¿una escoba hijo?”, tú flipas, porque al decir eso ya la novia está cogiendo la baraja, acojonao, mientras la coge te mira y se saca la lengua, tú disimulando el empalme, “Bueno, una sólo”, ¿una solo?, los huevos, tres horas, hasta las narices del siete de velos, cuando por fin acaba la tortura coge la otra (la novia) y me dice que ya es tarde para salir, ¿tarde?, si es ahora cuando se hace de noche, está cansada, pero no te preocupes, “lo dejamos para mañana”.

Puta frase, cuántas veces la habremos oído, enteraos, nos patea las tripas, es como si os llevamos de compras, os dejamos comprar todo lo que queréis y al ir a pagar os decimos, “mira, es mejor que lo dejemos para mañana, devolvámoslo todo a su sitio”, la cosa es que sí, que esta me mareó durante meses, y no fue hasta que apareció otra que en teoría era menos manipuladora cuando cerré página, infeliz, menos manipuladora, ya ya, como si las hubiera.

Pero eso para otro día, porque posdata tenemos ya, Helloween, de ellos un tema que si bien no es de los más conocidos sí que es de mis preferidos, “Secret Alibi”

Típica entrada “Macho-Alfa”.

Vaya, esta entrada estaba programada hace tiempo, pero la he editado porque me ha pasado algo realmente increíble, a tí te podrá parecer poca cosa, pero para mí es quizá el detalle más bonito que han tenido en mi vida, sobre todo porque viene de alquien que apenas me conoce y a quien admiro un huevo, Facundo, entré a su blog y me topé con esto:

Días de radio

Hostias, uno se sorprende de que siendo tan mierda de persona alguien como él tenga tal detalle, acojonante, bonito, emocionante, ¿que no soy tan mierda dices?, pues sí, y para muestra esta entrada, la original, que íba sin este prólogo, son su título “Bypils”

No sé si sabes que tengo una perrita, una cosa peluda que es de largo la que más se alegra cuando llego a casa, por lo general es ella la que viene a lamerme y la dueña la que me ladra, bien, la cosa es que he entrado en celo, suelo ir al parque de chuchos con ella, para que juegue con sus congéneres, pero claro, el otro día en su estado pues ya hubo un par de perros que se la intentaron cepillar, ahí me dí cuenta de algo curioso, los y las dueñas de los perros pasan de todo, eres tú, el dueño o la dueña de la perra, el que tienes que estar al loro para que se te mantenga casta, si no quieres que se la zumben pues nada, llévala atada, ellos ahí meando en las esquinas y tú castigando a tu perra con la correa al cuello, pero eso es que te lo sueltan hasta las dueñas (acabado en ueñAs) de los perros, no quiero ni pensar en comentarles lo que sería de su vida si esa misma tónica de actuación la aplicáramos con mujeres y no con perras, o cuando te comentan que lo mejor es que la esterilice, coño, córtale los cojones a tu perro no te jode, pero claro, es que el mundo canino es especial.

Realmente no se puede pensar en aplicar el mundo canino al humano, empezando porque nosotros, los varones, no vamos por ahí oliéndole el culo a las hembras humanas ni nos las intentamos montar cuando van sin la correa (evidentemente esto es recurrente en nuestras fantasías sexuales, pero por lo general nos conformamos con poner cara de salidos, mirarles todo lo mirable y babear), evidentemente tampoco a nosotros nos suelen pagar por follar, como se hace a los perros machos cuando quieren cruzar una perra, eso sí, hasta en los perros hay clases y clases, si tu chucho es callejero pues se puede pasar sin mojar toda su vida, y al contrario que con tus hijas no se puede razonar con tu perrita, hoy mismo he cogido a la chuchina y tras mirarla atentamente le dije “no se folla con perros en la calle”, ella se queda mirando ahí como tú miras los programas de la lavadora y lo único que hace es evidenciarte su superioridad evolutiva lamiéndose el chuchichumino.

De cualquier forma hay que reconocer que ser mujer es una putada, lleva siendo una putada toda la historia, discriminadas, reprimidas sexualmente durante siglos, avergonzándose incluso de tener el periodo (aún hoy en día en el mundo rural una mujer con la regla no puede embotar bonito, por ejemplo y esto te juro que lo he visto con mis propios ojos), eso ha hecho que desarrollen un mecanismo de defensa, aprovechando la simpleza mental de los hombres, el cabronismo, pero en femenino.

Crueldad Femenina, imagen

Sí, es cierto, puedo recordar perfectamente el calendario de clásicas de primavera, pero no el cumpleaños de tu madre, es así, me importa un huevo además, hay que ser sinceros de vez en cuando, durante un tiempo nos esmeramos en ser detallistas, nos apuntamos las fechas claves y nos hacemos resúmenes de esos momentos especiales para estudiarlos y poder responder cuando los comentes, pero lo hacemos sólo por poder follar, porque es nuestro único pensamiento, cuando decimos “te quiero” no es que estemos mintiendo, solo que no completamos la frase, “te quiero echar un polvo” es lo real, cuando te decimos lo guapa que has venido de la peluquería en realidad estamos buscando crear el ambiente necesario para llevarte a la cama, luego con el paso del tiempo ves que por mucho que te esfuerces vas mojando menos y te abandonas, ¿para qué recordar cuándo coño es el día de los enamorados si te va a doler la cabeza?.

La cosa es que nosotros pensamos que la mujer es gilipollas, cuando en realidad son astutas, di que entender a un hombre es como resolver un puzzle de esos que en la caja pone “de dos a tres años” y que siempre acabas tardando menos en hacer, ahí entra su maldad, esa manipulación de nuestros actos, incansables, ese “habrá que subir al trastero a por leche” que antecede a tu excursión solitaria mientras ella se estira en el sofá, saben que queremos follar, saben que haremos cualquier cosa por tan noble fin, así que te educan como tú educas al perrillo con las galletitas, “¿puedo bajar a ver el partido al bar?”, “haz lo que quieras”, uy que frase, “haz lo que quieras” en cualquier boca significa lo que significa, en boca de tu mujer todos sabemos que es un ultimátum, si bajas la has cagado bien cagado.

Viene toda melosa, “cari” te dice, si tu mujer te llama “cari” ya desconfía, “que me voy a cenar con unas amigas”, tú tuerces el morro, no te hace mucha gracia que haga planes sin ti así tan de repente, pero ay amigo, ahí viene la manipulación, “cuando llegue si quieres te despierto”, ahí ya tú, con el nabo dándote en la barbilla, activándote el cerebro, de repente hasta crees que es una genial idea, ¿ves como somos simples?, te tienen cogido, para siempre, van perfeccionando la táctica, esa táctica cruel a más no poder, todo parece perdido, pero no, porque ahí empieza el varón a contraatacar con su táctica.

No es algo nuevo, ya los filósofos de la Antigua Roma lo describían como “sui habeatis”, “tener un asunto entre manos” en cristianés, como cada vez las exigencias para echar un cohete son mayores al final te sale más a cuenta el amor propio, la primera vez las sorprende de pleno, estás tú ahí echando el mus con los colegas y te llama, “¿puedes venir a casa de mi madre a mover un sofá?”, te niegas, claro, morros, pero da igual, porque tú tienes tu arma secreta, la mano derecha, o la izquierda si quieres ser infiel, que encima no hay celos entre ellas e incluso se montan tríos, y agradecidas que son, me acuerdo una vez, luxación de codo, el brazo escayolado, miro a la mano y ella ahí pidiendo una bajita, “ánimo, tú puedes”, y sí, pudo, es que no sabría vivir sin ellas, además los efectos secundarios son cojonudos, porque la mujer no te hablará, ¿qué más quieres?, dejas de ser un títere para ganar en paz, sosiego, como al final resulta que ellas también tienen sus necesidades es cuestión de paciencia nada más, eso si, hay que mantenerse ahí, como un campeón, sin bajar la guardia ni subir la compra del hiper a la suegra.

SoulSpell, la tercera pata de la banqueta, esto no deja de ser un “supergrupo”, algo parecido a Avantasia, por poner un ejemplo, un proyecto estilo metal ópera brasileiro creado por un tal Heleno Vale, en sus discos aparecen estrellas varias del rock y el metal internacional, “Amon’s Fountain” forma parte de su último, por el momento, disco, titulado “The Labyrinth of Truths”

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: