Archivo

Posts Tagged ‘Práctica’

Los políticos y su pueblo.

Nada más casarse uno se da cuenta de que la política no puede ser nada bueno, adoras a tu madre, pero es añadir la palabra política a la palabra madre y coño, el cambio es radical, evidente y con igual de evidentes intenciones de complicarte la existencia, un político suele ser ese tipo que miramos con desconfianza, al que presumimos corrupto, vividor a costa de nuestros esfuerzos, mentiroso y demás lindezas.

Aun así llegan las elecciones y les votamos, además siempre a los mismos, porque nos gusta ganar, por eso somos del Madrid o del Barcelona, sabes que pierdes un año, pero al final siempre te llegan alegrías, como en política además cambiar de colores es hasta saludable pues no nos duelen prendas en dar el voto a Zapatero y luego a Rajoy, así nos sentimos partícipes del “cambio”, lo triste es que nos pongamos como nos pongamos todo sistema político necesita de alguien que lo comande, incluso el “igualitario comunismo”.

Tiempo atrás hablábamos de la teoría y la práctica, como todo en la vida aquí también tiene entrada, tú piensa, que para eso eres el listo o la lista de los dos, teóricamente todos los sistemas políticos son viables, a ver, repito, en teoría, con sus más y sus menos, pero funcionar todos podrían funcionar y vivir plácida y prósperamente, cuando se llevan a la práctica resulta que no, que no funcionan, ¿qué falla? (las de Valencia las mejores).

Funcionarios, chiste

Cuanto más sencillo es algo mejor suele funcionar, ejemplo, un botijo, poca mecánica, sin pilas, o se rompe o cumple su función para siempre, a medida que un objeto se complica suele dar más fallos, si eso pasa con cosas, con objetos, qué no pasará con un país, porque además este, el país, cuenta con algo diferente a cualquier objeto, el factor humano.

Los políticos sí, ellos tienen la culpa de todo, el puto gobierno, además, tenemos tantos, el central, el autonómico, el de la diputación, el municipal, el presidente de la comunidad de vecinos, el consejo escolar, la comisión de fiestas…. sinceramente, si no estás en algo que decida algo hoy en día eres un don nadie, “el gobierno baja las pensiones”, “el gobierno congela los sueldos”, “el gobierno nos sube los impuestos”, puto gobierno de los cojones, la cosa es que “El gobierno” como tal es inocente como un perro lamiéndose el nabo, son personas las que toman decisiones, son personas en definitiva las que hacen que esa sociedad tan posible y feliz teóricamente se chafe.

Pero ahora entramos en la parte que menos nos gusta, tú eres persona, yo soy persona (y muy atractiva, atlética y varonil), tú y yo formamos parte de la sociedad, tú y yo tenemos culpa de que la teoría no se corresponda con la práctica, y te voy a poner un ejemplo claro, un ejemplo de que alguna vez los políticos tienen una labor peliaguda delante suyo, cuando tienen que torear con nosotros, el pueblo, que nos las sabemos todas.

No sé si te has enterado, estamos en crisis, sí, tú ya sé que en la de los cuarenta, pero las hay peores, la económica, el paro desbocado, las arcas públicas con telarañas, ante eso nuestros políticos intentando buscar soluciones, vamos a suponer que es así, alguna polémica, casi todas vamos, pero concretemos, el subsidio del paro, la indemnización por despido, teóricamente tú vas al paro y tienes dos años cubiertos para que en ese tiempo encuentres empleo, teóricamente, todos, seamos sinceros, conocemos gente de nuestro entorno que por los huevos, sobre todo antes claro, para qué aceptar un curro por 1.000 euros si me voy a tirar dos años en casa cobrando 900, no sale a cuenta, sobre todo si eres un hacha de las chapucillas y cambias un par de lavabos o arreglas una lavadora así de estrangis de vez en cuando, anda que no somos pícaros en este país, a nosotros nos van a enseñar como engañar, si defraudar a hacienda es de los pocos delitos de los que puedes presumir en el bar con toda una banda de estafados llamándonos campeones y comentando jocosamente el tamaño de nuestros huevos.

Teóricamente para que el sistema funcionara uno se va al paro y comienza a buscar nuevo empleo sin pensar en lo que le queda por cobrar, te ofrecen uno, lo aceptas y ala, a volver a cotizar enseguida, el sistema va bien, pero somos humanos, personas, somos los que hacemos que en la práctica el sistema cojee, bien, supongamos que vamos a trabajar, sí, nos hacen contrato, ahora vemos otro de esos idílicos planteamientos, el liberal.

Un empresario libremente llega a un acuerdo con un trabajador igual de libremente, libremente pactan unas condiciones y luego se van de putas juntos, putas que ejercen libremente, para celebrarlo, qué, cojonudo ¿eh?, pero es que al igual que el gobierno lo forman personas y la clase trabajadora la forman personas eso que llamamos “el empresariado” también lo forman personas, unos mejores, otros peores, pero con todos los vicios que tenemos las personas, imagínate ese escenario tan idílico, sin que haya regulación alguna, te contratan y empiezas a currar, tienes tu estatuto de los trabajadores y tienes tu convenio, sectorial, de empresa… en teoría no pasa nada porque tú decidas que para ti esas dos cosas son como la Biblia para una monja clarisa, todos estamos locos por cumplir la legalidad, ¿no?, tú no te escaqueas y tu jefe respeta todos y cada uno de tus derechos.

La empresa va mal, tienes que despedir a Fulanito o a Menganito, en teoría no hay duda, Fulanito es un vago y un inútil, pero como el trabajo tampoco es para tanto y cuando hace falta se queda a currar las horas que haga falta, renuncia a sus vacaciones cuando se lo pides y te ríe todos los chistes en la cena de empresa te resulta hasta entrañable, en cambio Menganito coño, es buen trabajador, nunca has tenido queja de su trabajo, pero el cabrón te ha denunciado porque le obligas a hacer jornadas superiores a lo que marca el estatuto de los trabajadores, en una palabra “problemático”, me quedo con el otro, qué exagerado y que tomado por los pelos pensarás.

Pues mira, por los pelos no, soy calvo, hoy en día, con la que está cayendo, o eres uno de esos afortunados representantes sindicales protegidos por la mano de no se quién o es mejor que tragues lo que sea, lo estoy viviendo en mi propia empresa, mitad de la plantilla denuncia reivindicando algo que cree un derecho, el juez decide, para eso están, para decir si tenemos o no tenemos razón, resulta que sobra gente, hay que echar al paro, sí, casualidades de la vida, todos los que han ido al paro forman parte del grupo que denunció, evidentemente ninguno por esa razón, claro, es mera casualidad, en teoría tenemos un sistema que nos protege, leyes, normas, juzgados, en teoría, porque en la práctica las normas no se cumplen siempre, y si reclamas puedes irte tranquilamente a engrosar el cupo de parados que se toman un par de años sabáticos.

Y es que somos lo que somos, fardamos de engañar al seguro del piso, lo cuentas en la tasca y te miran hasta con admiración, si vas legalmente por la vida tienes sensación de ser un gilipollas integral, todos sabemos que si nadie se aprovechara del sistema nos iría mucho mejor, pero como estamos venga a oír que “no somos nadie” en los funerales pues no te das por aludido, la gracia de ser un listillo es serlo aprovechándote del resto, se descubren abusos en las prestaciones sociales y nos echamos las manos a la cabeza, pero por no haber pensado tú en eso antes.

Hay veces que miro a un político y me da pena, me lo supongo hasta honrado, trabajando, legislando, el tío ahí sin saber que todo lo que está decidiendo al final depende de algo que no está bajo su control, el listillo, el aprovechado, que los hay en todos y cada uno de los ámbitos de la vida, lo malo es que al tener que legislar tanto para evitar en la medida de lo posible a este tipo de gente siempre acaba pagando el empresario decente, que los habrá, el ciudadano decente, que los hay, el trabajador decente y demás, como siempre me he enrollado tanto que me quedan muchas cosas en el teclado por ser escritas, otro día volveré.

Edenbridge, “Paramount”

La teoría y la práctica.

Te voy a decir una cosa, si eres mujer no leas esto, te vas a cabrear, seguramente con razón, pero aunque pueda parecer lo contrario ahora mismo también lo estoy yo, cuando te dejas poseer por estas peligrosas emociones pierdes el poco sentido común que te queda, bueno, también es que haré alguna gracia sin gracia sobre vosotras y ya no es que no tenga gracia, es que ya ni gusto.

Si te gusta el humor inteligente, la fina ironía, tampoco sigas más allá, sería raro que a estas alturas me llegaran tales cosas, si lo tuyo es apreciar la crítica mesurada tampoco, si buscas objetividad menos, ahora, si estás pensando en hacer un blog adelante, verás como cualquiera puede.

Teoría, práctica, hace muchos años, en el instituto, sólo iba a una clase, bueno a dos, mates y filosofía, no porque me gustara la filosofía, me gustaba la profesora, una diosa, qué bien olía además la jodia, el tema es que como ibas a clase pues algo se te quedaba, recuerdo por ejemplo una historia que nos contó en la Antigua Grecia, con los filósofos esos que según las malas lenguas estaban dando ideas a futuras suegras (o sea, dando por culo) entre pensamiento y pensamiento, no recuerdo nombres ya claro, pero resulta que había uno que decía que el movimiento era imposible, que una distancia “x” se dividía entre dos, la mitad entre dos y así sucesivamente, como algo, por muy pequeño que sea, al dividirlo entre dos siempre da algo, el doble de pequeño eso sí, saldrían infinitos puntos, y como el infinito no se puede recorrer pues eso, el movimiento era imposible, teóricamente el razonamiento tiene su miga, la cosa es que el otro filósofo se levantó y como Lázaro, echando por tierra la teoría gracias a la práctica.

Aleteo mariposa

Si lo tuyo es más como lo mío, cultura de andar por casa te hablaré en nuestro idioma, el “salidés”, tú y yo sabemos que todos los hombres dividimos a las mujeres en tres grupos, “me la follaba”, “pss…. me la follaba” y “mejor me hago una paja”, eso es la teoría, en la práctica el tema es similar a cuando alguien le dijo a un colega mío que se podía aguantar tres meses sin echar un polvo si te lo proponías, mi sabio amigo contestó, “y sin proponértelo”, al final la realidad nos dice que el amor propio, sexualmente hablando, es la única elección que nos queda.

Porque una cosa es la teoría y otra la práctica, dice un chiste que cuando el hijo le pregunta al padre por la diferencia entre ambos términos este le ruega que le pregunte a su madre y a su hermana si por 5.000 euros se acostarían con un tío, cuando el nene retorna con el “sí” de ambas el padre le abre los ojos, “teóricamente tenemos 10.000 euros en casa, pero en la realidad lo que tenemos son un par de..”

Más ejemplos, que los necesitas, ¿no es un tópico recurrente ese de que las mujeres prefieren hombres que las hagan reír a los guapos?, sí, por eso Arévalo se harta a mojar y Brad Pitt tiene que amorrarse a los fetos que se amorra, yo mismo, en teoría mi mujer siempre me decía, de novios claro, que lo que le gustaba de mí era mi simpatía, en realidad me venía a decir “mira, eres feo de cojones, pero te veo la cara y se me alegra el día de la cara payaso que te gastas”, pero no, eso es lo que es, teoría, en la práctica no tienen sentido del humor, juer, un día estábamos en el hiper, pagando ahí la compra del mes, en la caja, y cuando la cajera pilla la sartén le digo, “eh, cuidado con el regalo del día de los enamorados de mi mujer”, ¿acaso eso no es gracioso?, pues no se lo pareció, al menos no mucho, seis puntos en la frente del sartenazo, y lo humillante que es ver un corro de cajeras ahí jaleándola, “dale, dale duro al machista ese”, (eso también en la práctica está pelín exagerado lo reconozco).

Y cuando llegamos a casa, ahí la moza intentando meter todos los yogures en la nevera, que no caben, porque compra como si tuviéramos hambrunas en casa, pero ahí andaba, sin rendirse, “no sé dónde voy a meter todo esto”, dice refiriéndose a los lácteos variados, claro, a huevo te lo pone, “scchhhh, schhhh” la llamo, y mientras me agarro el paquete le susurro, “en eso mismo estaba pensando yo”, coño, reconoce que en teoría gracioso es, pues nada, en la práctica lo que gané fue que me tiró un pack de natillas a la cabeza, rozándome los 18 puntos del sartenazo, (sí, eran seis, pero ya sabes, a la hora de la verdad siempre se exagera con el paso del tiempo).

Y cómo no, la justicia en teoría es eso, justa, imparcial, ciega como dicen, sin que discrimine por razón de sexo, edad, religión, creencias, raza etc etc, y aquí llegamos al motivo de mi cabreo, no, no es por los juicios que estén de moda no, lo mío es más de andar por casa, los divorcios, un amiguete se ha divorciado, la ruina total, para entendernos te cuento cómo va la cosa esta de divorciarte.

Llega tu mujer a casa, te pilla metiéndole fichas a tu vecina, pide el divorcio, ella se queda con la casa, los niños, tú pensión por los críos y a pagar la mitad de la hipoteca, teniendo suerte de que ambos trabajéis y te ahorres la pensión de la ex, que en los tiempos que estamos ya es tener suerte, el resultado es que o tienes aún padres o te ves debajo de un puente.

Pero, ¿y si cambiamos la escena?, llegas a casa, pillas a tu mujer con el vecino en plena mariscada, pues chico, más vale que te bajes los pantalones y le ofrezcas tu humilde carbonera al vecino, porque si pides el divorcio también será ella la que se quede en tu casa, tirándose al vecino en tú cama, pagándoles tú la mitad del nido de amor y demás pensiones, bueno todas no, te queda la pensión “Pepa”, donde vivirás al menos una temporada.

La cosa es que en teoría esta entrada iba a servir para desahogarme, estaba muy cabreado al empezar a escribirla, pero mira, en la práctica me ha servido para que se me pase en gran medida.

El título del tema de hoy casi viene al pelo, por si no te has percatado esto acaba y estamos en la posdata, “The Hanged Man”, de Dark Moor.

A %d blogueros les gusta esto: