Archivo

Posts Tagged ‘Muerte’

El hombre que daba la mano flácida, pero optimistamente.

El hombre que daba la mano flácidamente siempre fue optimista, hay quien piensa que alguien que da la mano flácidamente no puede ser optimista, como si tuviera que ver los cojones con comer grillos, Flácido siempre encontraba el lado bueno de las cosas, hasta pensaba que los pesimistas lo eran por no ver que da igual que la botella esté medio llena o medio vacía, lo importante es tener más botellas.

Siempre compartía las botellas de leche con su novia, tenía una novia preciosa, ganada precisamente por su eterno optimismo, a ella le hacía sentir bien, tanto que un día se lió con su mejor amigo, llegados a este punto tendrás la tentación de pensar que nada tiene que ver una cosa con la otra, lo sé, pero es que era así de japutas, “te he puesto los cuernos porque me hacías sentir bien”, le dijo a Flácido, Cualquier otro se hubiera hundido, Flácido no, pensó enseguida en la parte buena del asunto, la leche me durará el doble, y eso la de las botellas, la otra ni te digo, para cuando salgan los espermatozoides tendrán hasta diez años cotizados.

Leer más…

Anuncios
Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

La increíble historia del hombre que daba la mano flácidamente (segunda temporada).

Hace bien poco os conté de la historia esta del hombre que daba la mano flácidamente, en realidad solo conté el título, ante la avalancha de peticiones para desarrollar la historia me dispongo ahora a eso, a darle debida continuación. ¿Cómo?, pues explicando el por qué del título, al hombre este le decían que daba la mano flácidamente porque daba la mano flácidamente.

Bien, otro día seguimos con esa bonita historia, yo prefiero así, sin agobiar, ahora, te adelanto que la historia merece la pena, la de cosas que hace el cabrón, una historia vibrante como pocas, pero como aun no sé ni qué escribir no puedo concretar, ¿que cómo sé que le pasarán un montón de cosas interesantes?, porque a un hombre que da la mano flácidamente le tienen que pasar en la vida cosas espectaculares.

Vale, no llores, que sí, que te la cuento, aquí tienes la increíble historia del hombre que daba la mano flácidamente.

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

Una macabra y de pésimo gusto historia de una muerta.

Desde que mi mujer murió la noto como ausente, como si me guardara rencor por no haberle cedido mi pustralobio y así salvarle la vida, o como si la molestara no haberle dado sagrada sepultura, pero el deber de un esposo es mantenerse junto a su mujer, aunque desde luego no me lo esté poniendo nada fácil.

Tenemos un problema de comunicación, se pasa las horas muertas en el sofá viendo la tele, con la mirada perdida, si no le cambio yo el canal ni se acuerda de sintonizar sus programas favoritos, pero ni siquiera ver “Los Simpsons” le hace mostrar emoción alguna, claro, tanto repetir los capítulos hace que ya apenas los disfrute.

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

Lo siento cariño.

22/12/2012 1 comentario

Dicen que cuando la tristeza te llega, cuando un acontecimiento trágico te llega, se te pone un nudo en el estómago, a mí nunca me pasó eso, a mí es como si me creciera una bola amarga en la garganta, ahora mismo la tengo.

Una cosa te advierto, hoy va a ser una entrada larguita, mucho, he dudado en si escribirla o no, realmente creo que a todo quien pudiera leerlo el asunto se la debe sudar, sí, es probable que algún “lo siento” salga por ahí, pero en realidad os la debe sudar, como a mí me la suda la inmensa mayoría de desgracias de este mundo, si la escribo es porque sigo pensando que un blog debe servir para decir las cosas que te pasan por la cabeza, sean las que sean, lo bueno del asunto es que puedo ser absolutamente sincero, porque al igual que pienso que te debe sudar bien sudado lo que te cuente en el fondo a mí también me la pela lo que puedas pensar.

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

La inevitable, pero mejorable, muerte.

Estaba yo pensando en cosas de líderes de opinión, cosas que claro, a ti, como simple mortal, se te escapan, qué se yo, por qué todo junto se escribe separado y separado todo junto, la tensión de las relaciones diplomáticas entre Formentera y Cabrera, la conveniencia o no de un tercer seno femenino en la espalda… cosas que alguien debe considerar para que avancemos como especie. Pues nada, estaba yo en esas cosas cuando reparé, como reparan los genios en las cosas, por casualidad, en que hay dos cosas ciertas en esta vida, una, cuando comes chorizo, no, no engorda, engordas tú, el chorizo adelgaza a medida que te lo comes, dos, todos moriremos.

Una cosa, si por lo que fuera tienes una muerte reciente mejor que no leas, soy de tomarme prácticamente todo a broma, soy además de usar poco el buen gusto, más bien soy zafio y malhablado, es probable que si tienes cierto dolor por la pérdida de un ser querido te sientas ofendido, también si eres de los que piensan que no está bien trivializar con estas cosas, como yo lo haré pues lo dicho, es mejor casi que pases del tema.

Muerte Hace poco estaba viendo una peli alemana, “Isenhart”, de esas de época medieval, no está mal por cierto, bien, en una escena condenan a muerte a un hombre, inocente por cierto, ¿cómo le “ejecutan”?, pues enterrado vivo, mas los muy cabrones encima le ponen un tubo en la boca, tubo que sale a la superficie, para que aun enterrado pueda respirar, muerte más cabrona difícil. Claro, viénete a la cabeza también “The Tudors” coño, en esos tiempos sí que sabían como putear al condenado, ahí colgándolos, descolgándolos, destripándolos, cortándoles los genitales, quemándoselos, de ahí al otro extremo, “Torchwood”, donde un alien en forma de tía buenorra literalmente te mata a polvos, la muerte deseada por todos.

Al final claro, morir te mueres, la cosa es cómo, con cuánto dolor, ensañamiento, pues nada, ya que nos vamos a morir al menos vamos a ver que en el fondo lo haremos de una forma casi indolora comparado con lo que ha habido en la historia de la humanidad, de esto se trata, de ver alguna de las muertes más horrendas que han sucedido.

Sin duda alguna una de las minas de oro para este tipo de cabronadas es la Edad Media, donde se inventaron multitud de aparatos y métodos de tortura, muchos de los cuáles tenían un inevitable desenlace fatal, imagínate, el preso tumbado e inmovilizado, se le coloca en el vientre una jaula, dentro una rata, empiezan ahí a tocarle los huevos a la rata hasta que esta comienza a escarbar en la carne, (algo parecido sale en la segunda temporada de “Game of Thrones”), muy agradable desde luego no debía resultar. “La doncella de hierro”, la hostia ya en lo que a crueldad se refiere, para quien no sepa de qué va el tema, imaginaos como una especie de sarcófago, donde es encerrado el “indeseable” de turno, ya sólo con encerrarle vivo ahí la cosa tendría su miga, pero es que encima el interior estaba lleno de puntas situadas en lugares estratégicos, que se clavaban en el reo, produciéndole inmensos dolores pero sin tocar puntos vitales, por lo que la agonía se prolongaba días.

Otra de la época, muy usada por la inquisición, meter al reo en un caldero y cocerlo vivo en plan caníbal africano, pero comenzando con el agua fría, para que durara el espectáculo, se calcula que pasaban hasta 20 o 25 minutos desde que comenzaba el guisado hasta que el preso moría.

Qué decir del empalamiento, famoso por haber sido el método favorito del verdadero Drácula, se colgaba al prisionero en una estaca, que se introducía por el ojo trasero, la estaca, afilada, iba abriéndose paso por el cuerpo del reo hasta causarle la muerte, pero ojo, siendo este, Drácula, el principal valedor de esta noble tradición no fue su inventor, ni mucho menos. Asiria, en la más remota antigüedad, parece ser la fuente de este método, utilizado también por Dario I, el famoso rey persa.

Otro curioso método es el llamado “la rueda”, simple, pero efectivo, se ataba al preso a una rueda de moler grano, metiendo luego rueda y preso al agua, al menos estos eran igual de crueles con ambos, que la rueda también se mojaba, evidentemente el prisionero se ahogaba sí, pero claro, al mismo tiempo el peso de la rueda iba haciendo su función, destrozarle literalmente, con lo que la putada era doble.

Mil y una, noches, sí, pero también heridas, cuando se habla de tortura china es referencia este método, sin duda, con precisión milimétrica el verdugo hacía eso, mil y una pequeñas heridas al pobre ajusticiado, de tal manera que ninguna de ellas resultaba mortal, pero entre todas y tomándose su tiempo, y la consecuente agonía del preso, lograban acabar con su vida, resultaba tan cruel que se reservaba sólo para casos especiales.

“Suplicium Ad Bestias”, también conocidísimo método, esto es eso de “a los leones”, toda una tradiciónde la antigüedad, sobre todo en la época del glorioso Imperio Romano, había múltiples variantes, o se echaba al preso sin más a la arena, o se le untaba además de algún tipo de reclamo para las bestias, o se les ataba a postes, otra cosa no, pero imaginación les sobraba, mala hostia también claro, por que encima achuchaban a los leones o animal salvaje de turno, para enfurecerles, todo esto con el público pasándoselo de cojones, cosas de las tradiciones, que todo lo justifican. Quizá lo que menos conocido sea de todo este asunto sea que el animal que mataba y devoraba al preso luego era sacrificado también, al considerarlos ya “impuros”, claro, es que para lograr la pureza de alma, espíritu o lo que sea no había nada como zamparse unas pipas viendo devorar al cristiano, ojo, al respecto de esto, decir que ni mucho menos los cristianos fueron los usuarios en exclusiva de los banquetes de los jugadores del Athletic, no, fue algo bastante común y generalizado con todo tipo de gente.

En fin, que esto da para la leche, pero tampoco es plan de torturaros, comentar por encima pues eso, el famoso garrote vil, la hoguera, la decapitación, uno muy curioso, desendestinar vivo al preso, uno que se practicó en la gloriosa conquista española de América, sacar fetos a las nativas embarazadas y quemarlo delante de ella, desollar viva a una persona (o sea, quitarle la piel), aplastamiento por elefantes, meter vivos a varios presos en la estatua de un toro y pegarles fuego (toro de Falaris), el famoso sacrificio visto en “Apocalypto” (solo que era practicado por los aztecas y no por los mayas)..

Hoy en día siguen produciéndose casos realmente acojonantes, y dejamos ya el tono de broma, muchos, mafias de todo tipo, señores de la guerra, si algo sobra son cabrones, pero hay un caso particularmente sangrante para mí, las lapidaciones, legales, que se producen en algún que otro país donde rige la ley de la Sharia, ley que claro, es interpretada como le sale de los witos al juez para hacer eso, legal, una de las más inhumanas formas de acabar con la vida de una mujer, porque claro, casualmente siempre son mujeres, pero, hay que respetar todas las culturas, eso se dice ¿no?.

Iced Earth para la posdata, el tema: “Horrorshow Dracula”

A %d blogueros les gusta esto: