Archivo

Posts Tagged ‘Incompetencias’

El payo de la sortija…….

Prólogo (lo que va antes), cuando escribí esto hay que reconocerlo, tenía una cogorza de las guapas, podía haberlo reescrito, pero no, es mejor así, lo comento porque si veis algún tipo de cosa rara, o no me reconocéis, o veis que aún es peor que lo que suelo escribir normalmente (cosa rara), pues eso, que había un motivo justificado. Ah, niños, el alcohol es muy malo

😀

Uno es de retos, vaya que sí, ahora toca turno para Nieves, mi querida Edurne, su petición, el payo de la sortija, claro, uno tan corto no sabía ni qué coño era el payo ese, al indagar un poco reparé que se refería a ese pedófilo reconocido, “El señor de los anillos”, nótese la tremenda ocurrencia que he tenido al comparar anillos con culillos. Queda pues evidente que hay que evitar lo fácil e irme por cualquier otro lado. Vamos pues con la verdadera historia del payo de la sortija uhhhhhhhhh….

Si la vida es injusta hasta el punto de quererte morir qué decir de la muerte, a veces hasta quieres vivir. Nadie se pone en nuestra piel, la de los fantasmas, ya, porque no tenemos piel, ya está el listo apuntillando, pues en nuestra alma. Además, sí que tenemos piel, al menos a vuestros ojos, los mortaaaleeees (léase esto con voz tenebrosa, de acojonar).Fantasma

Soy un fantasma, pero no de esos de “tengo un pedazo nabo que si te lo endiño te saco hasta los empastes”, no, qué va, fantasma fantasma, pero no de esos de los que se tatúan “REÑO” en ese mismo sitio, ¿Reño?, espera… ras ras ras ras (es que no sé la onomatopeya del amor propio), ya, ahora, “RECUERDO DE MI DELICIOSA ESTANCIA EN EL HOTEL REAL DE LOGROÑO”. Un fantasma, pero no de esos de.. vale, que quedó claro.

La cosa es que hay que reconocer que aquí en el inframundo, espera, en el inframuuuundooooo, se vive de cojones, se muere mejor dicho, pero los novatos no, a nosotros nos mandan a asustar, y si no lo haces bien pues te pasa como a la chica de la curva, que al final en vez de asustar se tira al conductor, que repetimos, y es que soy un poco inútil, qué le vamos a hacer. Me pasa siempre lo mismo, que no valgo.

Los jefes intentaron solucionarlo aleccionándome con un nombre de guerra, “el fantasma del anillo”, en fantasmés pronunciado “el fantaaaasmaaa del anilloooooo”, hombre, tirón, lo que se dice tirón, tiene, hay que reconocerlo, sobre todo en las bodas, “no lo hagaaaaas, no te caaaseeees, te lo dice el fantaaasmaaa del aniiillooooo” y el tío echa a correr, luego le echan la culpa a la inmadurez y tal del novio, ni caso, soy yo, otra cosa es que según salga de la iglesia le pillen con una dama de honor.

Lo normal es que llegue, vea a la víctima, me lance, le diga el rollo ese de soy el fantasma del anillo, se me quede mirando, me vea poca cosa y me diga, “¿y?”, qué cabrón, jodiendo el efecto sorpresa, ¿qué dices tú ahí?, es que si van jodiendo el guión poco margen te queda, encima te entran ganas de mear, pides disculpas, vas a hacer tus cosas y vuelves todo serio: “pues matarte” dices, ya la has cagado y tienes que rectificar, “perdona majo, que me equivoqué, mataaaarteeeee”, “¿cómo?, si eres un espíritu, además canijo, el poco cuerpo que tienes es translúcido, etéreo, no puedes ni tocarme”.

¿Y qué haces?, ¿amenazarle con una maldición?, si ya vive con la suegra, si un hijo suyo hasta tiene un blog, todo lo que puedes hacer es mejorar su vida, pues te vuelves, bronca, “te vamos a mandar de hada madrina al cielo”, todos descojonándose, “nenaza, nenaza¡”

Es que el fondo soy un buenazo, si estoy aquí fue por bajarme pelis con el emule, todas guarras vale, pero alguna tenía hasta argumento, hombre, alguna travesurilla hice, pero quién no ha entrado en una unidad hospitalaria de grandes quemados con un lanzallamas o le ha hecho cosquillas al cirujano cuando estaba operando de fimosis a tu mejor amigo, está muy bajo el listón de maldad para recalar aquí.

Así que ya sabes, hazme el favor, la próxima vez que se te aparezca alguien ululando “soy el fantasma del aniiiillooooo” cágate de miedo, y hablando de miedo, de miedo está esta canción, hazme caso, escúchala, preciosa, es de Nightwish, aunque en realidad no está en disco alguno suyo, es más bien una de esas canciones que varios miembros del grupo hicieron aparte y luego metieron como bonus en alguna edición japonesa y tal, “While Your Lips Are Still Red” es el título, es de esas canciones para ponerlas tiernas 🙂

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: