Archivo

Posts Tagged ‘Imperio Turco’

Los “metetes” en la I Guerra Mundial.

Sí, ya sé que no es la primera chapa que meto sobre la “gran guerra”, posiblemente no sea la última, pero vamos, quédate, que esta no es de esas tostonazo, bueno sí lo es, pero si te lo digo no sigues leyendo, en esta ocasión más que centrarme en hechos concretos hablaré de una vieja táctica que ha usado la humanidad durante toda su historia, el “metetismo”, que aquí se uso y vaya si se uso, de lo lindo.

¿Qué es el “metetismo”?, pues imaginaos, todos conocemos al típico que está enemistado con alguien y malmete a sus espaldas contando chismes varios para lograr enemistarle con los demás, más que para ganar amigos lo que se busca es encontrarle nuevos enemigos a ese cabrón que te cae tan mal porque en su día tuvo la osadía de enfadarse porque le miraste el culo a su mujer, que la gente tiene poco humor, ya te digo.

Piensa mal, imagen

Pues sí, en la I Guerra Mundial hubo mucho de esto, prácticamente todos los países dedicaron esfuerzos en lograr buscar enemigos a sus propios enemigos, era una forma de obligar al rival a desviar tropas y medios y así facilitarle la tarea, esto se hizo también con medios propios, como hablamos en su momento cuando surgieron las figuras de Von Lettow o Von Spee, con poco obligas a movilizar mucho a tu enemigo, pero también usando la táctica del “metete”.

Quizá el mayor “metete” de esta contienda fuera Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, en Oriente Próximo llevaba luchando el Imperio Británico y el turco un par de años, Lawrence fue enviado a negociar con Khalil Pasha, también conocido como Halil Kut, un general otomano familiar cercano del líder militar de los turcos, Enver Pasha, la liberación de un ejército inglés sitiado, más que negociar lo que pretendía era sobornarle, tenía también la misión de sondear la posibilidad de que las diversas tribus árabes se sublevaran contra el Imperio Turco, en un principio fracasó, pero luego logró su propósito, obligando a los turcos a desviar muchas tropas al sur para proteger su imperio, cierto es que es curiosa la figura del Lawrence este, al que el cine mitificó en la peli que lleva su nombre, pero que tiene su lado oscurillo, famosa es su tendencia homosexual, lo que no es en sí mismo nada malo, pero sí que parece más censurable es su amor declarado hacia dos quinceañeros sirios a los que dejó escrito “a los que amo con todo mi corazón”, “no hay mujer en el mundo cuya belleza se compare al rostro y al cuerpo de un adolescente” fue otra de sus “gloriosas frases”, eso sí, no parece haber pruebas de que llegara a materializarse ese amor tan profundo en un par de soplidos en la nuca de los chavalines.

Los británicos además redactaron la Declaración Balfour, los judíos por aquel entonces no tenían oficialmente estado alguno, se les tenía como cohesionados y factor clave a la hora de dar o quitar apoyos, la Organización Sionista Mundial tenía su sede en Alemania y aunque no hay datos que lo demuestren la idea que se palpaba era que la población judía mayoritariamente estaba con los alemanes, con esa declaración Gran Bretaña ofrecía la posibilidad de establecer el ansiado Estado judío, con lo que se consiguió atraerlos a sus filas y de paso dar un pasito más para la entrada de Estados Unidos en la guerra, país donde la comunidad judía era muy nutrida y muy influyente.

U.52, submarino, imagen

En la imagen el submarino alemán U-52, de los más afamados de la guerra, no hablaremos hoy de la lucha submarina de la gran guerra, sólo un detalle, un intento de malmeter que no le salió bien, decir que la flota alemana se pasó casi toda la guerra en puerto, salió una vez y ganó la famosa batalla de Jutlandia, ganó la batalla en sí, pero no logró evitar el bloqueo británico en el mar del norte, por lo que prácticamente en realidad se puede decir que en cierta manera la perdieron, lo que no consiguieron flotando sí que lo lograron debajo del agua, los submarinos alemanes llegaron incluso a Estados Unidos, alguna vez hasta fueron recibidos allí en olor de multitudes, pero varios de los viajes de los submarinos alemanes tuvieron como destino tierras más cercanas, las costas irlandesas, el objetivo proporcionar armas a los independentistas irlandeses y que estos se sublevaran y jodieran a los británicos, de hecho la sublevación se produjo, mas no llegó a triunfar, eso sí, fue el germen de la creación del IRA.

No fué el IRA lo único que propiciaron los alemanes en esa guerra, de todos es conocida la revolución rusa, que supuso la rendición de estos en el frente oriental y el que Alemania pudiera movilizar tropas hacia el occidental, cierto es que luego entró Estados Unidos y prácticamente fue peor el remedio que la enfermedad, pero lo cierto es que a Alemania no le vino nada mal el despiporre ruso que propició la creación de la Unión Soviética, bien, de todos es sabido que Lenin estaba exiliado en Suiza y ya antes de estallar la revolución era alguien bastante temido y odiado por el régimen zarista, Alemania, que como todos sabemos tenía un kaiser comprometido con la causa comunista prácticamente escoltó durante todo su territorio a Lenin para que este pudiera llegar cómodamente a Rusia, en un principio la jugada les salió mal también, pero a la larga desde luego que esta vez acertaron.

Sí, sin duda alguna el Imperio Alemán fue la nación que más uso la táctica “metete”, por necesidad más que nada, enfrentado al Imperio Británico, a Francia, a Rusia, teniendo que ayudar en los Balcanes a su aliado austríaco, que más que aliado era un dolor, su mejor baza no dejaba de ser esta, intentar ponerle piedrecitas en los zapatos a las potencias enemigas, acabamos este capítulo, aunque posiblemente volvamos, con otro ejercicio de malmeter alemán, hasta 1917 los Estados Unidos permanecieron neutrales, incluso hubo ciertas dudas de, caso de entrar en guerra, que bando elegirían, pero un telegrama alemán interceptado por los norteamericanos hizo que se decidieran del todo, el telegrama estaba dirigido a Méjico, a la embajada alemana en Méjico, en la que planteaban un ataque mejicano a los Estados Unidos, parece raro que los alemanes hicieran esto antes de que los yankis entraran en la contienda, pero en el fondo sabían que era cuestión de tiempo que lo hicieran y más que nada fue una táctica preventiva.

Pues nada, ya veremos si hay más, de momento vamos con la posdata y con Therion, el tema, “Summernight City”

El genocidio armenio.

Si hablamos de guerra y pongo una imagen así a todos nos viene a la mente la Alemania nazi, los campos de trabajo, concentración y exterminio, el holocausto, no me interpretéis mal, los judíos tienen bastante poder, y eso ha hecho que la historia haya reparado en la masacre que sufrieron a manos de Hitler y los suyos, pero recordad que ya os he dicho que la I Guerra Mundial tuvo casi todo lo que se vivió luego en la segunda, también, cómo no, imágenes como esta.

Genocidio armenio

Porque esa foto no está sacada en los campos nazis, no, pertenece a una de las historias más controvertidas del Siglo XX, el llamado “Genocidio armenio”, perpetrado por Turquía sobre la minoría armenia de su imperio en plena guerra mundial, esta es una historia polémica, hasta el punto que muchos países, muchos, demasiados, no reconocen este genocidio y sin embargo en otros, como Francia o Suiza, el negarlo es delito. Por cierto, España es uno de esos países que no reconoce el exterminio masivo de los armenios, tan solo el País Vasco, de manera unilateral se sumó al grupo de países, naciones y regiones que lo admiten.

Los armenios eran una de las muchas minorías étnicas del Imperio turco, convivían más o menos en paz con el resto de la población, a pesar de que eran cristianos dentro de un país musulmán, hablamos de una cifra muy discutida, la horquilla de armenios turcos varia entre el millón y medio y los dos millones y medio, desde la derrota turca en Crimea tanto ellos como el resto de minorías lograron adquirir ciertos derechos, entre otros la libertad de culto, igualdad jurídica, acceso a las instituciones y por supuesto al ejército, etc.

El Imperio turco sufrió una nueva derrota a manos de los rusos a finales del Siglo XIX, como consecuencia perdió gran parte de sus territorios europeos, eso significó el éxodo de muchos turcos que vivian en esas tierras perdidas, que retornaron a Anatolia sobre todo, lógico si pensamos que no dejaba de ser su casa, esto supuso que todos se apretaran un poco, que a veces no llegara la comida para todos, el dinero, los armenios se mosqueaban, se temían que la llegada de tanto turco supondría tarde o temprano su arrinconamiento.

Tanto roce propició el nacimiento de sentimientos nacionalistas tanto en un lado como en otro, los “Jóvenes otomanos”, predecesores de los “Jóvenes turcos”, comenzaron a propagar el mensaje de que su raza era superior y que el resto debían de someterse a ellos o desaparecer, al mismo tiempo el nacionalismo armenio también surgió con fuerza y los enfrentamientos entre ambos fueron la tónica, en esta parte final de siglo aparecieron los escuadrones hamidianos formados por caballería kurda, creados por el Gran Sultán para hostigar a los armenios, según fuentes entre 200 y 300 mil armenios cayeron “gracias” a estos escuadrones, estos respondían con actos de vandalismo y terrorismo, lo que a su vez aumentaba la represión, ya generalizada, de los turcos, no sólo de esos hamidianos, sino del bandas populares, apoyadas por ejército y policía, que entraban a saco a los barrios y pueblos armenios para destrozar y matar a gusto.

Bueno, esto más que nada es para que veamos que las cosas no suceden porque sí, todo tiene sus antecedentes, los he resumido lo más que he podido, pero avanzamos hasta la guerra, Turquía entró de la mano de Alemania y Austria, a Alemania le interesaba que entraran como aliados suyos, por varias razones, hacía que Rusia tuviera que repartir fuerzas en más frentes, también Inglaterra y el resto de aliados, bien, batalla de Sarikamis, los rusos derrotan a los turcos, en las filas rusas los turcos advirtieron la presencia de tropas armenias, armenias rusas pero también armenias turcas, esto no les gustó un pelo, la primera medida fue quitar las armas a sus propios soldados armenios, dedicándoles a tareas como limpiar letrinas o construir barracones, a su vez zonas de mayoría armenia aprovecharon las circunstancias, la guerra y un aumento del sentimiento nacionalista, para darles cera a sus vecinos musulmanes.

Enver Pasha era el líder de los “Jóvenes turcos”, que había derrocado al sultán y subido al poder, tras la derrota de Sarimakis y las matanzas de musulmanes por parte de los armenios, como por ejemplo en Van, tenía cierto cabreo, su primera decisión fue la de detener a varios centenares de intelectuales y líderes armenios, a los que ejecutó en la mayoria de los casos, el objetivo era descabezar el movimiento armenio, dejarles sin guia, no contento con ello dio la orden, la orden que mandaría a millones de personas al destierro y la muerte.

Decidió evacuar a toda la población armenia de la península de Anatolia hacia tierras del sureste del Imperio, Mesopotamia y Siria, a pie, a través de tierras estériles, sin comida, bebida, medicinas y a expensas de los continuos hostigamientos turcos, asesinatos en masa, violaciones, robos.. también fueron evacuados en tren, similares a los que más tarde llevarían a los judíos a los campos nazis, hacinados y en condiciones lamentables, todos ellos engañados, se les prometió que sería provisional, que serían bien tratados y que volverían a sus casas al acabar la guerra sanos y salvos.

La gran mayoría murió en el camino, pero los que llegaron a sus destinos se repartieron entre casi una treintena de campos de concentración donde siguieron muriendo de hambre o enfermedades varias ante las que se veían impotentes. Sobre el número total de muertos hay la misma controversia que sobre el resto de la historia, varia entre 600.000 y un millón y medio el número de armenios masacrados durante la I Guerra Mundial.

Oficialmente Turquía nunca ha reconocido que eso suponga un genocidio, a pesar de que la idea era exterminar a la minoría armenia, “genocidio” significa destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso pero necesita de una condición extra, que la orden sea dada desde el gobierno, eso las autoridades turcas siempre lo han negado, y ciertamente aunque todo parece pensar que fue así tampoco hay pruebas concluyentes de que desde el gobierno del entonces Imperio Turco se ordenara asesinar a los armenios, tan sólo de su evacuación.

Vamos, que según ellos como mucho fueron algunos generales los que se sobrepasaron a título individual en el cumplimiento de sus órdenes, y en todo caso cuando sale el debate siempre recuerdan el número de víctimas turcas a manos de sublevaciones y atentados perpetradas por parte armenia. A la vez que rebajan las bajas de estos a unas pocas decenas de miles, y contando que la mayor parte de ellas fueron debidas a la dureza de la marcha y no a asesinatos propiamente dichos.

Decir que alguno de los responsables del genocidio lograron escapar a diversos puntos de la geografía europea, pero casi todos ellos fueron encontrados por activistas armenios que les ajusticiaron, en algún caso incluso el asesino fue declarado inocente a pesar de reconocer la autoría de la ejecución, decir también para acabar que los armenios no fueron los únicos en sufrir la persecución turca en la “gran guerra”, asirios y griegos fueron también sus víctimas, aunque se suelen meter dentro del mismo “genocidio”, ¿os suena?, exactamente igual que en la Alemania nazi, donde casi nunca se repara que además de los judíos fueron masacrados homosexuales, disidentes, gitanos, comunistas…

Haggard, alemanes, la postdata para ellos, metal sinfónico, gótico, a saber, la cosa es que son muy buenos músicos, y cuentan, entre sus numerosos miembros, más de una veintena, cantantes de gran nivel, sólo así pueden atreverse, siendo alemanes, a tocar y cantar tan bien este “Hijo de la Luna”, el archiconocido tema de Mecano.

A %d blogueros les gusta esto: