Archivo

Posts Tagged ‘Hombres’

El escalofriante caso de Merikeit Flanagan.

Ríete tú de apariciones marianas, caso espectacular, extraño e irrepetible no hay como el de Merikeit Flanagan, , huelga decir que lo que a continuación vais a leer no es aconsejable para mentes cerradas, hay cosas que sí, que suceden, que cuesta creerlas pero que pasan aunque sea de siglo en siglo, asombrosamente podemos contar con el testimonio de la propia Merikeit Flanagan, la mujer que una vez le dio la razón a su marido.

Sí, acojonante, querida Merikeit, cuente cuente.

“Pues estaba yo un día preparando las maletas para ir al pueblo con Manolo, mi marido, metía sólo lo imprescindible y aun así me salían 16 maletas tipo sarcófagos de grandes que eran las putas de ellas, así que fui quitando ropa del Manolo, que total, una vez que va al pueblo se pone el bañador y se pasa el día a día asín, solo necesita el traje para la misa de los domingos, que por cierto, menuda la que han liado con el cambio de cura..”

Leer más…

Ahora una de manadas, a ver si de una vez leemos bien.

En su día escribí una historia de perritas y manadas, van y leen “mamadas”, así que tuve que escribir otra historia sobre mamadas, que mira que se me hace duro hablar de sexo, pero es que no puede uno negarse, yo por mí escribiría sobre el amor, la amistad, las ONGs, pero nadie me lo pide. Como te decía, mira que quedó claro que esa entrada iba de mamadas, de sexo oral, de limpiar sables, de bajadas al pilón, pues nada, que va Bypils y entiende “manadas”.

Asín (recuerda que es “asín” y no “así”) que me dispongo en los próximos minutos a hablarte de manadas, todo sea por darle el gusto y que se entretenga que si pilla los rotuladores vamos apañados, es que le gusta pintar cosas con rotus, esta en las bodas es de las que ni la dejan arrimarse, ve el vestido, todo blanco y virgen (el vestido, repito, la novia por los cojones), y a pintarlo con rotus, manadas, ¿realmente sabemos qué es una manada?, haremos luz al respecto.

Leer más…

Categorías:Tonterías Etiquetas: , , , ,

Desmontando un mito, “a las mujeres se nos conquista con sentido del humor”.

Sí, no me digas que no has escuchado eso cienes y cientos de veces, hasta alrededor de cien, hoy es el concurso que Agniezka nos proponía, bien, usaremos ese certamen literario, esa congregación de grandes escritos, para poner la nota cutre en el evento, a la par de, definitivamente, desmontar ese mito de que a las mujeres se las conquista con el sentido del humor.

Es que la imagen da para ello, sale, como podrás ver, una parejita, ella se adivina que está buenorra, él se adivina que es feo de cojones, casi como Flanagan. Imaginemos pues cómo sería el cortejo en este caso, con feo y bellezón, y el resultado del mismo.

Leer más…

Como conseguir, y conservar, a un hombre.

Bien, como veo que hay mucho desconocimiento de la figura masculina entre las damas, como veo además que os cuesta horrores conseguir un hombre como Dios manda, y mucho más mantenerlo, os voy a dar unas pautas de comportamiento para corregirlo, esperando que tengáis éxito al ponerlas en práctica.

Primero y fundamental, hay que conocer cómo es un hombre, queridas, es sumamente fácil, el hombre, sencillo, es tan famoso el asunto que duele repetirlo, pero es que parece que de tan sencillo se os olvida, a ver, un hombre sólo necesita dos cosas para ser feliz, sexo y dejarles en paz el resto del tiempo, creo que ya te lo he contado alguna vez, tenía yo un amigo que decidió que era mejor cagar que hacer el amor porque decía que asi al menos al acabar no tenía que abrazarse a la taza ni decirla cuánto la quiere. Sexo, sin más, nada de cariñitos, besitos, abracitos y chuminadas, follar vamos.

Leer más…

Haciendo amigas, otra vez.

Pues sí, soy hombre, qué quieres, qué cosas pueden gustarnos más a los hombres que poner a parir al género femenino, desde el cariño claro, porque en el fondo se os quiere, mas hay que reconocer que un poco cabronas ya sois.

chiste feminista

Hay que pensar, el hombre, el hombre para estar bueno tiene que machacarse en el gimnasio, cuidarse al extremo, la mujer, ella no, ella está buena ya de por sí, ¿por qué?, porque si no no habría quien las aguantara, sí, las cosas aunque duelan hay que decirlas, sois malvadas, sabéis del poder que tenéis, lo usáis, nos usáis, el ejemplo más claro el cabreo, si la mujer está cabreada ya puedes ir pensando en el amor propio, porque como te amorres al culo hostia al canto, si el que está cabreado es el hombre da igual, por mucho que te resistas, en cuando se meta en la cama y te roce con el dedo meñique te dices “bah, estaré cabreado, pero un polvo es un polvo”.

Uno tiene memoria, y al hacer uso de ella repara en lo tonto que ha sido, cuando compré mi primer coche no compré un coche, el motor me la sudaba, la línea de la carrocería, hasta si era de los de arranque a manivela, todo me la traía al fresco, menos la rapidez en abatir los asientos, “de palanca tío”, me decía el colega, “aprietas y ala, para abajo”, de cojones, el coche, tú pensabas en tu coche, pensabas en tu novia y pensabas en el picadero, qué más puede pedir un chaval en la vida, sábado noche, bocata y de la misma al trinque, ni cine ni pollas, para qué, llega el sábado, llamas a la novieta, quedas en la puerta de su casa, como tienes coche puedes apurar la timba de mus, qué tiempos aquellos, cagonsós.

Acabas, te despides, “bueno chicos, voy a pasar la tarde y a ver si echamos un polvo”, te hacen la ola, nunca miras a nadie con semejante cara de admiración que cuando va a mojar, cuando sabes que es verdad claro, llegas a su casa, aparcas en doble fila, llamas al timbre, “¿bajas?”, tú ya rasgando el condón, para ir abreviando luego, ahí en tu buga, echando el cigarrito y escuchando música romántica, Soziedad Alkoholika, por ejemplo, baja, pero coño, baja en chandal, hombre, no digo que te pongas de punta en blanco, pero mujer, que yo hasta me he duchado y he gastado media botella de baron dundy, se acerca, te hunde: “ey, que dice mi madre que quiere conocerte”.

Bajonazo, en circunstancias normales le dirías que una polla como una olla, pero claro, añade, “venga, luego te lo compenso”, ya estamos, compensar dice, como si el único que disfrutara fuera yo, ya estamos usando el sexo para lograr objetivos que nada tienen que ver, de cualquier manera uno para poder meterla en adobo accede, aparca el coche, guarda el condón, le coge de la mano y ala, a conocer a la buena señora.

Subes, abre la puerta, te gruñe (no hay ni una que no te gruña al verte, por primera vez o como mi suegra, todos los días menos en Semana Santa, que no me ve, te mira, te remira, hace un gesto como “pues vaya tío birrias”, “pasa hijo pasa”, ¿hijo?, venga hombre, si sólo me la he tirado un par de veces, que manía de familiaridades, “siéntate siéntate, ¿quieres tomar algo?”, saca la botella de alcohol, del de curar, piensas, pero dices que no, que no se moleste, “no es molestia hijo, una cerveza?”, dale otra vez con el hijo, a todo esto la novieta con cara de presentar a la hechicera del pueblo su pieza de caza, “va a la universidad mamá”, sí, a la universidad, angelito, que te lo crees todo, fui un día para las oposiciones de correos, “va a ser enfermero”, o yonki, la cosa es usar agujas, “ajá ajá, y ¿de dónde son tus padres hijo?”, a ti que te importa foca, “de Salamanca señora, qué ricas las pastas”.

Van pasando los minutos, interminables, tú mirando a la novieta, haciendo gestitos, ponen la españolada en la tele, qué risa el Joselito, es que me parto coño, “¿una escoba hijo?”, tú flipas, porque al decir eso ya la novia está cogiendo la baraja, acojonao, mientras la coge te mira y se saca la lengua, tú disimulando el empalme, “Bueno, una sólo”, ¿una solo?, los huevos, tres horas, hasta las narices del siete de velos, cuando por fin acaba la tortura coge la otra (la novia) y me dice que ya es tarde para salir, ¿tarde?, si es ahora cuando se hace de noche, está cansada, pero no te preocupes, “lo dejamos para mañana”.

Puta frase, cuántas veces la habremos oído, enteraos, nos patea las tripas, es como si os llevamos de compras, os dejamos comprar todo lo que queréis y al ir a pagar os decimos, “mira, es mejor que lo dejemos para mañana, devolvámoslo todo a su sitio”, la cosa es que sí, que esta me mareó durante meses, y no fue hasta que apareció otra que en teoría era menos manipuladora cuando cerré página, infeliz, menos manipuladora, ya ya, como si las hubiera.

Pero eso para otro día, porque posdata tenemos ya, Helloween, de ellos un tema que si bien no es de los más conocidos sí que es de mis preferidos, “Secret Alibi”

A %d blogueros les gusta esto: