Archivo

Posts Tagged ‘Eluveitie’

No te de vergüenza….

Pues sí, tú sólo frecuentas lugares cultos, tertulias de eruditos, cuando entras en un foro de cine hablas y hablas del movimiento dogma, de la última del cine iraní, de la profundidad del cine de Anastapoulos Claketosianss, si reconoces ver cine americano pues como mucho los clásicos, la época del glamour y tal, de ahora nada, sólo se hace mierda, pero, ay, pero luego llegas a casa y ahí, a lo perro, a escondidas, sacas la tarrina de DVDs y te pones a ver por vigésimo sexta vez “Pretty Woman”.

Chiste aula Sí, todos tenemos nuestros oscuros secretos cinematográficos, esas pelis que ves pero que cuando hablas de ellas las pones a parir, o esas pelis que, reconociendo que son malas de cojones resulta que te gustan, sin más, coño, si hasta mi suegra encontró marido, toda peli tiene sus seguidores, ¿por qué avergonzarnos?.

Yo también peco, sí, reconozco que por ejemplo me gustan las pelis de Esteso y Pajares, me parto el nabo, esas escenas con la jamba en bolas y ellos en calzones y camiseta abanderado, eso sí, los desnudos femeninos siempre justificados por el guión, ese humor de brocha gorda, sexista, pero efectivo, son pelis de risa y me hacen risa, ya si salían Juanito Navarro y el Ozores ya es que hasta se me ponía dura, y esos secundarios, la recurrente África Pratt, Arévalo… lo más cutre del destape tardío cañí.

Tarzán, el de Weissmuller, la verdad es que las pelis de Tarzán no tienen ni pies ni cabeza, ahí en una especie de jungla con todo tipo de animales, leones, elefantes… estos no veían documentales de la 2 y lo de la sabana les sonaba a vete a saber qué, ahí el tipo, el Johnny, criado en plena selva, pero perfectamente depilado, afeitado y con ese taparrabos mítico, las pelis de Tarzán eran todas muy parecidas, expedición al monte Mutia, “yuyu bwana”, les atacan una tribu, se escapan al llegar al monte, según suben se cae un porteador, “¿qué llevaba Mandinga”?, “nada bwana, comida para los negritos”, “pues no pasa nada, sigamos adelante, pero si se cae otro negro que deje antes el paquete”, al final les vuelven a coger otra tribu y cuando después de despedazar a un par de negros van a empezar a darle matarile a la chica viene Tarzán y un porrón de elefantes y descojonan el poblado, pero, aun no teniendo lógica alguna, aun siendo siempre lo mismo, tiene su encanto, no me digas, yo aun hoy me veo una de vez en cuando.

Pocas pelis más criticadas habrá que “Troya”, tú sales a la calle a comprar el pan y al pasar por el videoclub dices que te mola “Troya” y tienes que exiliarte, pues mira, a mí me encanta, qué le vas a hacer, es más, cuando alguna vez se me contagió el ordenador con un troyano yo cogía el CD de windows, cogía los playmovil de mis hijas y les gritaba, “¿Sabeis lo que nos espera tras ese disco duro?, ¡El formateo¡, es vuestro, ¡cogedlo¡”, mira que es larga la peli de los huevos, pues se me hace corta, si quitaran al moñas del Orlando sí, me gustaría más, pero aun con todo.

Por cierto, que sí, que no es fiel a lo escrito, pero me toca los huevos eso, porque la gran mayoría de los que critican la falta de fidelidad de “Troya” lo único que han leído de “La Iliada” es la portada, la cosa es criticar por criticar, aunque sea una peli llena de ritmo y con un aire a clásico que tira patrás.

Luego, hay ciertas pelis que fueron grandes fracasos en taquilla y a la que todos o casi todos ponen a parir, pero yo les encuentro cierto encanto, vamos, que las veo y no me parecen tan malas, “La Isla de las Cabezas Cortadas” por ejemplo, quizá porque fuera la primera peli de piratas que se estrenaba desde hacía tiempo, la cosa es que me pareció entretenida, o esos bodrios protagonizados por Kevin (De Jesús) Costner, “El Cartero”, “Waterworld”, vilipendiadas, pero lo dicho, nótese el rubor de mis mejillas, sí, me gustan.

“Mars Attacks!”, qué quieres que te diga, tiene escenas donde te partes el nabo, “Top Secret!”, esta sin duda no logro entender cómo se le puede poner pegas, si es un descojone de principio a fin, con escenas para mí míticas como la del tren saliendo de la estación, o eso te parece porque es la estación la que se mueve 😀 y acabamos, acabo, sí, lo reconozco, sé que es incomprensible en un tío tan culto y refinado como yo, pero me lo pasé en grande viendo la primera entrega de “Torrente”, no es ya que me lo pasara bien, es que hasta creo que es una buena peli.

Si quieres sincerarte….

Posdata, Eluveitie, qué grandes, el tema, “Omnos”, ojo, deberías darle al play, incluso aunque no te guste el Heavy, el metal, siquiera el rock, dale una oportunidad, en serio.

Anuncios

G.P. Potitos Nutribén.

El ciclismo es deporte de patrocinios, equipos y carreras se han llamado como su padre, “Dormilón”, “Relax”, coño, vamos a exigirles pelea y resulta que con una fábrica de colchones patrocinando lo suyo es dedicarse a la siesta, sobre todo a esas horas, imaginaros que ponéis teledeporte un sábado por la tarde y echan ciclismo y no tenis, raro sí, pero echarle imaginación, y resulta que la carrera se llama Gran Premio Potitos Nutribén, descojonante eh?, pues….

Pues no tanto quizá, este tópic está dedicado a antiguas carreras del calendario español, carreras que en la mayoría de casos no se disputan desde hace años, algunas apenas fueron meros buenos propósitos, que no pasaron de una o dos ediciones, pero lo importante es que ahí quedaron, para que ahora, por ejemplo, pueda cubrir el expediente y hacer esta entrada.

Por ejemplo, hubo una época en la que el ciclismo parecía empeñado en unir ciudades, todavía se hace claro, más que nada porque correr por la misma es más aburrido, que si “Burdeos-París”, que si “París-Niza”, que si “Eneco-Tour”.. España hizo su intento de carrera entre dos ciudades, pero no cuajó, aquí somos más de coger una Comunidad y darle vueltas hasta cansarnos, se hizo una Madrid-Valencia, una Bilbao-San Sebastián y alguna más, pero también una Barcelona-Madrid, que vivió cuatro ediciones, curiosamente la primera de ellas, en el 32 se la llevó un italiano, un tal Luigi Marchisio.

1944, en plena dictadura franquista se celebra una prueba a favor de los divorcios, el “Gran Premio Liberación”, Delio Rodríguez se impone, se llevó también la segunda y última edición disputada un año más tarde, el premio se rumorea que fueron sendas maletas tanto para mujer como para suegra.

Han sido tantas las carreras que nacen y desaparecen que en 1950 alguien tuvo la idea de hacer una carrera y dar oportunidad a que se trasladara cómodamente en años sucesivos, el “Gran Premio Desmontable”, con victoria para un tal Andrés Trobat, mas la idea no cuajó, no volviéndose a celebrar nunca más.

Los comienzos de muchas carreras suelen ir de la mano de grandes diarios deportivos, España tuvo también sus ejemplos, entre los menos afortunados y menos conocidos uno un tanto narcisista, el “Gran Premio Marca”, organizado por el “AS” obviamente, venga no, por el “Marca”, mas sólo conoció sendas ediciones en los años 47 y 48, con triunfos para un galo, Camilla, que luego pudo dedicarse al negocio de las mesas, y un español, Miguel Poblet.

“Dices tú de crisis”, en los ochenta sí que había crisis, tanta que se sacaron de la manga una carrera para invitar a los españoles al ahorro, la “Hucha de Oro”, Juan Fernández se llevó la primera en el 84, se mantuvo la carrera hasta el 92, mas parece que todas las compró Goirigolzarri, a medias con Pamela Anderson, poseedores de quizá las más envidiadas huchas de los últimos tiempos.

Pero no nos engañemos, España es tierra de Vueltas, aquí si no tienes una vuelta pintas menos que Solbes, qué narices, ¿Qué hay Vuelta a España?, pues nada, la Vuelta a Empurdan, que anda que no tuvieron que dar vueltas, damos vueltas hasta a los valles, como en la “Vuelta al Valle de Leniz” que se llevó Federico Ezquerra en el 34, ¿Qué nos apetece escalar pero no nos apetece una gran distancia?, pues hasta hubo una “Vuelta a la Montaña Central de Asturias” y si hasta eso nos parece dar mucha vuelta pues nada, puede que prefieras la “Vuelta al Puerto de Vitoria” que tuvo tres ediciones en los años 20, felices ellos, y cuyo primer ganador fue Jaime Janer, anda que no tuvo que estar harto de subir y bajar el mismo puerto en semejante “Vuelta”.

Si hasta Vinaroz ha tenido su propia vuelta, para superar esto sólo se me ocurre crear una Vuelta a la panadería de la esquina, con etapas en el estanco y en los bares que pillen de camino, bien, este es el pequeño resumen de las carreras con los nombres más curiosos que ha vivido la historia del ciclismo español.

Alomar

Acabamos por el principio, “Potitos Nutribén” suena del todo a cualquier cosa menos a carrera ciclista, el ciclismo es deporte de machos, no de críos…. Pues error chicos, porque de potitos no será el rudo arte del ciclismo, pero de muñecas sí, en 1966 se disputó la primera edición del “Gran Premio Muñecas Famosa”, ganada por Jaime Alomar, podium en la imagen, y donde el mítico Txomin Perurena hizo segundo, hay reservas sobre si la fecha coincidió con una Nochebuena de amor o una Navidad jubilosa, pero seguro que el mensaje era feliz, al menos el del ganador.

Eluveitie para la postdata, suizos ellos, folk metal, llegan a cantar parte de sus temas en galo antiguo, por lo general su estilo es bastante oscurillo, con bastante base de death metal, nacidos a comienzos del presente siglo tienen algún que otro tema que la verdad, no está nada mal, como este “Brictom”

A %d blogueros les gusta esto: