Archivo

Posts Tagged ‘Edad Moderna’

“Poner los cuernos”, la expresión sin origen.

Hay expresiones cuyo origen histórico está más que claro, bicoca por ejemplo, no hay duda alguna, o carajo, hay otras que ya suscitan alguna que otra duda, hay varias versiones, siempre una más lógica, pero vaya, que hay cierta polémica, nunca grande, nadie se pelea en el bar por el origen histórico de una palabra o expresión, nos peleamos en el bar por motivos más justificados, leer el “Marca” por ejemplo, pero no por chorradas.

Sin embargo si hay una expresión cuyo origen es desconocido por completo esa es “poner los cuernos”. Supongo que todos sabemos a qué nos referimos cuando decimos eso de “poner los cuernos”, Pepe está casado con Marisa pero le come el pepe a la vecina, ser infieles, sin más. ¿Por qué digo que no se sabe el origen?, pues porque cuando encuentras decenas de posibles orígenes, a cada cual más dispar, es evidente que no se sabe a ciencia cierta, y la ciencia tiene que ser cierta.

Leer más…

Patente de pernada o algo de corsos y sus derechos.

Voy a hablaros hoy de dos expresiones, “Derecho de pernada” y “Patente de corso”, dos expresiones que se usan en similares circunstancias, a saber, que puedes hacer lo que te salga de los witos, sin que nadie te lo impida ni que el hacer las cosas te traiga consecuencias, bien, está claro el sentido de ambas cosas, es más, nos pueden sonar de dónde vienen, pero ojo, que hay mucho mito aquí.

Aunque vienen a significar lo mismo su origen es, evidentemente, muy distinto, vamos con la primera, a la que dedicaré poco tiempo, “derecho de pernada”, algo que hemos visto en cine, por ejemplo en “Braveheart”, el señor, siempre un hijoputa, va a la boda de la parejita encantadora y reclama su derecho a yacer con la novia en su primera noche de casada, a ver, concretemos, “yacer”, significa “zumbársela”, pero, ¿realmente sucedía esto?.

Leer más…

“Los Tudor”, de verdad, no es tan mala.

Toca hoy hablar de “The Tudors”, en cristianés “Los Tudor”, serie producida entre otras por Showtime, cadena responsable entre otras de la exitosa “Dexter”, sale de la pluma de Michael Hirst, auténtico especialista en cosas de época medieval, es responsable de “Elizabeth, la Edad de Oro”, “The Borgias” o “Camelot”.

Los Tudor

Entre que la historia que cuenta es más o menos de las conocidas y que la han pasado por La Primera el argumento es conocido, la vida en la corte del Rey Enrique VIII de Inglaterra, sus polvos con diversas cortesanas, sus esposas, las seis, su consejo, sus políticas, sus aventuras con la Iglesia de Roma, básicamente eso es, al contrario de lo que sucede en series como “Roma” aquí el pueblo llano practicamente ni aparece o lo hace como meras excusas.

El reparto eso sí es de campanillas, Jonathan Rhys-Meyers, Sam Neill, Maria Doyle Kennedy (que fue la única premiada del reparto y aparece también en la anteriormente citada “Dexter”), Joely Richardson o Peter O’Toole son los nombres quizá más reconocibles del plantel.

Mucho se ha criticado a esta serie por su falta de rigor histórico, seamos serios, pocas lo tienen, incluso la antes citada “Roma” es un cúmulo de falsedades históricas, eso sí, es mucho más verosímil, cierto, “Los Tudor” peca de poner al frente de los personajes a actores y actrices mucho más jóvenes y guapos de lo que eran en realidad, hago aqui referencia a “Las seis esposas de Enrique VIII”, serie de los primeros setenta donde sí, Keith Michell borda el papel de Enrique tanto físicamente, donde parece un calco, como en el carácter del Rey, eso sí, las esposas por ejemplo en esta serie aunque se parecen mucho más a los retratos son mostradas en pantalla mucho más subjetivamente que en “Los Tudor”.

Tiene la serie personajes realmente atractivos, como el Cardenal Wolsey (Sam Neill), protagonista de una de las escenas, al final de la primera temporada, más redondas de la serie, Tomás MoroTomás Moro (Jeremy Northam), perfecto ejemplo de cómo mostrar en pantalla los horrores y sufrimientos que causa y padece un hombre haciendo lo que cree correcto o Thomas Cromwell (James Frain, uno de los vampiros de “True Blood”), para mí el Personaje, con mayúsculas.

Otro gran acierto son las diversas ejecuciones, muchas de ellas fieles a más no poder a cómo sucedieron, las de Ana Bolena, Catalina Howard o Cromwell sirvan como ejemplo, esta última realmente espectacular, sí, la serie rebosa de violencia, sangre y crudeza, no es para niños, si a eso le sumamos que nos hartamos a ver culos y tetillas pues tampoco para Spielberg y su público familiar.

Vamos ahora con lo que no me gustó, alguna de las tramas desaparecen sin más, sin que siquiera haya una referencia que las de salida, por ejemplo, el Papa le pide al Rey Francis de Francia que invada Inglaterra, nada se sabe más ni de la invasión, ni del Papa ni del pobre Rey Francés, la historia del Cardenal Pole y de Francis Bryan, uno intentando tomar el poder en Inglaterra y el otro persiguiéndole por media Europa de repente desaparece, también los personajes claro, sin más. Otra cosa, más bien detalle, que chirría es la presencia de personajes que aportan bien poco como los de Anthony Knivert o el último embajador francés, con el agravante de que encima en sus respectivas temporadas aparecen en los títulos de crédito, cuando otros, como el embajador español, con presencia permanente no.

La serie tiene altibajos, la primera temporada, con el enamoramiento del Rey y Ana Bolena se hace un poco pesada con tanto “te quiero, no, yo a tí más”, la segunda para mí es la mejor de todas, quizá porque cambiamos el amor por ejecuciones, la tercera y la cuarta tienen mucho relleno pero no están mal, eso sí, contando conque entre ellas se pierden algunas tramas como ya dije antes, al abarcar tantos años sólo los personajes de Enrique y Charles Brandon (Henry Cavill) aguantan, aunque hay sorpresa final.

En fin, que si bien no puede ser tomada como una lección de historia sí que entretiene lo bastante como para verla y quizá gracias a ella interesarse por una dinastía, Los Tudor, que dio varios de los reyes más famosos de la pérfida, Enrique, su hijo Eduardo, que definitivamente rompió con el Catolicismo e instauró la Iglesia Anglicana, María, Bloody Mary, que volvió al Catolicismo a base de quemar gente, y Elizabeth, La Reina Virgen, que volvió a retomar el camino anglicano, tiene interés y la historia se cierra, podría haber seguido con los reinados de los hijos, pero decidieron tomar la vida del Papa Alejandro y sus cabrones hijos.

Para la postdata algo grande, Mercenary es una banda danesa que mezcla varios estilos, entre el power y el death melódico, me une a ellos una relación especial, de sus discos hay muchos temas que no trago ni don un litro de Absolute y otros que me apasionan, como este Isolation (The Loneliness In December), que seguramente entraría entre los 15 o 20 temas de mi vida, canción realmente potente, evocadora, cautivadora.

A %d blogueros les gusta esto: