Archivo

Posts Tagged ‘Dragonland’

Hasta este blog ofrece cosas buenas.

Ayer te dije que mañana (por hoy 😀 ) por fin encontrarías algo bueno en este blog, además de verdad, sin miedo a equivocarme, y no es que por fin haya encontrado la gracia de las letras o haya aprendido a juntar pe con pa para hacer pepa, es que simplemente hoy no hablaré de mí, al menos no directamente, sí de alguno de los blogs que más visito, seguramente alguno de ellos te guste, más probabilidades tienes de que te guste más que este, y coño, tú imagina que has llegado aquí a través de Google y te dices “pues vaya truño”, al menos dentro del truño tienes un par de salidas honrosas (y estas son mejores que las del bar, no tienes que pillarlas borrachas).

Chiste blog

El orden de los factores bla bla bla, así que para evitar envidias van por alfabetismo puro y santo.

Bajo otro punto de vista, actualidad en general, las últimas grandes noticias, opinión pura y dura, lo que más me atrae es lo claro que tiene todo el autor, y como te lo transmite, ójala yo tuviera esa facilidad, no es que comparta todo lo que dice, ni mucho menos, pero por eso es “otro” punto de vista, no el mío.

Caos Intrahumano, no sabría bien cómo describírtelo, originalidad quizá, literatura, vivencias, ráfagas de pensamiento, me resulta cercano, aunque a la vez extraño, la cosa es que creo que merece la pena “gastar” un rato para leerle.

Ciclismo 2005, veterano blog dedicado, obvio, al ciclismo, comenzó muy modestamente, pero poco a poco se ha ido haciendo un hueco bastante importante, uno de los blogs más influyentes en España sobre el tema, del autor dicen que es bastante prepotente, pero a mí me gusta bastante, de hecho suelo coincidir mucho en lo que dice.

Free Market, el liberalismo económico con cierto punto humanista, nuevamente no es que comulgue con todas sus ideas, porque no consigo ver tan claras todas las cosas que José Ignacio Lluch cuenta, pero se nota que habla sabiendo bien lo que dice.

Helicon, curioso blog, poesía, historia bien contada, cine, otras culturas, tremendamente variado y se nota que detrás hay alguien con criterio, es un blog que miro desde el complejo de inferioridad, sin duda.

Kátharsis, un par de ojos espectaculares te dan la bienvenida a la poesía, te diré algo que quizá te convezca para irte allí, no me gusta la poesía, pero ella sí, toda una cat_arata, desprende fuerza y originalidad y encima la chica es maja, ¿qué más pedir?.

La vida es cine, cine, por supuesto, estrenos, críticas, lo próximo en llegar, una manera cómoda de estar al día sobre lo que el séptimo arte nos ofrece, un blog bastante completo e interesante para todo cinéfilo.

Lascosasdeuncienpies, una debilidad mía, este tipo es un genio, sin más, podría hablarte de poesía, de Nietzsche, pero casi mejor callarme, ve y observa.

Marthisuy, está pelín vaguete últimamente, poco o nada tengo que ver con él, salvo que nos gusta la tele, vive lejos, piensa bien distinto a mí, es joven y yo un carcamal, quizá por eso le lea regularmente, por buscar de nuevo lo distinto a ver si por fin sé quién y cómo soy yo mismo.

Nascaranda, Plared, un tío especial, con una clase impresionante para transmitirte lo que siente viendo una peli, gracias a él descubro clásicos de vez en cuando, además de tener unos comentaristas de lujo el muy cabrón.

Sendas en el Margen, pon una cita en tu vida, te seré sincero, no entiendo la mitad de las que pone, pero siempre consigue que al menos lo intente, como seguramente tú tengas más muebles en la cabeza creo que debieras acudir en cuanto puedas.

Posdata, lo peor quizá de la entrada, pero a mí, qué coño, me gusta, Dragonland el grupo, “Cassiopeia” el tema

Anuncios

LLamando a las puertas del cielo.

En los últimos años nos han ido sorprendiendo las noticias de la muerte del joven Frederick Nolf en Qatar, de Wouter Weylandt en el Giro, de Xavier Tondo entrenando, de la de Nolf nunca sabremos las causas ya que los padres se negaron a la posibilidad de la autopsia, sin duda traumática fue también la muerte de Frank Vandenbroucke, uno de los juguetes rotos del ciclismo, gran promesa otrora y luego estrella entre fugaz e intermitente, pero siempre con la genialidad de su lado.

Frank Vanderbroucke

Evidentemente no han sido ni los primeros ni lamentablemente serán los últimos en fallecer sobre la bici, bien compitiendo, bien entrenando, la lista sería enorme, mas el objeto de esta entrada es recordar ciclistas que murieron en circunstancias digamos “anormales”.

Sin duda una de las muertes en el ciclismo que más suele grabarse en la memoria es cuando sucede en carrera, la más famosa de la historia sin duda es la del británico Tom Simpson, subiendo Mont Ventoux, aunque no fue la primera del Tour, tal dudoso honor le corresponde a un español, Francisco Cepeda, bajando Galibier en 1935, pero después otros nombres se han sumado a la lista, quién no recuerda entre otros a Fabio Casartelli en el Tour del 95, a Manuel Sanroma en la Volta del 99 o a Andrei Kivilev en la París-Niza de 2003, incluso ruteros que hicieron sus pinos en pista, como Isaac Gálvez, no se libraron del maldito destino, muriendo en Gante en el 2006 en plena competición. Por cierto, el ciclista que involuntariamente causó la muerte de Gálvez, Dimitri de Fauw, se suicidó poco después incapaz de vivir con esa tragedia en la cabeza.

La de Simpson tiene doble lectura por supuesto, cierto es que murió en carrera, pero no fue por accidente alguno, sino por causa de las drogas, quizá fue el primer gran toque de atención sobre los peligros del doping, Jean-Pierre Monséré cierra este capítulo, no porque su muerte sea más importante, sino por la manera en la que sucedió, más bien por el maillot que llevaba en ese momento, el arcoiris, quizá con él comenzó eso que se llama “La maldición del maillot arcoíris” , apenas unos meses antes había ganado el Mundial de ruta, conmoción también tuvo la noticia porque el belga estaba considerado como una de las más firmes promesas del ciclismo de la época, promesa y realidad vamos.

Lo lógico y natural es que el ciclista muera en la vejez, de enfermedades varias, como Jaques Anquetil, muerto de cáncer de estómago en el 87, eso, la enfermedad, es lo que se supone que debe de acabar con nuestros días, aunque sea algo como la malaria en el caso de Fausto Coppi y circularan rumores acerca de un posible envenenamiento.

Los accidentes forman parte de nuestra vida con asiduidad, el tráfico siega muchas vidas año tras año, los ciclistas no pueden ser ajenos a esto, ya sea en plena flor de la vida, como Alberto Fernández o Ricardo Otxoa o ya retirados, como Jean Robic.

De accidente de tráfico murió también el campeón suizo Hugo koblet, aunque aquí se especula con la posibilidad de que no se tratara realmente de un accidente, sino de un suicidio, suicidio fue también el trágico final de otro gran campeón, Luis Ocaña.

Dos hombres y un mismo destino, trágico destino, Marco Pantani y José María Jiménez, ambos grandes escaladores, ambos murieron en circunstancias poco claras, no es vida fácil la del ciclista y eso en ocasiones conlleva una muerte temprana.

Los tiempos más remotos nos traen quizá la muerte del ciclismo más extraña, Ottavio Bottecchia, quien eso sí, sin plena confirmación, parece que murió a pedradas a manos de un agricultor francés.

Tampoco se han librado los sufridos corredores de la épica de la muerte en combate, François Faber, el luxemburgués que no quiso ser francés dio sin embargo su vida por el país galo, en 1915, al servicio en la legión extranjera, no fue el único, dos años después Octave Lapize se le unió en el dudoso honor, pero este tenía algo más de pedigrí, sirvió y murió en la aviación francesa.

Otros dos nombres más a sumar dentro de esas muertes de ciclistas que se alejan de lo “normal”, Michel Bon y Jean-Pierre Ducasse, ambos franceses y compañeros en el equipo Sonolor-Lejeune de 1969, equipo en el que entre otros militaba un belga de nombre Lucien y apellido Van Impe

Ambos tenían 24 años cuando dejaron este mundo, un 18 de febrero de ese 1969, Ducasse era un ciclista de cierto nivel, había sido por ejemplo segundo en la Vuelta a España dos años atrás, por detrás de otro grande, Jan Janssen además de haber sido a su edad dos veces ya campeón nacional de ciclocross, Bon era más nuevo que su compañero en el campo profesional y apenas había hecho nada destacado.

Ese fatídico 18 de febrero ambos se encontraban en su habitación, dentro del hotel de concentración de su equipo, en Villeneuve-Loubet, por causa de una pérdida de gas por parte de un aparato calefactor.

Curiosamente uno de los mecánicos del equipo, de nombre Lucien Goudermon se había librado por los pelos de morir a causa de otra fuga de gas.

Acabamos con las faldas, que también han supuesto muertes en el ciclismo, 1935, Henri Pélissier muere disparado por su compañera sentimental, aunque para trágica, para romántica, la muerte de René Pottier, el primero de nuestros protagonistas en morir en 1907, ¿la razón?, suicidio, por amor, porque el amor mueve la vida, y en ocasiones, las menos afortunadamente, mueve la muerte.

Dragonland protagoniza la postdata, suecos ellos, veteranillos ya, no es que hayan conseguido gran repercusión, pero tienen su encanto, hacen un power bastante conseguido, elementos épicos, bastante melodía, rapidez en algunos momentos, de ellos este bonito tema: “Beethoven`s Nightmare”

A %d blogueros les gusta esto: