Archivo

Posts Tagged ‘Aztecas’

La inevitable, pero mejorable, muerte.

Estaba yo pensando en cosas de líderes de opinión, cosas que claro, a ti, como simple mortal, se te escapan, qué se yo, por qué todo junto se escribe separado y separado todo junto, la tensión de las relaciones diplomáticas entre Formentera y Cabrera, la conveniencia o no de un tercer seno femenino en la espalda… cosas que alguien debe considerar para que avancemos como especie. Pues nada, estaba yo en esas cosas cuando reparé, como reparan los genios en las cosas, por casualidad, en que hay dos cosas ciertas en esta vida, una, cuando comes chorizo, no, no engorda, engordas tú, el chorizo adelgaza a medida que te lo comes, dos, todos moriremos.

Una cosa, si por lo que fuera tienes una muerte reciente mejor que no leas, soy de tomarme prácticamente todo a broma, soy además de usar poco el buen gusto, más bien soy zafio y malhablado, es probable que si tienes cierto dolor por la pérdida de un ser querido te sientas ofendido, también si eres de los que piensan que no está bien trivializar con estas cosas, como yo lo haré pues lo dicho, es mejor casi que pases del tema.

Muerte Hace poco estaba viendo una peli alemana, “Isenhart”, de esas de época medieval, no está mal por cierto, bien, en una escena condenan a muerte a un hombre, inocente por cierto, ¿cómo le “ejecutan”?, pues enterrado vivo, mas los muy cabrones encima le ponen un tubo en la boca, tubo que sale a la superficie, para que aun enterrado pueda respirar, muerte más cabrona difícil. Claro, viénete a la cabeza también “The Tudors” coño, en esos tiempos sí que sabían como putear al condenado, ahí colgándolos, descolgándolos, destripándolos, cortándoles los genitales, quemándoselos, de ahí al otro extremo, “Torchwood”, donde un alien en forma de tía buenorra literalmente te mata a polvos, la muerte deseada por todos.

Al final claro, morir te mueres, la cosa es cómo, con cuánto dolor, ensañamiento, pues nada, ya que nos vamos a morir al menos vamos a ver que en el fondo lo haremos de una forma casi indolora comparado con lo que ha habido en la historia de la humanidad, de esto se trata, de ver alguna de las muertes más horrendas que han sucedido.

Sin duda alguna una de las minas de oro para este tipo de cabronadas es la Edad Media, donde se inventaron multitud de aparatos y métodos de tortura, muchos de los cuáles tenían un inevitable desenlace fatal, imagínate, el preso tumbado e inmovilizado, se le coloca en el vientre una jaula, dentro una rata, empiezan ahí a tocarle los huevos a la rata hasta que esta comienza a escarbar en la carne, (algo parecido sale en la segunda temporada de “Game of Thrones”), muy agradable desde luego no debía resultar. “La doncella de hierro”, la hostia ya en lo que a crueldad se refiere, para quien no sepa de qué va el tema, imaginaos como una especie de sarcófago, donde es encerrado el “indeseable” de turno, ya sólo con encerrarle vivo ahí la cosa tendría su miga, pero es que encima el interior estaba lleno de puntas situadas en lugares estratégicos, que se clavaban en el reo, produciéndole inmensos dolores pero sin tocar puntos vitales, por lo que la agonía se prolongaba días.

Otra de la época, muy usada por la inquisición, meter al reo en un caldero y cocerlo vivo en plan caníbal africano, pero comenzando con el agua fría, para que durara el espectáculo, se calcula que pasaban hasta 20 o 25 minutos desde que comenzaba el guisado hasta que el preso moría.

Qué decir del empalamiento, famoso por haber sido el método favorito del verdadero Drácula, se colgaba al prisionero en una estaca, que se introducía por el ojo trasero, la estaca, afilada, iba abriéndose paso por el cuerpo del reo hasta causarle la muerte, pero ojo, siendo este, Drácula, el principal valedor de esta noble tradición no fue su inventor, ni mucho menos. Asiria, en la más remota antigüedad, parece ser la fuente de este método, utilizado también por Dario I, el famoso rey persa.

Otro curioso método es el llamado “la rueda”, simple, pero efectivo, se ataba al preso a una rueda de moler grano, metiendo luego rueda y preso al agua, al menos estos eran igual de crueles con ambos, que la rueda también se mojaba, evidentemente el prisionero se ahogaba sí, pero claro, al mismo tiempo el peso de la rueda iba haciendo su función, destrozarle literalmente, con lo que la putada era doble.

Mil y una, noches, sí, pero también heridas, cuando se habla de tortura china es referencia este método, sin duda, con precisión milimétrica el verdugo hacía eso, mil y una pequeñas heridas al pobre ajusticiado, de tal manera que ninguna de ellas resultaba mortal, pero entre todas y tomándose su tiempo, y la consecuente agonía del preso, lograban acabar con su vida, resultaba tan cruel que se reservaba sólo para casos especiales.

“Suplicium Ad Bestias”, también conocidísimo método, esto es eso de “a los leones”, toda una tradiciónde la antigüedad, sobre todo en la época del glorioso Imperio Romano, había múltiples variantes, o se echaba al preso sin más a la arena, o se le untaba además de algún tipo de reclamo para las bestias, o se les ataba a postes, otra cosa no, pero imaginación les sobraba, mala hostia también claro, por que encima achuchaban a los leones o animal salvaje de turno, para enfurecerles, todo esto con el público pasándoselo de cojones, cosas de las tradiciones, que todo lo justifican. Quizá lo que menos conocido sea de todo este asunto sea que el animal que mataba y devoraba al preso luego era sacrificado también, al considerarlos ya “impuros”, claro, es que para lograr la pureza de alma, espíritu o lo que sea no había nada como zamparse unas pipas viendo devorar al cristiano, ojo, al respecto de esto, decir que ni mucho menos los cristianos fueron los usuarios en exclusiva de los banquetes de los jugadores del Athletic, no, fue algo bastante común y generalizado con todo tipo de gente.

En fin, que esto da para la leche, pero tampoco es plan de torturaros, comentar por encima pues eso, el famoso garrote vil, la hoguera, la decapitación, uno muy curioso, desendestinar vivo al preso, uno que se practicó en la gloriosa conquista española de América, sacar fetos a las nativas embarazadas y quemarlo delante de ella, desollar viva a una persona (o sea, quitarle la piel), aplastamiento por elefantes, meter vivos a varios presos en la estatua de un toro y pegarles fuego (toro de Falaris), el famoso sacrificio visto en “Apocalypto” (solo que era practicado por los aztecas y no por los mayas)..

Hoy en día siguen produciéndose casos realmente acojonantes, y dejamos ya el tono de broma, muchos, mafias de todo tipo, señores de la guerra, si algo sobra son cabrones, pero hay un caso particularmente sangrante para mí, las lapidaciones, legales, que se producen en algún que otro país donde rige la ley de la Sharia, ley que claro, es interpretada como le sale de los witos al juez para hacer eso, legal, una de las más inhumanas formas de acabar con la vida de una mujer, porque claro, casualmente siempre son mujeres, pero, hay que respetar todas las culturas, eso se dice ¿no?.

Iced Earth para la posdata, el tema: “Horrorshow Dracula”

Las “mentiras” de Gibson.

“Apocalypto” es una más que entretenida película, a pesar de ser en VO subtitulada, más que nada porque los diálogos no es que sean el fuerte de la cinta, hay bastante controversia alrededor de lo que Mel Gibson narra en el film, empezando por los sacrificios, donde parece ser que se pasa un par de pueblos, los Mayas, que es en teoría la cultura de la que trata la peli, no debían de hacer sacrificios de ese tipo, sino en plan más seleccionado, con los mejores guerreros enemigos nada más, estos sacrificios, tal y como se cuentan en la peli, parece que eran más propios de los aztecas que de los mayas.

Apocalypto

El otro gran fallo de Gibson es mostrar la llegada de los exploradores españoles, que no coincidieron en realidad con la cultura maya, sino varios siglos después de que esta civilización desapareciera, no los mayas claro, que aun los hay, sino su civilización como digo, lo que se muestra en la peli, dominando la región y eso.

“Braveheart”, también del mismo director, tiene varios errores históricos, de personajes, de edades, cosas comunes a otras muchas pelis y series, pero quizá lo más fragante sea lo mismo que le pasaba a “Gladiator” , las pintas que les dan a los escoceses, con faldas y tal, la vestimenta tradicional escocesa pero que al parecer no se usaba en esa época, sino que comenzó a hacerlo siglos más tarde, también salían pintados, cosa que tampoco se estilaba ya, sino que era cosa más de sus antepasados en la Edad Antigua, para hacernos una idea es como si en un una peli de la Guerra de Independencia española salieran los soldados españoles con traje y corbata o que en una de la II Guerra Mundial los japos vistieran como samuráis.

Braveheart

Pero dejamos a los escoceses y centrémonos en los salvajes, incivilizados y violentos mayas de Gibson.

Mel Gibson nos presenta una historieta más o menos entretenida como excusa para alardear de escenarios grandiosos y selvas exuberantes. Su asesor histórico, Richard Hansen, pasa por ser uno de los arqueólogos más famosos del área mesoamericana y está especializado en los antiguos mayas. Como director del centro monumental de El Mirador, ciudad del preclásico que vivió un gran esplendor allá por el 400 a.C., ha ganado gran prestigio internacional y ha sido financiado por el National Geographic y el Discovery Chanel. La influencia de Hansen en la cinta de Apocalypto ha sido fundamental y la comprobaremos más adelante.

Como bien hemos dicho la violencia es extrema, me parece bastante acertado no obstante, para llamar poderosamente la atención sobre el espectador que asiste desconcertado al encuentro con una naturaleza que no se corresponde con el paradisíaco Cancún (que en realidad es la excepción en una costa de manglares y tiburones) y una gente salvaje alejada de los idealizados mayas poetas y astrónomos. Efectivamente, los mayas no debieron ser tan bravos pero tampoco se quedaron a la zaga de los aztecas (que por su composición socio-estatal el componente bélico era de vital importancia). El tema de los sacrificios en sí, los cautivos pintados de azul subiendo a la pirámide por una arquitectura efímera de madera en el lateral, los verdugos con mascaras de divinidades, los cuerpos mutilados descendiendo por la escalera frontal del edificio a la gran plaza,.. Todo está bien tratado.

El tema del desfase cronológico es de los más discutidos por los críticos de Gibson, que a su vez tocó de lleno a Hansen. La pauta la marca la aparición de los españoles al final de la película. La primera incursión de nuestros recios antepasados en tierras mayas sucede con la expedición de Francisco Hernández de Córdoba en 1517. A estas alturas del partido los mayas hacía varios siglos que habían abandonado la vida de las grandes ciudades por lo tanto chirría encontrarse un estupendo centro ceremonial con arquitectura monumental en el norte de Yucatán en el siglo XVI. La monumentalidad arquitectónica, característica del Preclásico terminal y el clásico, cuyo máximo exponente es El Mirador, que además está en el Petén, se ve reflejada de forma falseada en la orografía urbana de Gibson. A su favor hay que decir que los estilos arquitectónicos, monumentalidad aparte, están bastante conseguidos y concuerdan con el norte de la península de Yucatán, las pinturas murales y la decoración de estilo “puuc” con algún mascarón son fieles a la realidad pues están copiados de varios sitios arqueológicos. Observamos entonces que Mel Gibson hizo un totum revolutum con las informaciones de Hansen.

Para terminar este gran tostón me gustaría llamar la atención sobre otra cuestión que apenas se comenta, la contraposición campo-ciudad, que podemos discutir si es una idea moderna o no pero en esta película aparece con un cierto anacronismo. Vamos a ver, estaba claro que las grandes ideas siempre tienen que aparecer en los trabajos de los directores, esto es cine, la libertad, la justicia,.. Han falseado desde siempre el discurso de los grandes protagonistas. La ciudad maya se nos presenta caótica, esto es cierto a simple vista, pero un centro tan grande tened por seguro que estaba planificado en un orden de cosas que a los occidentales de a pie nos cuesta comprender. Los moradores de la ciudad viven de espaldas a la selva, pero la deforestan para obtener el estuco con el cual recubren sus edificios, se ve muy bien la obtención de la cal cuando entran en la ciudad. Aquí lo que vemos es la materialización de la teoría de Richard Hansen según la cual los grandes centros se colapsan cuando violan su entorno natural y rompen el equilibrio de sostenimiento del medio. Es una teoría plausible desde el punto de vista histórico para la cuenca de El Mirador y otras regiones, pero no explica por sí sola el colapso de la cultura clásica maya, en otros lugares la guerra encaja mejor. Esto ya nos hace pensar en nuestro cambio climático actual. Al final de la trama el protagonista se interna en su bosque y encarna el espíritu libre de sus antepasados, entonces se mueve en el terreno que él mejor conoce y sus perseguidores, aunque con mejores armas y siendo guerreros profesionales, se ven sorprendidos. Es en fin, una pequeña manipulación del espectador, pues todos estaremos de acuerdo en apoyar la huída de Ronaldinho y la revancha que se toma, al final tenemos la sensación de que nosotros mismos fuimos invadidos por los romanos y ahora debemos romper las cadenas de opresión del imperio del momento. Pero bueno, podemos sacar algo positivo de todo esto, los indígenas no son todos iguales, tienen sus élites, se hacen la guerra entre ellos,.. Por lo tanto hay que olvidarse de Cortés y sus 300 españoles, y pensar más en todos los pueblos de indios que tenía detrás, así la conquista la posibilitan los propios americanos.

Posdata, Daniel Heiman (voz) y Fredrik Olsson (guitarra), son dos de los miembros de Lost Horizont, les dio un día por montar un grupo paralelo, Heed, bien, estamos sin duda ante un proyecto acojonante, de verdad, unos monstruos, sólo han sacado un disco, pero qué disco ese “The Call”, y qué temazo “Enemy”.

A %d blogueros les gusta esto: