Archivo

Posts Tagged ‘Aidan Gillen’

Y murió el cabronazo, qué gustazo.

Bueno, retomamos el noble oficio de la genial crítica televisiva, no obstante como se os nota faltos de sexo lo primero será un relato erótico, pero nada de concesiones líricas, un relato erótico real, en el que cualquiera de vosotros os podáis sentir identificados.

“Va Flanagan y pilla con una jambona, la desnuda, se baja los calzoncillos, escondiendo los restos de mostaza y se la endiña, FIN. Es que hacía dos meses que no pillaba”.

Voy a hablaros de “Juego de Tronos”, de su cuarta temporada. Cuando hablé por primera vez de la serie ya hablé de “historia de la televisión”, ya está claro.

Leer más…

War is coming.

Bueno, esto va de la segunda temporada de “Game of Thrones”, es la última entrada que escribo antes de irme de vacaciones de julio, aunque claro, posiblemente cuando salga a la luz estemos en octubre, (al final me quedé corto 😀 )da igual, que una cosa, primero te pongo los títulos de crédito, le das al play y sigues leyendo.


Leer más…

La política y “The Wire”

Ya hablamos en su momento de “The Wire”, hablé también de su comisaría y de las calles de Baltimore, hoy le toca el turno a la política.

The Wire, politica

El tema de la política en la serie aparece en meros esbozos en las dos primeras temporadas, aparece a lo grande en la tercera (a mi juicio la temporada más redonda de
“The Wire”), y ya no deja la serie hasta que esta finaliza, ya te he contado que esta serie me parece la mejor de la historia de la televisión, David Simon realmente parió algo muy grande, capaz de mezclar realismo, acción, grandes personajes, retrato social y muchas otras cosas como nunca antes se había hecho, pero sin duda también en la serie hay mucho de denuncia, denuncia al sistema, a la sociedad actual, a las corrupciones, es quizá cuando Simon nos muestra la política cuando tira más a la parte de crítica y denuncia, aunque lo haga de una manera superinteligente y con gran clase.

Porque si cuando retrataba a la policía y retrataba a las calles también metía mucho de denuncia social al menos perfilaba personajes que a su manera no dejaban de tener cierta moralidad, aquí ya esta escasea, escasea en prácticamente todos los niveles, y cuando no escasea el mensaje es todavía peor, durante las dos primeras temporadas sólo asoma el tema al mezclarse en una investigación sobre drogas el senador ‘Clay’ Davis (Isiah Whitlock, Jr.), también, aunque sin poner rostros, en las presiones que reciben los mandos policiales, Burrell, Rawls, Valchek y demás, todos ellos más preocupados por cumplir cifras como sea para lograr sus respectivos ascensos que de otra cosa, tras presentarnos la lucha bandas y el puerto de la ciudad llegamos a la tercera temporada, llegamos al ayuntamiento de Baltimore.

Ahí tenemos al alcalde, Clarence Royce (Glynn Turman), corrupto, putero, el típico alcalde que la pantalla suele mostrar cuando quiere que nos llegue lo peor de la política, lo único que importa es lo que llegue al votante, la imagen, los números, bajo el paraguas de la integridad y la moralidad, del trabajo por y para el pueblo, del servicio a la comunidad, de lo que siempre nos cuentan los políticos de todo el mundo, encontramos la mayor de las bajezas morales, detrás de él dos concejales para controlar la labor policial, ‘Tony’ Gray (Christopher Mann) y al gran protagonista de la historia esta, ‘Tommy’ Carcetti (Aidan Gillen de “Game of Thrones), estos están en la comisión de control policial y son los que exigen los números de detenciones y resoluciones de casos, disminución de violencia etc. a la policía, digo números porque eso es lo que importa, las estadísticas, si un asesinato no se denuncia ya no es un asesinato.

Resulta que el concejal Carcetti es blanco, blanco en una de esas ciudades de mayoría negra, su gran anhelo es ser alcalde, su gran virtud que realmente quiere arreglar las cosas, es un tío íntegro, comprometido con el pueblo, pero no cara a la galería, como el senador o el actual alcalde, no, este realmente quiere servir a sus ciudadanos, su gran problema, ese, que es blanco, como le responde su asesora de campaña cuando él le pregunta el por qué no puede ser alcalde, “simplemente porque tienes el color equivocado”, así que nuestro íntegro candidato empieza a hacer pequeñas triquiñuelas para lograr su objetivo, como mentir a su colega y amigo Gray (este sí, negro) para que se presente y así dividir en lo posible el voto de esta comunidad.

Pequeñas cosas, necesarias como mal menor en pos de una meta tan altruista y generosa como es la suya, lo consigue, gana las primarias y gana las elecciones (esto último parecía cantado) y ahí comienza la gran crítica de Simon, la genial crítica de Simon, cuántas veces hemos oído eso de que “el poder corrompe”, aquí no hay excepciones, pero la manera de contarnos la carrera de Carcetti al frente del ayuntamiento, el cómo sus metas al llegar se diluyen y acaba siendo casi una imagen de su antecesor es algo digno de ser recordado y digno de ser visto, porque te lo cuenta de una manera en la que no sólo entiendes los actos de Carcetti sino que incluso le disculpas, le comprendes, casi te dices que “no le queda más remedio”.

No es el único íntegro que sale en esta historia, tenemos a Cedric Daniels (Lance Reddick, “Fringe” ), al que ya vimos en la comisaría, él fue el elegido para comandar la nueva división de crímenes especiales de la policía, con su pasado oscuro sí, pero honrado y trabajador, preocupado por resolver los casos (aunque al principio tuviera sus reparos ante las presiones que recibe de arriba), es más o menos el alma gemela de Carcetti, este obviamente se fija en él y logra darle la responsabilidad máxima, aunque sea compartida con algún hombre más o menos de paja, de la policía de Baltimore cuando llega a la alcaldía, este, al contrario que Caretti no cambia, o no lo hace suficientemente, su destino evidencia una realidad deprimente, o vives para el sistema o no tienes cabida en él.

Debo comentar algo acerca del senador Davis, resulta que Daniels está liado con Rhonda Pearlman (Deirdre Lovejoy), durante tiempo ésta, apoyada por un costoso trabajo policial, logra cimentar un caso de corrupción contra el senador, resuelto de una manera en la que Simon nos escupe a la cara, nos escupe dejándonos claro que por mucho que critiquemos el sistema político al final somos tan gilipollas que nos lo creemos, nos encanta que los políticos nos engañen y nos mientan, mientras repartan alguna migaja, migaja que no deja de salir de nuestro bolsillo, esta historia, la del juicio del senador, es de lo mejor de la serie, sin duda.

En este tema, la política, es donde Simon se muestra más “rabioso”, quizá porque de todo lo que trata en “The Wire” es sin duda lo que menos le gusta, crítico habitual del sistema y de cómo este lucha contra la droga, sistema que definió como “equivocada, destructiva y deshumanizante”, pero toda esta rabia y todo el buen hacer de David Simon ha dado como resultado también cosas curiosas, como la historia de Jón Gnarr, excomediante y puesto como alcalde de Reykjavik por los votantes de la ciudad como muestra de su desapego a la política tradicional, una de las primeras medidas anunciadas por Jón fue dejar claro que no haría pacto alguno con alguien que no se hubiera visto las cinco temporadas de “The Wire”, tal excentricidad aparente lo deja de ser cuando ves la serie, cuando te das cuenta de lo que es, todo un tratado sociológico de la corrupción humana, una serie de ficción que muestra la realidad mejor que cualquier documental.

Antes de acabar me gustaría avisarte, si no me sentiría culpable, de que aquí, en esta entrada, hay multitud de “spoilers”, ya sé que estas cosas se avisan antes, pero si te lo aviso no lo lees, discúlpame, al final comparado con los políticos esto no es nada, pequeñeces.

Ahora sí, posdata, Helloween, “Kill It”, de “Gambling with the Devil”:

“The Wire”, la mejor serie de la historia.

Sonará pretencioso, series en la televisión ha habido muchas, miles, de ellas posiblemente no habré visto ni el 0,001 %, de las que he visto muchas me han gustado, casi todas por cierto de la misma cadena, esa bendita HBO que es como un oasis, esa referencia casi infalible de que vas a ver algo que merece la pena, qué decir de series como “Roma”, “Hermanos de Sangre”, “Carnivále” , “Los Soprano”, “Deadwood” , “The Pacific” o “A Dos Metros Bajo Tierra”, muchas de estas auténticas obras maestras, pero sinceramente ninguna a la altura de “Bajo Escucha”, que es como se ha subtitulado “The Wire” en cristianés, es más, si algo tengo bastante clarinete es que es muy difícil que vuelva a ver algo tan bueno como “The Wire” en mi vida.

The Wire

¿Cómo alguien como yo puede hacer justicia a esta serie hablando de ella?, complicado, sobre todo sin destriparla para quien no la haya visto, ¿de qué va “The Wire”?, pues a lo largo de sus cinco temporadas trata sobre Baltimore, Maryland, el llamado “vertedero de América”, habla sobre su policía, sobre sus drogadictos, sobre sus mafias, sobre sus políticos
, sobre su puerto, sobre sus escuelas, sobre sus medios de comunicación, sobre sus cárceles, sobre sus calles, sobre sus entrañas en definitiva.

¿Qué no veremos?, pues no veremos a una serie de policías supersexys, superinteligentes, dotados tanto de medios como de culos perfectos, no veremos como en 50 minutos se resuelve no ya un caso, sino los que haga falta, en su lugar veremos policías que las pasan putas para avanzar en las investigaciones, con caras reales, algunos son gordos, otros calvos, otros feos, se emborrachan, roban, se preocupan más de escaquearse de los casos que de resolverlos, con un sueldo bajo que les hace pensar más en echar horas extra que en otra cosa, con superiores que falsifican estadísticas para contentar al poder político, que torpedean investigaciones para evitar que progresen, enfrente tenemos a los perseguidos, las pequeñas, no tanto por cierto, mafias de la droga de la ciudad, cuyos miembros no cantan a la primera que se les investiga, que piensan, que sienten, que aman, encontraremos desde el más tirado de los yonkis hasta el cabecilla de la organización.

Ellos son los grandes protagonistas, como dije hay más, no deja de ser una serie coral, donde hay episodios en los que en teoría el protagonista o no sale o no lo hace apenas, por no enrollarme más de la cuenta, lo que realmente importa, te la crees, no tienes ni puta idea de cómo funciona realmente una redacción de un periódico, pero te crees que bien pudiera ser así, no sabes cómo funcionan realmente la clase política, aunque te lo imaginas, pero todo lo que les pasa en la serie vamos que te lo acabas creyendo, es ficción claro, pero tan real como la vida misma.

Y es que los guiones son perfectos y el casting acorde, sólo así se construyen personajes como Omar Little (Michael K. Williams, “Boardwalk Empire” ), el Robin Hood de las calles de Baltimore, Jimmy McNulty (Dominic West, “300”), el policía tenaz e inteligente, pero borracho y mujeriego, su compañeros Bunk (Wendell Pierce, “Treme”) o Lester Freamon (Clarke Peters ), el buscavidas de “Bubbles” (Andre Royo, “Party Down”), el populista y corrupto Clay Davies (Isiah Whitlock, Jr.), senador protagonista de para mí una de las escenas más redondas de la serie, cuando está siendo sometido a juicio con jurado, prácticamente todos, de las decenas de personajes, están esplendidos, creíbles, alejados de tópicos, con sus “aqueles”.

Es extraña en su desarrollo, digamos que en cada temporada entran en una trama, algunas duran el resto de las series, otras nacen y mueren en la misma temporada, la primera nos adentra en la lucha entre la policía, el equipo de Daniels (Lance Reddick, “Fringe”) y la banda de uno de los cabecillas del tráfico de droga de la ciudad, Avon Barksdale (Wood Harris “The Heart Specialist”), la segunda nos muestra el trapicheo en los muelles de Baltimore, comandado por el presidente del sindicato de estibadores Frank Sobotka (Chris Bauer, “True Blood”), pasamos luego a la política y la carrera del concejal Carcetti (Aidan Gillen, “Juego de Tronos”) entre otros, seguimos por el sistema escolar, con chicos como Michael Lee (Tristan Wilds, “90210”) y acabamos en la redacción de un diario local, en el que hace de profesional editor “Gus” Haynes (Clark Johnson, actor pero también director de varios capítulos de la serie o de “The Shield”, donde también hace un papelito ocasional), pero como hay tanta subtrama y tanta chicha es mejor que otro día me ponga a contaros con más detalle cada una de las historias.

Si esperas una serie facilona, que te sea fácil de seguir, con los buenos ganando y los malos en la cárcel olvídate de “The Wire”, si quieres adentrarte en lo más profundo de las miserias de la sociedad actual, si quieres reflexionar, si quieres en definitiva quedarte con la realidad dale una oportunidad, si ves dos capítulos y te aburre es que estás llamado para “CSI” o “House”, o quizá incluso para “Bandolera”, lo bueno en este caso es que series de esas tienes en la tele a todas horas, eres un afortunado, yo me siento vacío, porque sé que ”The Wire” es como la suegra perfecta, está la de mi mujer.

Acabo, en todos los episodios, tras la entrada y los títulos de crédito, aparece una frase, una frase que luego dirá un personaje a lo largo del capitulo, la mayoría geniales, me quedo con una, que sale en boca del detective de homicidios Bunk, “Cuanto más grande es la mentira, más se la tragan”.

Si la serie es de lujo no lo es menos, Therion, suecos, han ido tocando durante su carrera varios palos, death metal, gothic metal, sinfonic metal, en definitiva son tremendamente variados, suenan variados porque también son de ir cambiando de vocalistas en sus temas, de ellos este precioso “Lemuria”:

“Game of Thrones”, historia de la televisión.

Impresionado, lo reconozco, tú ponte en situación, sales de fiesta, en medio del local distingues una jamba de esas que te hacen babear, te imaginas con ella, insuperable, luego casi siempre acabas decepcionado, tiene granos, “le da asco”, es más, muchas veces es mejor irte con una que tenga menores perspectivas, pero que al final es fácil que supere a la jambona en prestaciones.

Juego de Tronos

“Juego de Tronos” es la jambona de la disco, y esta es su intro, de las mejores que he visto (intro por cierto galardonada):

Más que la intro son las críticas las que te hacen querer follártela enseguida, disfrutar de semejante serie a la que sitúan casi a la altura de “The Wire” , la mayor mozalbeta que te has tirado en tu vida, casi a la altura de “Los Soprano”, que también te hizo gozar de lo lindo, la pone por encima de grandes putas como “A Dos Metros Bajo Tierra”, “Deadwood” , “Roma”, “Hermanos de Sangre” o “Carnivále” , putas capaces de hacerte disfrutar de cada minuto en su compañía, qué gran putetxe la HBO, parece que solo quiere follarte, pero la muy puta enamora.

Y lo hace poco a poco, como en “Juego de Tronos”, de más a menos, dejándote entrever cosas, poniéndote a tono, cachondo, subiendo la exigencia episodio a episodio, hasta el climax final, la gran corrida, el “cagoenlaputa, qué pasada”, y aun así, dejándote totalmente satisfecho, te queda con ganas de más, sin saber qué coño vas a hacer para esperar su vuelta.

Porque sí, mis señores y señoras, aunque dudo que ninguna dama siga leyendo a estas alturas, estamos ante una serie que hará historia, quizá no goce de grandes audiencias, porque lo que mola es bazofia como “Hispania”, quizá incluso no acapare premios, da igual, dentro de 30 años “Juego de Tronos” estará a la altura no ya de las mejores series de televisión, sino incluso metiendo en el saco el cine, porque sí, es un polvazo de serie.

No os cansaré hablando del argumento, basado en una novela de George R. R. Martin, simplemente coged un poco de “ESDLA”, mezclarlo con “Los Tudor”, quitarle todo atisbo de romanticismo, de honor, de heroísmo, ponedle gente follando y hablando como folla y habla la gente de verdad, ponedle diálogos que merecen muy mucho la pena, ponedle fantasía, miedos, traiciones, personajes construidos, actores acordes con ellos y sobre todo una factura técnica impecable, que hace la cosa totalmente creíble, chupas sus tetas siliconadas pensando que son de verdad.

“Game of Thrones” es una serie creada por David Benioff y D. B. Weiss, entramos ya en el apartado de “quiénes son los que le dan vida”, el reparto es amplísimo, un casting realmente currado y acertado, el más reconocible es sin duda Sean Bean, que da vida al Señor del Norte, Eddard «Ned» Stark, junto a él Mark Addy (El Rey), Emilia Clarke (increible como Daenerys Targaryen), Nikolaj Coster-Waldau, Peter Dinklage, en uno de los personajes más interesantes de la serie y de los que te dejan huella, Aidan Gillen (visto en la gran “The Wire” ), Kit Harington o la chiquita Maisie Williams.

Apartado aparte merecerían los guionistas, que nos ofrecen diálogos currados, originales, nada previsibles y nada trillados, es otro de los grandes puntos a destacar de esta maravilla.

Por poner una pega, después de un prometedor primer episodio la cosa baja de ritmo en los siguientes, pero vamos, mantiene el interés, eso sí, a partir de la mitad de la serie la cosa se desmelena, tú mismo, yo solo añado una cosa, “se acerca el invierno”.

Para la posdtada Edenbridge, austriacos ellos, le dan al gothic sinfonico, su primer disco publicose en el año 2000, de ellos este “Higher” de su último trabajo, “Solitaire”

A %d blogueros les gusta esto: