Inicio > Tonterías > Flanagan encuentra el amor.

Flanagan encuentra el amor.

Flanagan era un tipo de los de fiar, vasco como su nombre bien indica, como era vasco era noblote, buen tío, amigo de sus amigos, virgen, aunque todavía le quedaba tiempo para estrenarse antes de la media, los 41 años (yo ahí ahí, por los pelos), honrado a más no poder. Flanagan era tipo solitario pues, vivía con otros tres tipos solitarios en un piso de alquiler que le costaba un pastón, pero será por dinero hostias pues, que era vasco, no conocía el amor, había oído hablar de él, anduvo cerca incluso pero nada, ya había perdido toda esperanza.

Pero las cosas pasan cuando menos te las esperas, cierto día Flanagan se levantó y comenzó a hacer cosas de vasco cuarentón solitario y reprimido, escribir en su blog de líder de opinión, haciéndose pasar por tipo molón y simpático, alardear de su ajetreada vida sexual, de que al hacer albóndigas y al follar no le ganaba nadie, a hacerse el entendido en materias como historia sobre las que no tenía ni puta idea.. Lo típico vamos. Después salió a la calle, iría al bar a leer el periódico, su única vida social, pero ese día ojo, ese día era especial, ese día salió como otros, pero…

amor callejero Flanagan salió a la calle, empezó a andar camino de la tasca, saludando a los vecinos y tal, giró la esquina y miró al suelo, vio algo que jamás había visto antes, el amor, ahí tirado, pequeñito, porque el amor crece con los años y hay que alimentarlo, llorando estaba el bicho.

Flanagan lo cogió con cuidado y le preguntó que qué le pasaba, “soy un amor perdido” le dijo, pobrecito, Flanagan se enterneció, pero ante todo recordó que era gilipollas, digo buen tipo, por lo que recogió el amor, lo acomodó en su pecho para que pillara calorcete y se fue para objetos perdidos.

“Miren, que estaba yo yendo a leer El Correo ahí donde Manolo cuando me he encontrado esto en la calle, es amor”, la encargada le preguntó que si se lo quería quedar y tal, “es que no es mío, se le habrá perdido a alguien, ¿y si lo están buscando?”, a todo esto el amor flipaba claro, mira que hay gente en el mundo y le toca el más tonto, le mira con sus ojitos amorosos (obvio puesto que es amor, si se hubiera encontrado un odio o un rencor cambiaría la cosa) y le suelta que el amor aparece cuando menos te lo esperas, en el sitio más insospechado, pero que cuando se le encuentra hay que aprovechar y quedártelo.

La encargada asentía, Flanagan le gustaba y aunque nunca creyó en el amor pues coño, que si se lo quedaba y como ella era a la primera que había visto no estaría mal que se enrollaran y eso, mas Flanagan era honrado, “es que no eres mío, yo ya tengo amor propio, poco, pero le tengo cariño”.

El amor, harto ya, les dijo que lo dejaran, que él era amor a primera vista y que a esas alturas ya no había nada que hacer, salió por patas, Flanagan y la encargada, que se llamaba Merikeit, se miraron y empezaron a comentar lo complicado que era el amor, que a la mínima se iba, oyeron un ruido, salieron a la calle, una hormigonera había atropellado al amor, dejando trocitos de cariño por ahí desperdigados.

“Nada, se nos rompió el amor” dijo Flanagan, “no”, contestó Merikeit, “no era amor verdadero, fíjate que de sus tripas sale el logo del Corte Inglés, era un amor interesado”, pero Flanagan rompió a llorar, porque era sensible cojones, para una vez que encuentra amor va y se lo atropellan, encima se dio a la fuga el camionero, Merikeit le consolaba y de repente tuvo una genial idea.

“Mira Flanagan, hay algo que no te han contado supongo, el amor no nace espontáneamente, el amor se hace, ¿lo sabías?” Flanagan preguntó que cómo, que cómo se hacía el amor, momentos después estaban follando como campeones, les sobraba tanto amor que salieron despedidos varios fragmentos hasta la acera.

Acera por la que paseaba un compañero de piso de Flanagan, de nombre Flácido, “coño, amor, qué suerte, nada, aprovecharé y me haré unas amorcillas”. Pero da un paso y se encuentra con el odio, que ya sabemos que del amor al odio hay un paso, pero esto ya para otro día ¿no?

Y con este acojonante cliffhanger damos por concluida la historia del encuentro de Flanagan con el amor, no sin antes ponerte una cancioncilla de estas guapas guapas,
Sonata Arctica y “The End of this Chapter”.

Anuncios
  1. 18/06/2014 en 00:10

    Me ha encantado, esperando por el odio me quedo…
    Graciassss.

    Me gusta

  2. 18/06/2014 en 00:19

    Eres la puta ostia, y perdón que diga tacos pero ya no sé que más decirte para expresar lo que me encanta como escribes. Además lo de hoy, aunque va de risas, es tan cierto. Biquiños!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:04

      Puedes decir todos los tacos que quieras mientras sea para dorarme la píldora, los comentarios que incluyen tacos como “menuda puta mierda” los mando al spam 😛

      Besotes y gracias hermosa.

      Me gusta

  3. 18/06/2014 en 08:35

    Sí…Admito la telepatía…Acojonante
    Tu relato, buenísimo.Un amor.
    Besos!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:05

      A que sí, al final la idea de fondo era muy parecida, siendo la segunda vez es evidente que algo de telepatía hay, esta no la borré porque las formas eran distintas 🙂

      Besotes genia.

      Me gusta

  4. Rosa Ave Fénix
    18/06/2014 en 08:56

    Pues que bien… el Flannagan es un buen tio, algo despistadillo…pero… bueno, los hay peores y me alegro que se haya enrollado con la Merekit, si hombre que sí, hay que aprovechar el tiempo, que luego se queda flácida (el Flana como es listejo lo entenderá).
    Eres muy bueno… lo paso pipa!!!!!!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:07

      Es honrado, algo cortito cierto, pero ante todo honrado, como todos los cuarentones feos que cuando encontramos el amor lo devolvemos 🙂

      Besos y gracias querida.

      Me gusta

  5. 18/06/2014 en 09:06

    Gracioso, ingenioso, tierno y hasta con folleteo, pero exigiéndolo el guión. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:07

      Hombre, es que sexo gratuito en este blog poco, siempre el justo e imrpescindible 🙂

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  6. 18/06/2014 en 09:21

    Seguro que conducía el camión el hijo de Gallardón.

    La historia me ha molado mucho!!

    Un abrazo.

    Me gusta

  7. 18/06/2014 en 10:07

    que grande eres majo!!!!!!! esta historia es muy muy muy… es demasiado!!!!!!!!!!
    genial. simplemente genial.

    ..a parte pelos de punta… que no pelos de pintor… es imposible “empatizar”..

    enhorabuena Dess, es cojonudo. enhorabuena!! (con este texto a lo mejor hasta “despiertas” a Conchi… ojalá!!)

    un besico dess!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 10:08

      .a parte, pelos de punta… que no pelos de pintor… es imposible NO “empatizar”..

      Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:09

      Es durilla, ojala pero me da que ni con la que la tengo dedicada a ella lo lograremos.

      Besos y gracias hermosa 🙂

      Me gusta

  8. Covadonga
    18/06/2014 en 10:15

    Guaauuuu!!! impresionante. Me ha encantado, además te diré que real como la vida misma 😉
    Besines guapo

    Me gusta

  9. 18/06/2014 en 10:39

    ¡La madre que te parió! Perdón, perdón, que me excito. Genial, muy bueno, apoteósico. Me ha encantado eso del paso entre el amor y el odio… En fin. Hoy te has superado si ello es posible.

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:11

      Es que las frases hechas dan mucho juego si las usas literalmente 😀

      Abrazos y gracias mozo.

      Me gusta

  10. 18/06/2014 en 11:02

    ¡Ostras Líder, demasiado genial para que suelte carcajadas!!
    Sí, me has hecho sonreír, pero también emocionarme, ¡es un relato tierno y original como pocos!
    No quiero seguir elogiándolo, que aun me dirás que te doro la píldora 🙂
    Bueno, ¡pues dime lo que quieras, leñes!, pero hacía tiempo que no leía algo tan… tan… 🙄 ¡tan completo!!

    Muchos besicos!!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:13

      Bueno, realmente si analizamos el texto tiene muchas lagunas, pero qué más dará, nos la pela todo si a tí te gustó 😀

      Besotes reina.

      Me gusta

  11. 18/06/2014 en 11:37

    Jeje, muy bueno, y eso que hoy te has puesto un poco más serio…Para mí, el amor es como un fantasma, difícil de ver, aún cuando se escuchan sus lamentos. Eso sí, si te encuentras uno, da igual si se le ha perdido a otro, ya es tuyo, que ya otros se han quedado con amores tuyos porque los has descuidado un poquito…
    Excelente post Dess, profundo a la vez que divertido.
    Un abrazo.
    P.D: No encuentro tu correo por aquí, puedes escribirme al mio plis? bastiat@hotmail.com

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:13

      Está el correo en la portada, pero vaya, que enseguida te mando un mail, saludos y gracias por la generosidad 🙂

      Me gusta

  12. 18/06/2014 en 12:03

    Jajajajaja. Si es que Flanagan es demasiado honesto y así le va, claro. Pero bueno, por lo menos le salió bien la cosa. Yo quiero seguir ahondando la historia y enterarme del encuentro de Flácido con el odio. Los vascos estáis de moda. Un besote!!!!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 15:16

      La cosa es que las segundas partes nunca me salen, sería complicado de explicar, pero vaya, que me saldría algo tan parecido que no merece la pena 🙂
      Besotes querida.

      Me gusta

  13. 18/06/2014 en 16:30

    Felicidades Dess!!! Qué grande ese momento de encontrar una cosilla en el suelo y que diga ¨soy un amor perdido¨. Me ha encantado!!!
    Abrazos!
    GRande Flanagan!!!

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 18:10

      Lo triste del asunto es que si alguien lo perdió y acabó atropellado por un camión… alguien no conocerá el amor a no ser que lo haga, imagina, hacer el amor, ¿hay cosa más asquerosa? :mrgreen:

      Me gusta

  14. 18/06/2014 en 17:16

    Cabrón que a los 41 bien se podría volver gay

    Acá hay una histori de festejo, algún cumpleaños, cumple bodas o cumple algo… Lo que queda claro es que hay una historia de amantes y quien sera la tal Merikeit, que a mí en el tema de las amantes nadie me gana

    Abrazos cabrón y felicidades por lo que sea

    Me gusta

    • 18/06/2014 en 18:11

      Yo como no celebre que el viernes me quedo una semana de rodríquez….

      Abrazos compadre.

      Me gusta

  15. 19/06/2014 en 00:34

    Gran líder, no sé que tienes en la cabeza, pero yo quiero un poco.

    Me gusta

  16. 19/06/2014 en 02:45

    Le das un tinte cachondo y parece una parida pero en el fondo se adivina una cierta añoranza y sensibilidad detrás de ese muro que has puesto en la foto… No parece mal tipo el tal Flanagan solo desencantado.
    He escuchado mejores de Sonata pero esta no esta mal. Un beso querido 😀

    Me gusta

    • 19/06/2014 en 06:36

      En teoría debiera tener esto un transfondo que habla de gente que se queja de estar sola y no solo no hace nada para remediarlo, sino que cuando le viene el amor sin buscarlo lo deja a un lado.

      Pero eso, “en teoría” 😀

      Besotes

      Me gusta

  17. Jatz Me
    19/06/2014 en 10:20

    ¿Esto es el episodio piloto de Flanagan? Llevaba tiempo buscando por internet. Pero ni por Flanagan the prequel ni por Flanagan origins me salía nada. ¡Por fin me entero!
    Gracias, master 😉

    Me gusta

    • 19/06/2014 en 19:17

      En realidad creo recordar que Flanagan empezó como extra en los tópicos peliculeros 🙂

      Abrazos.

      Me gusta

  18. 19/06/2014 en 11:24

    Qué bonita fábula. Deberían leerla en los colegios. Gracias, una vez más, por iluminarnos con tu sabiduría nunca suficientemente valorada. 😉

    Me gusta

    • 19/06/2014 en 19:17

      Habría que dulcificar algo la historia en todo caso 🙂

      Abrazos y gracias.

      Me gusta

  19. 19/06/2014 en 16:33

    Hay que saber de amor y de follar para escribir un relato con éste y eso sólo puede hacerlo un maestro.
    (no es peloteo no lo necesito).
    Enhorabuena.
    Un Abrazo Maestro Dess… 🙂 .

    Me gusta

  20. 19/06/2014 en 23:26

    Hola Dess,
    una parábola hiperbólica sobre el amor. ¡Ja, ja, ja! Genial como nos tienes acostumbrados.
    El amor, ese gran desconocido para muchos. En fin, que nunca es tarde para encontrarlo y cuando aparece no puede ocultarse, como la tos. 😉
    Un abrazo

    Me gusta

    • 20/06/2014 en 09:59

      ES esquivo, pero cuando se encuentra hay que disfrutarlo,nunca sabes cuándo va a atropellarlo un camión 🙂

      Abrazos mozo.

      Me gusta

  21. 20/06/2014 en 00:07

    El amor sin duda es juegueton y tiende a esconderse. Pero cuando lo encuentras su hermana mortal llamada destino, suele empeñarse en que no lo veas.

    Y así, como se suele decir pasan los años y luego lo recuerdas, sin saber en realidad si podría haber sido con esta o con aquella.

    Quizás sea cuando te preguntas si sera con la actual, ante la duda, pues flanagan se la tirara con alegría y ya veremos, aunque pensando en una tetona de algún clip guarro….

    Cuídate y mira que empieza bien, al final la cagas, imagino que lo mismo que suele pasar con el amor… Al final siempre se jode o terminamos matándolo de aburrimiento

    Por cierto, me ha gustado la historia. Un abrazo

    Me gusta

  22. 20/06/2014 en 17:30

    Bueno, ya sabes, todo poder supone una gran responsabilidad, luego hay que regarlo y cuidarlo un poco; y los hay que pueden con todo, y los hay que no aguantan nada. Me ha encantado, por cierto. Gracias como siempre por compartir.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: