Inicio > Historia > Espartaco y las diezmas.

Espartaco y las diezmas.

Bueno, resulta que como todavía hay que esperar al estreno en España de la nueva temporada de “Spartacus” puedo hablar del tema como a mí me gusta, alejado del ruido y el bombo de la actualidad, podía haber titulado esto “El Auténtico Espartaco”, pero es que en realidad tampoco me apetece entrar a valorar la precisión histórica de las pelis acerca del gladiador tracio, sobre todo de aquella en la que le daba vida “mentoncitos” Douglas, evidentemente la serie tiene muchas virtudes, pero no está, ni de lejos la del rigor histórico, tardaría menos en decir en lo que acierta.

Gladiadores

Tampoco, como siempre vamos, quiero descubrirte ahora Roma, me refiero a que no te voy a contar nada que no sepas, entiendo que eres un tipo o una tipa culto y preparado y que sabes de sobra que el cine siempre exagera todo, vamos con el tema entonces, ¿qué eran los gladiadores?, pues sí, más o menos eran lo que la pantalla nos ha mostrado, unos tíos cachas y superentrenados que entretenían al pueblo y sobre todo a la gente pudiente de la Antigua Roma, tanto durante la República como durante el Imperio, con alguna sobrada como la de Nerón metiendo en la arena a centenares de senadores y ciudadanos de las altas esferas o Trajano, que en algo más de cien días hizo que se batieran el cobre 10.000 gladiadores, pero lo normal era que actuaran en fiestas privadas o en combates en los circos durante festejos varios, es más el fenómeno de los gladiadores surgió en un principio en los funerales de la población más rica de Roma, como homenaje a los difuntos y como parte de los ritos propios del funeral.

Algo que el cine siempre ha exagerado es la tasa de mortalidad de los gladiadores, en realidad era raro ver morir a alguien en la arena, los que lo hacían solían caer luego, a causa de las heridas, cuando sí que morían dentro del circo también era casi siempre porque no había más remedio, sus heridas eran tan graves que casi casi era cuestión más de ahorrar sufrimientos que de otra cosa, y de una exageración a una mentira, todos hemos visto en el cine la escena en la que el gladiador derrotado está a merced del victorioso, este mira al César y el César hace un gesto, pulgar hacia arriba, perdón, pulgar hacia abajo, muerte.

Pues no, el pulgar hacia abajo significaba perdón, la idea era que eso representaba que el gladiador que ganaba el combate debía echar sus armas al suelo y así perdonar la vida del perdedor, la seña para que acabara con la vida del rival era poner el pulgar de forma horizontal, simbolizando que debía de rebanarle el cuello, otra cosa que ha llegado a nuestros días era la espada que el gladiador recibía en símbolo de su libertad, la tradición nos la muestra de madera, en realidad era como las que usaba en combate, pero sin filo, evidentemente (y ahí si que ha acertado no sólo el cine, sino hasta la serie) no todos los gladiadores eran esclavos, ni mucho menos, un gladiador recibía mucho mucho dinero y mucha fama, por lo que era una salida más que recurrente para ciudadanos libres en busca de dinero, es más, hasta gente de la aristocracia de la época llegó a pisar por voluntad propia la arena, incluidos emperadores, como Calígula o el Cómodo que “Gladiator” nos mostró en el cine (aunque apenas tuviera que ver el personaje con el Cómodo real).

Bien, haz memoria, busca las diferentes pelis, documentales o series que hablan del tema, ponle imagen a la figura del gladiador, altos, musculosos, fuertes.. ¿eran así?, pues no parece, al menos eso se desprende de estudios como uno que hicieron en la Universidad de Viena, que llegó a la conclusión de que la dieta de los combatientes se basaba en cereales, frutos secos y verduras, en grandes cantidades, básicamente eran cebados como cochinos, al analizar los restos de un centenar de gladiadores llegaron a la conclusión de que tenían más pintas de luchadores de sumo que de culturistas, eran bastante orondillos vamos, algo que apenas ha perdurado en la historia es que sí, también hubo gladiadoras, alguna de ellas famosa, como Achilia y Amazona, la diferencia es que las mujeres que combatían prácticamente siempre lo hacían por propia voluntad.

Bueno, pues podía enrollarme mucho con el tema, pero es que no quiero alargarme demasiado porque quiero hablarte de Espartaco y de Marco Licinio Craso, tranquilo, no voy a contarte ahora todo el tema de la rebelión de esclavos y tal, “Yo soy Espartaco”, sólo un detalle para mí interesante, bien, sabes de sobra que Espartaco realmente existió y que sí, lideró una rebelión de esclavos que trajo en jaque a la República, en realidad lo interesante del tema está, por una parte en ver cómo luchaban por un lado las perfectamente entrenadas en lo táctico legiones romanas y los perfectamente entrenados en la lucha gladiadores, al final pudo más la disciplina militar que la destreza con las armas.

También se vivió una curiosa competición que Craso mantuvo con Pompeyo y Marco Licinio Lúculo, estos habían sido enviados para “ayudarle” a derrotar a los esclavos sublevados, pero Craso lo entendió como una forma de intentar deshonrarle y quitarle todo mérito por la victoria, mérito que por cierto nunca fue demasiado, ya que en la época tenía mucho más merecimiento derrotar a un ejército como tal, o conquistar nuevas tierras, pero en todo caso Craso no quería ni por asomo que Pompeyo o Lúculo se aprovecharan en el último momento de su trabajo, así que se empeñó en acabar con la revuelta él sólo, bueno, él y sus legiones claro.

Y sí, lo logró, Espartaco incluso llegó a negociar su rendición, pero Craso quería la victoria militar, ya he dicho antes que la clave, como casi siempre, para la victoria romana, fue la disciplina y la táctica militar, el “ejército” de esclavos fue disgregándose y los restos derrotados en la Batalla del Río Silario, donde Espartaco resultó muerto, aunque su cadáver nunca se encontró, Craso derrotó a un Espartaco con el doble de hombres, gracias a la impericia del tracio en plantear una batalla en condiciones en campo abierto, pero en fin, que al final ves, me lío y de lo que quería hablarte es de otra cosa.

Todos sabemos que significa “diezmar”, una reducción proporcionalmente grande de una población, ejército y tal, bien, en la época que nos ocupa significaba algo bastante distinto, hablamos de la “decimatio”, una costumbre que Craso usó en la campaña contra Espartaco, ¿en qué consistía?, bien, debemos tener en cuenta algo, los legionarios eran soldados preparados y tal, pero en la lucha cuerpo a cuerpo los gladiadores les provocaban bastante pánico, así pues eran corrientes, sobre todo al principio de la campaña, los episodios donde los legionarios salían por patas al ver al típico coloso con el tridente, ¿cómo evitar el caos?, pues con la citada decimatio, la diezma.

La cosa era sencilla, si una unidad se retiraba se la separaba del resto del ejército, se agrupaba a los hombres en grupos de a 10, se sorteaba (incluso los centuriones entraban en la rifa) y al ganador, en vez de un jamón o una lata de espárragos se le premiaba con la muerte, con la muerte a manos de los 9 afortunados que se salvaban del castigo, el premiado podía morir de dos formas, lapidado o palos, el resto pasaba esa noche fuera del campamento (algo muy peligroso porque recordemos que se enfrentaban a un ejército de gladiadores), esto, que tampoco es que fuera muy efectivo en los precedentes, parece que esta vez si que cumplió su objetivo, no sólo hizo que un legionario se cuidase mucho de retirarse de la batalla sino que además hiciera lo posible para que tampoco huyera ninguno de sus compañeros, por lo que podía pasar.

Primal Fear para la posdata, alemanes, power metal, de las pocas bandas que a medida que sacan nuevos trabajos me van gustando más, tienen algún que otro temazo, como este “Face the Emptiness”

Anuncios
  1. 30/05/2012 en 06:27

    Querido Dessjuest: ¿tú crees que hay algo que pueda superar a esa maravillosa pelicuola Espartaco con Kikrk Douglas y Jean Simmons? …Imposible….Un beso y gracias por la clase de historia

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 07:08

      No, de hecho hace unos años vi un remake y la verdad, quedaba bastante cutre, hay pelis que son irrepetibles de todas todas. Por eso quizá se agradezca que en la serie de “Spartacus” hayan querido hacer algo totalmente distinto.

      Besos.

      Me gusta

  2. 30/05/2012 en 08:47

    Querido Dessjuest:
    Me ha encantado, me ha encantado. plas,plas,plas.
    La serie no la sigo. No me gustan las series que pretenden ambientarse en épocas pasadas, pero se pasan el rigor histórico por el arte de sus caprichos.
    Además es cierto, Kirk Douglas estaba un poco “delicado” en espartaco, por lo menos para mi gusto.:)
    Un beso

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 10:14

      Mujer, “Spartacus” podrá pecar de muchas cosas, exceso de sangre, exceso de sexo, digo que “podrá” porque para mí no es así 😀 me encanta, pero no pretende en absoluto ser fiel a la historia, de hecho se la pasa por el forro.

      Es más, la ves y ni te recuerda al “Espartaco” de mentoncito, es otra historia, lo curioso es que todas, sin excepción cometen los mismos pequeños errores, el gesto con la mano para dar o no vida al perdedor, la espada de madera…

      Bueno, es mera curiosidad, sin más, uno se entretiene con estas chorradas.

      Besos maestra mía, vuelvo a recomendar el blog de esta mujer, realmente acojonante de lo divertido que es, yo me descojono viéndolo.

      Me gusta

  3. 30/05/2012 en 09:25

    Desde luego no se te resiste nada de historia. Es una buena información y muy bien explicada, si señor. Ya sé que la peli Espartaco no es muy fidedigna, pero a mí me gustó, al igual que Gladiator, sobre todo por su grandiosidad aunque hoy en día con los efectos especiales, se puede hacer de todo.
    Como, dice mi marido, que le encanta el cine, se están tomando tantas licencias y se inventan tantas cosas que cualquier día harán una pelicula diciendo que Jesús no murió crucificado…
    En resúmen, que te ha quedado muy bien
    Besos
    Ana

    Me gusta

  4. 30/05/2012 en 09:25

    Lo siento, no he empezado por “Querido Dessjuest”…¿Me perdonas? je,je,je

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 10:18

      Por supuesto mujer 😀

      Si lo pongo por una falta de cariño que tengo, yo coincido contigo, estas pelis me encantan, ambas, las dos que citas, independientemente de que sean o no fieles a la historia, a Mel Gibson lo suelo poner a parir, no a él, sino a las pelis en las que participa, por su escaso rigor histórico, siempre dejando muy claro que disfruto como un crío viéndolas, como disfruté “Troya” o “El Reino de los Cielos”, ese cine es sin duda mi favorito, coño, si me ha gustado hasta el ultimo “Robin Hood”.

      Y ya que citas lo de Jesús, una licencia muy similar se tomaron en “Malditos Bastardos” y les quedó muy muy bien, todo depende de la peli, por supuesto de quien la vea.

      Un beso.

      Me gusta

  5. 30/05/2012 en 09:58

    Querido Desjuest: No he visto ni la serie, ni la película de Kirk Douglas, pero me imagino que como todo el cine histórico, tienen que añadir detalles que gusten al público, y en aquellas épocas no creo que a la sociedad le gustara ver como matan a palos y piedras a un soldado romano, quedaba mas bonito ver morir a Espartaco de manera algo “romántica” dejándolo como un héroe.

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 10:20

      Por supuesto, de hecho es hasta entendible, el cine necesita héroes, intachables, sabios, fuertes, con carisma, buenos y malos, es ficción en definitiva, aunque a veces la realidad como suelen decir, la supere.

      Tengo que pensar algo para que los varones comenceis por “Apreciado Dessjuest” u otra similar que deje pasar más el aire 😀

      Cuídate campeón.

      Me gusta

  6. 30/05/2012 en 11:39

    Todo un cúmulo de mitos desmitificados, de historia que la propia historia va moldeando conforme sus medios se lo permiten.

    Me ha gustado saber (o mejor dicho recordar, pues saber ya lo sabemos) que hay que profundizar en algo para obtener su verdadera esencia.

    Un abrazo, jefe. Me voy con un buen sabor de historia…

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 21:42

      Bueno, de eso se trata, el tema es el qué, hay muchas historias por desmitificar, pero encontrar una que me apetezca… es difícil, esta sí, esta me gustó, porque aunque nada de aquí sea investigación mía si que lo es mirar páginas y páginas, con traductor en muchos casos, tiempo invertido que desde luego “gasto” porque creo que merece la pena.

      Por eso me alegra que te guste 😀

      Me gusta

  7. 30/05/2012 en 15:03

    Querido Dessjuest:
    Lo primero que destaco de tu crítica, es aquello de: “mentoncitos” Douglas. Tu familia se tiene que partir de risa contigo.
    Después has contado cosas muy interesantes que desconocía…, no me podía imaginar a los gladiadores gordotes, ni lo del dedito, ni tampoco lo de diezmar. ¡Vamos, que eres un erudito, o sea: que demuestras sólidos y profundos conocimientos en múltiples disciplinas.
    He pasado un buen rato leyéndote.
    ¿Es obligatorio empezar con querido Dessjuest? para mi siempre serás Dess

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 21:45

      No, no es obligatorio, te explico, empezando por el final.

      Lo de las diezmas, lo descubrí hace muchos años en un documental, sobre el origen de las expresiones, “derecho de pernada”, “quemar las naves”,,,,, lo del dedito pues, creo que no deja de ser algo bastante conocido, es algo que yo al menos había visto en muchas oportunidades, el resto casi todo lo saqué de búsquedas de internet, como ves no es que sea un erudito, más bien diría curioso.

      Y para que veas que no es que sea modesto ni nada de eso, divertido sí qeu soy, hoy por ejemplo, en un trabajo en principio coñazo total, pues me he echado unas buenas risas.

      Cuídate chavalota.

      Me gusta

      • 02/06/2012 en 18:57

        Lo del “dedito” lo conocía, pero creía, como casi todos los mortales, pero para arriba era “vida” y para abajo “muerte”
        Besitos, querido Dess

        Me gusta

        • 03/06/2012 en 11:31

          Sí, por eso las veces que en documentales y tal ves el verdadero significado se te queda grabado, es uno de los mitos más recurrentes de la historia, mitos falsos digo.

          Me gusta

  8. 30/05/2012 en 16:29

    El caso que eso de diezmar legiones ha inspirado hasta a ejércitos del siglo XX. En el cine, ahí está de nuevo la alianza artística entre ‘mentoncitos’ Douglas y Stanley Kubrick en la imprescindible ‘Senderos de gloria’ para demostrarlo.

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 21:47

      Sí señor, claro que sí, ni me acordaba yo de esa peli, sin duda es un gran ejemplo de diezma moderna, además con los mismos protas de la peli en cuestión.

      Gran aporte, pero claro, es que este mozo es grande, solo puede aportar cosas de ese tamaño.

      Me gusta

      • 31/05/2012 en 15:50

        Nada hombre, a mandar. Probablemente (por no decir seguro) el día que haga la crítica de ‘Senderos de gloria’ empezaré mencionando esto del diezmo de las legiones jeje.

        Me gusta

        • 31/05/2012 en 20:32

          Bueno, me da que es algo bastante atinado el meterlo, como dices es unejemplo claro de la supervivencia del hecho.

          Pero supongo que antes lo harás de un remake de la misma camboyana o así 😀

          Me gusta

  9. 30/05/2012 en 18:31

    Querido Dessjuest: empecé a leer esta mañana tu post, y entre unas cosas y cosas, hasta ahora no he podido disfrutarlo por completo. La realidad de los gladiadores, me lo olía, porque.. en fin, reconozco que he visto “spartacus”, y es una seria que aunque es algo cruda, me gustaba. La “decimatio”… jo, me ha dejado pasada, no lo sabía. El mundo romano es apasionante, hay que reconocerlo. Besitos. 🙂

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 21:52

      A mí me encanta, de hecho la próxima la tengo pensada para ese mundo, desde otra perspectiva bien diferente claro, ahora, ya sabes, verá la luz en tres meses 😀

      Fueron muchos siglos entre la monarquía, la república y el imperio, como para no dar de sí, historias a montones.

      “Spartacus” es precisamente la última entrada que he hecho, de la nueva temporada, también tardará, mira, esto me servirá para saber cuánto pasa entre que escribo y publico, pero te adelanto, porque supongo que al no haber sido estrenada en españa no la habrás visto, que si te gustó la primera esta la supera en todo, incluso tiene guión ;D no es para tirar cohetes, pero la serie es realmente acojonante.

      Lo de las diezmas, pues es algo que hay que ver con perspectivas, son cosas que el cine obvia porque lo juzgríamos con nuestra mentalidad, como muchas cosas que se obvian de Esparta por ejemplo, ¿sabías que la prueba definitiva para entrar en el ejército espartano era capturar y asesinar a un esclavo liberado solo para este menester?, pues sí, pero claro, eran otros tiempos.

      Besos mi niña.

      Me gusta

  10. 30/05/2012 en 18:39

    QD: Gracias por la lección de historia y por echar por tierra mi ideal masculino jejejejeje.
    Veo muy poca tele y esa no es una de las series que sigo, pero si vi el Espartaco de Douglas y ya decia yo que tanto apoyo de los que ven venir la muerte era cuando menos sospechoso… Muy entretenido el post 😉
    Besazo!

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 21:56

      Vaya, yo creía que tu ideal masculino era un tío calvo, feo, gafoso y enjuto 😦

      Agradecido de que te gustara, porque al leerlo ahora, después del tiempo, no me parecía algo demasiado entretenido, por cierto, piensa que lo de los gladiadores gorditos es tan solo una teoría de una universidad, realmente nadie puede asegurar cómo eran físicamente los gladiadores 😀

      Besos reina.

      Me gusta

  11. José Céspedes
    30/05/2012 en 19:06

    Querido amigo, ha sido muy ameno adentrarme en el mundo de estos romanos que representaban a los “Cristiano Ronaldo” de la actualidad; me ha encantado, sobre todo, el tramo final: lo de diezmo.
    No tenía ni idea de que el vocablo venía de allí, pero se ajusta perfectamente a la imagen que tengo del imperio romano y, por ende, de la “idea de la justicia” que reinaba en la era clásica.
    Una cosa que me hizo flipar sobre cómo se las gastaban en la época se la oí al pobre Cebrián, que contó una noche que en no sé que batalla (igual tú si lo sabes) un faraón se trajo de vuelta a casa las pichas de todos los enemigos en un carro; no se andaban con leches los tíos.
    Los gladiadores que eran romanos sí que eran gordos, pero esta gente que traían esclava de fuera del imperio igual sí que estaba cachas (sobre todo los bárbaros) porque imagino que, por razones de supervivencia, la raza se mantendría gracias a los más fuertes, pero esto es solo una apreciación mía porque, si les daban la comida que has dicho, seguro que les ponían como a chones.
    Sobre la serie ya te dije que sí que me gustó; tenía su punto, la pena es que muriera el actor que interpretaba a Espartaco, el chaval tenía carisma y no sé si el otro que han puesto estará a la altura.
    Un abrazo Desjuesst, alucinante como siempre.

    Me gusta

    • 30/05/2012 en 22:02

      Lo está lo está, te lo aseguro, de hecho ni te acuerdas del otro, si que no es una serie muy de actuaciones, ya te adelanto qeu la nueva temporada donde más hincapie hace es en el tema de la violencia salvaje, pero el prota cumple, ahora, con el doblaje ya a saber, tú mejor que nadie sabes de la importancia de un buen doblaje, en VO ya te digo que da el pego.

      Cierto, eran las estrellas de la época, muchos, como digo en la entrada, no eran esclavos siquiera, eran gente que buscaban la gloria como la busca hoy un futbolista, como además la tasa de mortalidad no era ni mucho menos alta al final era más puro circo que otra cosa, cmo el boxeo de hoy en día.

      Los combatientes extranjeros puede que fisicamente fueran más fuertes, pero date cuenta que para cuando querían saltar a la arena ya estaban entrenados y “criados” en los ludus correspondientes, por lo que poca diferencia habría al final entre unos y otros.

      Tengo qeu recuperar las escuchas de Cebrián, tenía un montón de archivos, pero se me perdieron en un mal formateo 😦

      Abrazos jefe, voy a echar un mus.

      Me gusta

  1. 30/05/2012 en 11:08
  2. 30/05/2012 en 11:10
  3. 09/10/2012 en 00:03
  4. 29/10/2012 en 00:03
  5. 31/10/2013 en 00:04
  6. 23/02/2014 en 00:01

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: