Inicio > Historia > John Rabe, el nazi bueno.

John Rabe, el nazi bueno.

Gracias al cine todos sabemos quién fue Oskar Schindler, nos parece todo un hombre, que hizo algo extraordinario, “La Lista de Schindler” es sin duda todo un clásico del cine moderno, taquillera y archipremiada, antes de ella no teníamos ni puta idea de quien era Schindler, bueno sí, los ascensores, con algo menos de medios, menos repercusión y mucha menos calidad la tele nos mostró años después que también había un Schindler español del que fardar, Ángel Sanz Briz, “El Ángel de Budapest”, también salvador de judíos durante la II Guerra Mundial, bien, hoy quisiera hablarte de otro, John Rabe, solo que en este caso él es el nazi y no salva judíos, sino chinos.

Rabe
Este diplomático alemán, miembro del partido nazi, ha visto su historia llevada al cine en media docena de ocasiones, pero nunca por parte de Hollywood, que es quien nos suele dictar qué personaje histórico es interesante o un héroe y quién pasó por la vida sin mérito alguno que merezca sus claquetas, bien, resulta que este hombre estaba destinado en Nankín, por entonces, años 30, capital de China, 1937 es el año en el que el Imperio Japonés invade China, la II Guerra Sino-Japonesa que en realidad puede hasta considerarse como el comienzo de la II Guerra Mundial, lo que Japón pretendía una operación relámpago se convirtió en una campaña lenta y llena de resistencia china ante la invasión (algo que ellos posteriormente harían contra los americanos), conquistan Shangai con un alto precio en forma de bajas que les aumenta el odio por la población china, que paga con extrema crueldad las represalias niponas, bien, el gobierno japonés ordena la toma de Nankin y allí van los soldados bajo la bandera imperial, pero sin líneas de suministros, por lo que van dejando a su paso una estela de destrucción y acaparo de todo bien, víveres etc, ejecutando soldados capturados e incluso civiles, tal era la fama que cogieron en pocos meses los soldados japoneses que cuando quisieron llegar a las puertas de Nankin solidariamente todos los habitantes extranjeros habían ahuecado el ala, bueno, todos no, algunos, como Rabe, se quedaron.

Hay que decir que Rabe llevaba viviendo en China así como 30 años, por lo que su identificación con el pueblo chino era grande, primero como comerciante y luego, con el ascenso de Hitler (del que era admirador) logró su puesto de diplomático que poseía cuando la guerra en Asia comenzó, todos hemos visto en el cine como no todos, ni mucho menos, los alemanes de los años 30 y en la guerra que destrozó medio mundo comulgaban con Hitler, no todos eran nazis, pero él no entra en este grupo, él era nazi, fue incluso líder del partido en Nankin, si fue víctima de la retórica de Hitler o no quizá no se llegue a aclarar nunca, Rabe nunca destacó como intelectual, más bien era descrito como un hombre sencillo, lo que si es cierto es que si consideramos sus actos de aquellos días en Nankin estamos ante un verdadero héroe.

Decir que antes de la llegada de los japoneses toda autoridad de la ciudad, incluido el alcalde, se había marchado, el ejército chino también, ante la inviabilidad de la defensa de Nankin (ciudad que estaba fortificada, pero claro, eso servía en siglos anteriores, no ante la artillería de la época), así que Rabe y unos pocos extranjeros más, junto con un reducidísimo grupo de militares chinos fueron los que se encargaron de la protección de la población civil, encargando a nuestro protagonista ser la cabeza visible, por aquello de su pertenencia a un partido, el nazi, que daba bastante respeto por aquellos días, dirás, ¿por qué no se fueron los civiles también?, de hecho se fueron, muchos, pero claro, había enfermos, niños, ancianos, las familias de estos, sin la suficiente fuerza como para emprender un viaje que se antojaba duro hasta el extremo, además, ya entonces se oían rumores acerca de un plan de John Rabe para protegerlos.

Los bombardeos fueron las primeras tarjetas de visita japonesas a los casi millón y medio de chinos que poblaban Nankin, bombas que caían prácticamente en todos los días despejados, provocaban obviamente muertos, y estos enfermedades, Rabe tuvo ya ahí su primer reto, conseguir alimentos, agua y medicinas para auxiliar al pueblo, llamó a todos sus contactos, gastó todo el dinero que pudo conseguir para comprar arroz, medicamentos y todo lo aprovechable que se puso a tiro, hizo además un sistema contable (tema en el que era experto), para llevar un control, al poco ya dio un paso adelante abriendo el jardín de su casa a la población civil, se creyó tanto el ideario nazi (el que pregonaba Hitler en público), que lo usaba para justificar sus actos, “El Gobierno alemán es un gobierno para los trabajadores, no puedo abandonarles a su suerte” curioso que un régimen que provocó tantas muertes de inocentes pocos años en esa época sirviera, sin quererlo me atrevo a decir, para arengar a Rabe y convertirle en una leyenda.

Como jefe local del partido escribe un telegrama a Hitler, el motivo del mismo era pedirle que intercediera personalmente ante el Emperador japonés (su aliado) para que este permitiera la creación de un perímetro de seguridad dentro de Nankin para no combatientes, donde poder refugiar a “sus chinos”, al pueblo, no obtuvo respuesta, en diciembre del 37 llegan los japoneses y destruyen los muros con su artillería, tomando la ciudad apenas sin esfuerzo, comenzó entonces una masacre de las buenas, fusilando prisioneros, a los que tuvieron suerte, a otros, los menos afortunados los quemaban vivos o los enterraban también sin matarlos previamente, luego les siguieron los civiles, también asesinados de las maneras más crueles posibles, hubo episodios que hasta nos suenan, de cuando hablamos de las atrocidades que los coleguitas nazis en Croacia cometieron, concursos entre los soldados japoneses a ver quién mataba más chinos de una determinada manera o ver cuántas mujeres “caían bajo sus encantos”.

Nankin
Hubo otros episodios realmente macabros, unidades del ejército japonés usaban a la población de Nankin para que sus jóvenes reclutas practicaran las artes de la guerra, los usaban como blancos de tiro móviles y como medio de perfeccionar el uso de las bayonetas, Kazuo Sone era un soldado japonés que años después confeso: “Pero muchas veces esas cargas carecían de energía y determinación y los gritos eran débiles. Era imposible acabar con las víctimas con esa clase de carga. Los blancos humanos gemían y aullaban debido al dolor extremo. Su sangre supuraba de las heridas abiertas. En este punto los reclutas se asustaban con lo que hacían. La espantosa escena ablandaba la mirada de muerte en sus rostros. Pero las victimas continuaban lanzando alaridos de dolor, la sangre chorreaba de sus cuerpos, los soldados entonces clavaban de cualquier manera y repetidamente, esperando acabar rápido y escapar de la experiencia, y seguían clavándolos aún cuando sus blancos vivientes dejaban de moverse. Esta aterradora forma de matar la probaron y experimentaron todos los soldados. Después de esto ya no tenían miedo en batalla, y encontraban gloria en el acto de matar La guerra hace a la gente cruel bestial y loca. Es el abismo inhumano del crimen”.

Más tácticas usadas, los prisioneros, antes de decidir su forma de morir, eran atados en grupos de diez o doce por los soldados invasores, para ellos usaban alambre de espino, un soldado japonés, Kozo Tadakoro describió escenas de estas que él personalmente resolvió pegando fuego a algún fardo, con las mujeres violadas, quien dice mujeres dice niñas e incluso ancianas, tampoco había piedad, eran pasadas también por la bayoneta para quitarse problemas de encima por posibles quejas, esto además era recomendación directa de los oficiales.

Por aquel entonces John Rabe había establecido su “zona de protección”, esa que pidió a Hitler que exigiera a los japoneses y que el bigotes había obviado, a ella se encaminaron todos los civiles de la ciudad, unos 200.000 en total, ¿cómo pretendía Rabe protegerles dentro de una zona determinada?, usando la simbología nazi, marcó los límites con banderas de esas que todos conocemos, las de la esvástica, esperando que los nipones no se atrevieran a atacar lo que hizo parecer una zona controlada por una potencia aliada tan poderosa como el III Reich, pero entraron, los soldados japoneses entraban recurrentemente para conseguir mujeres, saquear etc, Rabe utilizó su puesto para pedir a las autoridades militares japonesas que proporcionaran protección a su reducto (aunque no se llegó a cumplir), un reducto que técnicamente era aliado, siguió mandando telegramas frecuentemente a Alemania para pedirles que intercedieran ante la masacre, todos ignorados, pero no desesperó, se involucró personalmente en la atención de su pueblo chino, visitando los hospitales, supervisando el reparto de alimentos, poco a poco se fue convirtiendo en “el salvador”, lo arriesgó todo por los civiles de Nankin, lo cierto es que al final lo logró, salvo la vida de la inmensa mayoría de la población, logró que a pesar de las puntuales incursiones los japoneses respetaran la zona de protección, el respeto que imponía la simbología nazi y su figura tuvo éxito.

Cuando los japoneses se fueron él y su esposa Dora regresaron a Alemania, Rabe, que seguía creyendo firmemente en las bondades del nazismo se dedicó a contar públicamente los hechos vividos en China, esperando la comprensión y el enojo ante tales barbaridades por parte de sus camaradas, un día dos hombres fueron a buscarle a su casa, les siguió confiado, eran GESTAPO, le interrogaron, lograron acallarle, pero él siguió pensando que todo esto se hacía de espaldas a Hitler, a quien seguía admirando, fue marginado en Alemania, malviviendo, desde China se intentó por todos los medios, cuando les llegaron noticias del estado de Rabe, primero que volviera, luego enviarle comida, agradecerle y responderle con lo mismo que él hizo por ellos, Rabe nunca quiso abandonar su patria, tras la guerra entró en litigios, ya con los ojos sin la venda, pidió ser quitado de la lista de nazis, lo logró, no sin esfuerzos, pero eso le costó la ruina económica, fueron sus chinos los que mediante colectas le enviaron dinero hasta que en 1950 falleció.

Los responsables de la masacre japonesa en China y concretamente en Nankin fueron juzgados en Tokio, tras la guerra y condenados a muerte, en seis semanas murieron 300.000 personas a manos del invasor, uno de los episodios más trágicos de la historia moderna, pero que permitió surgir la figura de John Rabe, y su curiosa historia, nazi convencido, ciego seguidor de un líder y un partido que le olvidó, que le marginó después, que no movió un dedo por él, un régimen como el nazi que es sinónimo de muerte y destrucción, pero que en Nankin sirvió (aunque sólo fuera su simbología) para ayudarle a salvar del desastre a 200.000 chinos que le consideraron “el Buddha alemán”

Brevemente, posdata, Heavenly, su vertiente más pastelera, “The Prince Of The World”

Anuncios
  1. 14/05/2012 en 03:05

    el nazismo es una vergüenza en la historia del ser humano en todas sus vertientes.. no creo que ningún seguidor sea bueno cuando sus ideales están basados en sembrar el terror y muerte por idioteces de un lider con bigote ridículo… la historia , que desconocía y por eso siempre consigues dejarme perpleja en cada entrada y darme cuenta de mi ignorancia y falta de cultura ante muchas cosas, me ha dejado anonadada, es curiosa, peculiar, pero no me aparta del fundamento de base… era hitleriano y en ese ídolo tenía sus miras y creencias.. terror!! .. incoherente en como actúo después…

    La gente inteligente hace las mismas idioteces que el resto, pero se les nota más que a los demás… eso creo yo..no sabes la de gente que muere al caer rodando por las escaleras que van hacia el cielo…

    perdonamé mi primer error creo que lo cometí al nacer!!

    un beso elemento…

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 07:18

      El tema, mi querida Gotillas, es que los ideales que vendía el nazismo no eran esos, esas cosas son las que produjo, pero no las que le alzaron al poder, este hombre, Rabe, realmente pensaba que el nazismo era bueno, que trabajaba por el pueblo, como además vivía lejos de Alemania no era consciente de la degradación que estaba suponiendo para su pueblo.

      Es evidente que el régimen nazi ha supuesto en el siglo XX la mayor de las vergüenzas para el ser humano, y mira que ha habido vergüenzas, es más que evidente que el salvar a estas personas en China fue cosa de Rabe, no de Hitler, aunque el diplomático usara la simbología nazi para hacerlo, esa es la cosa curiosa, lo que me atrae de esta historia, no sabría cómo describir la situación.

      Feliz semana mi buena amada 😀

      Me gusta

  2. 14/05/2012 en 03:18

    Por lo visto hasta los noventa no se la echado mano a Rabe, cinematográficamente hablando. Entre los que le han puesto rostro está el prota de “El submarino”, pero poco más. No creo que tarde mucho en salir en mi blog, dentro de la película “Ciudad de vida y muerte”, que anda por ahí perdida en la lista de pendientes. Estaré atento a ver cómo le retratan.
    Por cierto, estableciendo comparaciones germano-españolas, a Schindler lo dotan de producción lujosa, fastos varios y le ponen la cara de Liam Neeson. Aquí, telefilme cutrecillo de entre semana protagonizado nada menos que por Francis Lorenzo.
    Así, mal asunto.

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 07:22

      Sí, y hay más historias similares, hay por ahí por Polonia una historia sobre una monja que se dedicó a salvar judíos, sobre todo niños, realmente conmovedora, sobre todo porque la señora no quiso reconocimiento alguno y sus niños salvados tardaron años en dar con ella, gastando tiempo y dinero sólo por agradecerle sus actos.

      De Rabe lo principal para mí es precisamente que el tío no entraba en ese grupo de alemanes que renegaron del nazismo, no, él era dirigene del partido, obviamente era un iluso que se creía la retórica hitleriana a pies juntillas sin saber la verdad del asunto, pero era nazi, aun así salvó miles y miles de vidas de otros que fueron de los pocos en rivalizar en barbarie con Hitler, los japoneses que ojo, también han pasado a la historia como honorables gracias al cine.

      Saludos crack.

      Me gusta

  3. 14/05/2012 en 05:50

    Se me ha puesto el alma triste con tu entrada….¡pero es historia y no podemos echar la vista hacia otro lado! Un abrazo

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 07:26

      Cierto, como lo era el exilio serbio, o la isla Nazino, o el genocidio armenio, o las andanzas de los croatas pro nazis, temas a los que también en su momento dediqué un poco de tiempo.

      A veces, de vez en cuando, suelo apartarme de mi filosofía de tomar las cosas con el mayor humor posible, con estas historias de crueldad, impensables casi, esta es particularmente cruel, pero es que la guerra suele ser así, cruel, pero ojo, también nos descubre seres realmente geniales, como Rabe.

      Besos reina.

      Me gusta

  4. José Céspedes
    14/05/2012 en 08:34

    Siempre he penado que si yo un hubiera sido un joven de 20 años en el año 1941 me hubiera gustado más que me hubieran destinado al frente europeo; en base a esta extraña reflexión casi todo lo que he estudiado sobre la guerra mundial ha correspondido a ese campo de batalla.
    Puede que sea eso que dices de que el cine americano ha dejado un poco de lado el conflicto chino japones lo que ha favorecido mi poco interés por algo, que después de lo que te he leído, debió de ser terrible.
    En este caso es imposible negar que estamos ante una buena persona, dejando de lado su condición de nazi; pero es cierto que en el nazismo hubo personas (que no calificaría de buenas) que, simplemente pasaban por allí, por ejemplo Leni Riefenstahl que bien pudo haber sido una de las mejores directoras de la historia del cine y que diseño un modo de restrasmitir los deportes que aun se usa en los informativos o Albert Speer, que al final fue soltado por los aliados tras ser condenado en Nuremberg; le soltaron a los pocos años y fue así porque se comprobó que no tubo nada que ver con la deriva salvaje del nazismo.
    Una de las cosas que mas me fascina de la Alemania de la época es como un pueblo tan inteligente se dejó llevar por el fanatismo; seguramente Goebels debió de ser el mejor vendedor de humo de todos los tiempos, porque sino no me lo explico.
    Un abrazo, amigo mío, te deseo una feliz semana.

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 08:46

      Goebbles y el propio Hitler, hace poco en el blog de Plared hablábamos al respecto, Hitler era un tipo bajito y feo, casi tan feo como yo, pero con un carisma enorme, el caldo de cultivo con la humillación de la anterior gran guerra, más que la guerra en sí, en la que Alemania fue de largo la mejor de todos los contendientes, por el tratado de paz, esa rendición que nadie entendió entonces, había muchos factores claro, pero es que a otra escala los vivimos hoy, esas campañas de los medios contra Cataluña por ejemplo, recurrentes, no soy catalán, pero me tocan bastante los huevos, por el odio que generan.

      Asia durante los años 30 fue una masacre contínua, algún día quizá cuente algo acerca de Kazajstán, una de los mayores ejercicios de masacrar a un pueblo de la historia, también sucedió durante esa década, años duros sin lugar a dudas.

      Saludos. Voy a llevar a las nenas al cole 😀

      Me gusta

  5. 14/05/2012 en 09:16

    Las palabras ” nazi” y ” bueno” son eso que llaman un oximoron. Excepciones, siempre las hay en todo en la vida y, en este caso, sólo se me ocurre un aislamento mental de Rabe, para desconocer las políticas de “disuasión” y ” limpieza” del Regímen.
    Apasionante lección de historia que debería servir para que los terribles crímenes contra la humanidad , no se repitieran nunca jamás.La frase, por eso, en sí misma, es también Oximoron…Somos estúpidos.Eso sí que está demostrado…Rídiculo e Insultante el partido nazi en Grecia! siglo XXI!!!!
    Soy catalana y siempre he sentido injustas las campañas contra mi tierra pero también tengo claro que es una simple estrategia política.La gente es ” normal” y yo nunca la he sentido en mis carnes, ni en mi entorno(Sí en los medios de comunicación y en las redes, con esos desaforados que, para mí, ya no son normales).Ahora bien la estategia es muy nazi style, al ritmo de la frase de Goebbles: Una mentira repetida 1000 veces, se transforma en realidad…
    Acabo diciendo que Hitler sólo tenía un huevo.Estaba súper acomplejado con el tema y no quería que nadie lo supiera.Por eso, me gusta divulgarlo : por qué a él, le jodería…Siempre me ha fascinado su capacidad de liderazgo.En el libro ” Locos Egregios” de Vallejo-Nágera, se realiza un interesante análisis de la locura del tipo al que le faltaba un huevo y su mesianismo contagioso.
    Feliz lunes.

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 10:09

      La cosa es, Rabe era nazi, y Rabe era bueno, de ahí el título, ahora, ¿podemos decir que había nazis buenos?, pues no, en mi opinión no, alemanes buenos quizá, pero nazis no, porque por alguna excepción, que como Rabe la había, no podemos poner en duda la mezquindaz de un sistema como el nazi, causante de las mayores atrocidades del siglo XX, en este caso yo solo veo una explicación, Rabe era nazi, pero vivió gran parte de su vida en el extranjero, donde solo le llegaba la propaganda, ojo, esto por sí solo lo explicaría, porque la propaganda es un arma muy poderosa.

      Por lo demás poco que añadir a un excelente comentario, que sin lugar a dudas deja claro que detras de un nick, Bypils, hay una mujer con mucho mueble en la cabeza.

      Besos niña, feliz lunes.

      Me gusta

  6. 14/05/2012 en 10:35

    Ahora es cuando me podeis pegar una paliza si quereis, pero el nacional socialismo como sistema político y financiero era genial, fué el “New Deal” alemán. ¿Quá pasa? Que estaban tan encabritados por haber perdido la primera guerra mundial y tan ofendidos por el tratado de Versalles, y también estaban con el rollo de la eugenesis y de la segregación racial (y esto no fué exclusivo de los nazis, los americanos por aquella época y los rusos (a estos déjalos correr también) también lo contemplaban, el tema de la eugenesis) que por eso hicieron lo que hicieron. Pero vamos a ver, no seamos asi, visto desde la época actual, claro que está mal, pero ¿que hubieras hecho ti si fueras un joven aleman en el paro junto con otro monton de parados, sin un duro, habiendo perdido una guerra hace poco, y viene el Sr. Hitler y te dice que todo eso se va a acabar, y además se acaba (trabajo, autopistas de 5 carriles, mejoras sanitarias, planes sociales…), hasta que empieza la guerra? Pues seguramente te hubieras hecho nazi, como aqui muchos se creyeron el bulo del PP. Por lo menos los nazis cumplieron, y si, había mucho sádico y mucho enfermo mental, pero no creo que, hasta antes de la guerra y del genocidio y toda esa espiral de locura fraticida, el nazismo le hubiera hecho ningun mal a alemania, ¿y todo esto por qué lo digo? Pues porque solo asi se entiende que este señor siguiera pensando que los nazis eran justos y buenos, porque hay que ver las cosas en su marco temporal.

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 10:46

      Hombre, siendo cierto en el fondo lo que dices hay que decir que el nazismo sólo fue posible en esa época por el malestar de la población, cuando las cosas van bien estas ideologías no triunfan, ejemplo cercano tenemos, en plena crisis es cuando la ultraderecha florece, léase Grecia.

      La egugenesis, la pureza de la raza y tal, evidentemente no era invento de ellos, es más, me hace una gracia cojonuda el ver a los seguidores de Lorenzo llamarse “los espartanos”, cuando la sociedad espartana dejaba a los nazis a la altura del betún, pero para mí ni eso ni el que no fueran los únicos malos de la historia lo hace justificable.

      Es evidente también que en ese siglo y en toda la historia los nazis no han sido los únicos malos, antes he comentado varios episodios, pero los hay a patadas, todos vemos Iwo Jima como ejemplo del heroismo japonés por ejemplo, obviando lo que pasó en esos túneles incluso ya acabada la batalla, o las propias bombas atómicas que Estados Unidos, en nombre de la democracia, envió al propio Japón, por no hablar de Stalin claro, la barbarie es ajena a ideologías, todas tienen las suyas.

      La cosa es que para mí sí, el nazismo antes de la guerra ya supuso grandes males para el propio pueblo alemán, los judíos alemanes eran eso, alemanes, y ya sufrieron a los nazis antes de los campos de exterminio, que para la mayoría del pueblo alemán las cosas iban mejor, por supuesto, que les dió esperanza, por supuesto, pero ese régimen estaba podrido e raiz para mí.

      Pero con todo yo evidentemente no te voy a apedrear, sólo agradecerte las palabras, sinceras, como deben ser, abrazos campeón.

      Me gusta

      • 14/05/2012 en 14:45

        Por supuesto, y miedo me da lo que esta pasando en grecia, el 20% de representación ultraderechista en Francia, y lo que pasaría aqui si tuvieramos un partido de ultraderechas que no pareciera una parodia. Pero me refiero al hecho de condenar cualquier ideología desde el punto de vista actual, cuando en realidad el problema no es otro que el marco histórico que como tu has dicho, todas las potencias de aquella época cometieron sus crímenes, ya fueran comunistas, nacional socialistas, fascistas o democráticas, y a la gente se le hincha la boca hablando de comunismo, democracia, anarquía y condenan al nacional socialismo, cuando todos, quien mas quien menos, tuvieron sus pecadillos (léase también picadillos) y todos fueron igual de buenos o igual de malos según quien mire, y la diferencia está entre los que ganaron y los que perdieron, pero siempre es mas facil condenar al que pierde. De ahi que no me parezca extraño que este hombre considerara al nazismo algo bueno con los 6 millones de judios gaseados e incinerados, como los soviéticos pensaban que su comunismo era bueno con los 10 millones (creo recordar, no recuerdo la cifra) de diferentes etnias y presos políticos en gulags en siberia muertos, o los americanos pensando que su democracia era la buena atomizando Nagasaki e Hiroshima y reduciendo a polvo Dresde(que de eso nadie se acuerda pero hubieron quizá mas víctimas que en Hiroshima) con los ingleses.

        Me gusta

        • 14/05/2012 en 15:23

          Sí, pero lo cierto es que los nazis fagocitan todo, es más, hasta los comentarios de esta entrada curiosamente se centran más en ellos que en la propia masacre de los japoneses en China, que vaya si masacraron.

          No sé, lo de la Unión Soviética se entiende, ellos ganaron la guerra, ocultaron sus crímenes durante años, porque con el poder se pueden hacer estas cosas, es más, quizá de haber ganado los nazis ahora hablaríamos de los campos de exterminio como habladurías.

          Y sí, lo del contexto histórico siempre es un factor a tener en cuenta, ahí te doy la razón.

          Me gusta

  7. 14/05/2012 en 13:21

    No conocía la historia de John Rabe, me he quedado de piedra y se me ha encogido el corazón. El horror siempre se puede superar y tus palabras lo dejan claro.
    Lo que me parece irritante y frustrante es que después de estas experiencias históricas y cuando todavía las heridas están sin cicatrizar, cuando las escenas de violencia surgen por todas partes y el mundo pide a gritos un sistema justo para todos, surjan estos maquiavélicos nazis otra vez.
    Esta visto que el mundo nunca va a escarmentar y que el carisma de una persona mueve a la gente y esta se deja conducir, como si de borregos se tratara.
    En nuestro país el tema de Cataluña es sangrante, cuanta mala baba hay en contra de nuestros propios hermanos.
    Estoy a punto de llorar, te lo aseguro.
    Un abrazo, Dess

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 13:35

      No mujer, no llores, mira, pasado mañana, aunque escrita desde el enfado y la demagogia más asquerosamente machista (es decir, yo mismo 😀 ) te daré, intentare darte, una sonrisa, para desquitarme.

      Mi idea al hacer estas cosas es esa, dar a conocer tragedias pasadas que si bien no es que sean secretas pues eso, no son tan conocidas como los campos de concentracion, por ejemplo, sobre esto hay tanto escrito que ni se me ocurriria escribir, pero ojo, que dentro de la miseria de la guerra pues también ensalzar la figura de hombres como Rabe, a mi juicio un tío realmente grande.

      Me ha gustado el detalle que además de aguantar el chapazo de la entrada (larga de cojones con perdón) encima te hayas leído los comentarios, es muy meritorio 😀

      Besos chavalota.

      Me gusta

  8. 14/05/2012 en 18:26

    bufff, yo también me he quedado encogida, hecha un burruño cerca del esternón. Lo siento, no puedo poner que me gusta, aunque me hayas sorprendido bestialmente con todo lo que nos cuentas (y lo que sabes!) porque me supera un poco. Me toca de cerca el temita de que a las mujeres se las use para violar y denigrar sistemáticamente a los pueblos invadidos, pasó igual con la parte de Alemania invadida por los soviéticos al final de la SGM, sobre todo en Berlín. No sé, me hermano con ese dolor tan grande. Y buff, lo de jugar a tener peleles vivos que gritan demasiado… madre mía.

    Me gusta

  9. 14/05/2012 en 18:35

    Ajj, estoy en ordenador ajeno y se me ha saltado el sensor este de publicar el comentario cuando no había terminado, yo que uso siempre ratón, en fin.
    Ah, y lo que quería añadir, es curioso, he leído por uno de tus comentarios, sí Hitler era un feo, bajito, que sabía mucho sobre hacer discursos y que cayó en una época en la que sus locuras no eran tomadas como tal, prometió al pueblo pan y trabajo y llegó por elecciones libres al poder, no lo olvidemos. CUando una sociedad está desesperada pueden llegar, como ya has dicho, estremismos al poder sin problema, la gente busca esa mano dura dictatorial, y se establecen dictaduras más o menos encubiertas. De alguna manera estamos en una de ellas.
    Pero lo que iba a decir, me leí una vez un libro de astrología, que tenía la carta astral de Hitler como ejemplo, que se ha estudiado mucho, por cierto. Según el libro, era un hombre muy torturado internamente, con muchísimas tensiones, con vises de loco que si hubiera tenido exactamente la mismitica carta pero dada la vuelta, es decir, la mayoría de los planetas fuertes en vez de sobre el horizonte, debajo del horizonte (que es el interior de la persona) hubiese sido un hombre igual de torturado pero no hubiese podido llevar a cabo nada hacia fuera, se hubiese quedado en su lugar de Austria, posiblemente un vagabundo incluso creo recordar que decía, y no hubiese podido “hacer fuera” todo lo que llegó a movilizar fuera.
    No sé, me produjo mucha curiosidad. Por cierto, sabías que tenía ascendencia judía, aparte de no ser ario, rubio, alto y guaperas, y era un pintor frustrado, quiso entrar en la academia de Bellas Artes y no le admitieron. Hay acuarelas suyas que se han subastado por una verdadera millonada.
    Me callo , que me tengo que ir, besos!

    Me gusta

    • 14/05/2012 en 21:21

      Bueno, sí, se ha epeculado sobre el posible origen judío, por parte de su abuelo paterno, cuya figura se desconoce, pero no parece que esté probado, al menos hay mucha discusión al respecto, de cualquier manera poco hubiera cambiado la historia me temo.

      Llegaron al poder mediante elecciones cierto, eso es lo que comentaba un poco Aitor, que había descontento y él ofrecía esperanza, luego la cosa es que cambió esperanza por lo que la cambió.

      Gracias por los comentarios niña, un placer leerte.

      Me gusta

      • 15/05/2012 en 10:54

        Yo a veces hablo sin saber demasiado, un poco de lo que he oído de aquí y allá, desde luego muy rubio y alto no era, y a los judíos, (pero también gitanos, intelectuales, homosexuales y muchos otros) se los quiso llevar por delante…
        Besitos!

        Me gusta

        • 15/05/2012 en 11:17

          Sí, cierto, pero a veces nos empeñamos, y no lo digo por tí, por endemonizar más al demonio, sin que haga falta, parece que por sacarle un abuelo judío le hacemos más hijoputa, ese mismo recurso se ha usado hasta la saciedad, hasta en la ficción, en “CSA Confederate” se usa también, el líder del partido más racista de ese país ficticio tiene en su árbol genealógico un antepasado negro.

          Creo que no hace falta recurrir a esas cosas más de Iker Jiménez y demás, está claro que él no era alto ni rubio, ni Goebbles por ejemplo tampoco, lo que sí eran seguro es gentuza.

          Y sí, también cayeron gitanos, gays, comunistas y demás, pero eso es tema aparte, como siempre en toda desgracia siempre hay olvidados vete a saber tú el por qué.

          Es más, hasta un asesino de la época creo que no hubiera merecido vivir el horror de un campo de exterminio.

          Besos mi niña, voy a escribir una entrada sobre recetas de cocina, a ver qué sale 😀

          Me gusta

  10. 15/05/2012 en 00:52

    Una historia impresionante y que demuestra que las personas muchas veces estan por encima de ideas o situaciones. Si eres hombres lo eres y harás, lo que debas….

    Sobre la discusión, como bien me adelantastes la que no hace mucho tuvimos. Puedes ser nazi y buena gente. Perfectamente en mi opinion….

    Hitler, antes de la guerra, estuvo apoyado mayoritariamente por las bases mas pobres de su pais, la clase obrera harta de la promesas nuca cumplidas de comunistas y demas. Se hecho en sus manos fielmente y llego adorarle. Es mas, poca gente duda que durante ese periodo se convirtió en algo asi como un ídolo para ellos…Cosa que claro, luego fue negada

    Eso nos lleva a plantear, que entre tanta gente, hablamos de un pueblo entero. Habría desgraciados tantos como héroes. Que fue un régimen nefasto y asesino, sin duda. El Ruso tambien y nadie clama por ello. El japonés para que contar, como ya comentamos en el ranking de cabrones los pondría en primer puesto.

    Pero que en este trio de destrucción habría héroes y villanos por doquier que nadie lo dude. Ya que una cosa son las ideas y otra las personas y cuando estas dos cosas chocas. Como dije antes se ve quien tiene dos huevos o dos ovarios y quien no.

    Me gusta

  11. 15/05/2012 en 01:31

    En fin, no suelo entrar en cuestiones privadas pero añado ya que esto en cierta manera me toca de cerca…..

    He vivido en muchos países de mierda, de los considera dos pobres, aunque mas acertado seria decir países de riesgo. Vamos en los que la vida vale poco mas que nada.

    En todos, he visto gente del poder, de regímenes absolutamente asesinos que eran buena gente, otros unos cabrones. En mi opinion, el régimen en el que estés, al igual que las circunstancias, potencian los sentimientos e impulsos de cada uno.

    Si eres un cabrón y vives en la epoca nazi, pues tienes vía libre para desarrollar tus impulsos, si por el contrario eres buena gente. De alguna manera ayudaras a quien puedas. Caso de mucha gente que tuvo a judíos escondidos en sus casas. Siendo ellos en realidad nazis o por lo menos no oponiéndose a ellos

    Si no eres bueno ni malo. Vamos la mayoria, simplemente miraras hacia otro lado. Esperando que pase el temporal…. Eso puede que no quede bien decirlo, pero es una realidad latente.

    Por hablar de un pais que conozco bien, Seria por ejemplo cuba. Aunque sea un pais alejado de esos en que tu vida no vale nada, tipo Sierra leona, no deja de ser un régimen nefasto con los suyos. Aunque ahora mismo parezca abrirse, no hace muchos años era una autentica cárcel.

    Pues dentro de la nomenclatura, había gente maravillosa, totalmente partidaria del poder.. Pero buena gente sin duda que dentro de lo que podia hacia por lo demas algo. Tambien por el contrarioauténticos cabrones que disfrutaban con el sufrimiento ajeno… Cuestion de las personasm nas que de las ideas

    Por el contrario en esa posición practicamente inexistente que suele salir dando pena. Había gente buena, con grandes intenciones, tambien mucho vividor y gente que sencillamente había perdido el favor del poder y ahora ..pues eso.

    Me gusta

    • 15/05/2012 en 07:20

      Es obvio, según publicaba esto, que estaba escrito hace tiempo eso sí, me acordaba de “El Submarino” y de nuestras charlas, tampoco es que tenga mucho que ver, porque en ese submarino nazis nazis había solo uno creo recordar, lo curioso de este tema es que al contrario de lo que el cine nos ha ido mostrando, incluso hay en la historia un nazi que sí, era buena persona, por lo que sea, la ignorancia que da la distancia, que el tio bien parece que no era un lumbreras, da igual, podía haberse largado y dejar a los chinos tirados, pero al revés, se involucró de lo lindo usando para eso lo que para él era un régimen de bondad, el nazismo.

      Sobre lo demás poco que añadir, gracias por venirte por estos lugares maestro 😀

      Me gusta

  12. 15/05/2012 en 13:05

    “La guerra hace a la gente cruel, bestial y loca. Es el abismo inhumano del crimen”. Eriza la piel leer algo así, no por las palabras en sí mismas, sino porque todos podemos recuperar de la memoria más oscurecida algún episodio que le proporcione el significado más exacto.

    El hombre es siempre animal en sus dos extremos, en esos en que la razón se pierde. Pero claro, no son iguales los dos extremos.

    Y entre tanta sinrazón, que debe nublar la mente, siempre hay alguien que se mantiene alejado de los extremos, más allá de sus convicciones más arraigadas. Más allá de ellas, ve con los ojos, siente por la piel… y la razón, a muy duras penas, se impone. Más allá de sus convicciones, o incluso rompiendolas.

    En todos los cálculos imprecisos, estimados, Rusia y China compiten por un extraño galardón de la historia: ser el país donde más muertes se produjeron durante la segunda guerra mundial. Triste, tan triste.

    Es bueno recordarlo, quizá así la razón se asiente definitivamente en nuestras torpes molleras

    Un abrazo, jefe. Buen trabajo.

    Me gusta

    • 15/05/2012 en 13:29

      No creo que lo qeu nos cuentas en el último párrafo llegue a ocurrir nunca, lamentablemente, ójala, pero el fanatismo sigue campando a sus anchas por el mundo, cosas que no me entran en la cabeza que ocurran, no sé, no suelo ser optimista respecto al ser humano.

      Y volviendo al primer párrafo, cierto, brutalmente cierto, tendemos a pensar en el soldado poniéndonos en nuestras circunstancias, pero hay que estar ahí, ahora al menos el cine y la tele nos va mostrando en perlas aisladas esa tensión que hace transformarse al mejor de los hombres en una bestia asesina, ahora estoy trabajando, bueno, lo de trabajar es un decir, en otra de estas historias, donde en cierta forma se trata de lo mismo pero desde otro punto de vista, el de los verdugos, es otra guerra, son otros tiempos, pero al final es lo mismo, cuando te llevan al extremo tu comportamiendo siempre se empatiza.

      En realidad jefe esto no es un trabajo, el mecanismo es simple, conoces una historia, te acuerdas de ella, buscas material, internet, documentales.. y la haces coger forma, el mérito en todo caso es de quienes indagan en la historia para darnos el material, no mío.

      Un abrazo jefe.

      Me gusta

      • 15/05/2012 en 13:36

        Es cierto que el hombre camina a paso de montaña, pero camina. Hay cambios sustanciales entre el hombre de las cavernas y el de la edad media, y entre este último y lo que ahora somos. Habrá diferencias entre nosotros y los que estén aquí dentro de mil años.

        Quizá, si seguimos ese lento camino, quizá lleguemos, algunos llegarán. Quizá lleguemos.

        Recopilar información, elegir, seleccionar, descartar, unir con el pegamento propio… es trabajar.

        Un abrazo… yo con mi equipaje, escaso esta vez.

        Me gusta

        • 15/05/2012 en 15:35

          Querido, lo que más me hace ser pesimista es precisamente que los horrores del siglo XX no tienen parangón en la historia previa, el tema es que para mí vamos a peor.

          Aunque también es cierto que esos mismos horrores, a tan gigantesca escala, parecen irrepetibles.

          Buen viaje 😀

          Me gusta

  13. cabezasferoces
    11/01/2013 en 22:41

    a mi me parecería por lo menos divertido ver un grupo de estos nazis en la actualidad con un comunicado en el que anuncien que comenzarán a hacer puras cosas buenas por la humanidad hasta limpiar el nombre de la identificación boba esta de “nazis”. sería algo por lo menos sumamente divertido de ver.

    Me gusta

    • 11/01/2013 en 22:59

      Mucho tendrían que hacer para borrar todo lo que se hizo, pero vaya, que no parece que sea eso lo que pretenden los herederos de esa ideología.

      Saludos.

      Me gusta

    • 11/01/2013 en 23:54

      Enviado desde mi móvil LG

      Me gusta

  14. cabezasferoces
    12/01/2013 en 23:24

    material pa ficción amigo mio.

    Me gusta

  15. Triste Sina
    06/06/2013 en 09:35

    Pienso que Rabe salvó ese grupo de personas a pesar de ser nazi. O porque no se había enterado bien de lo que iba el asunto, cómplice la distancia o sus pocas luces (estas dos afirmaciones, con matices, vienen ya de tu tintero). Si hubiera sospechado que iba contra los intereses del Fürer, probablemente se habría apuntado el primero para hacerles fosfatina. Creo, también como dices tú, que el nazismo estaba ya podrido en origen… no se les podía llamar “al orden” ya que ejecutando atrocidades no hacían más que llevar a cabo aquello que se encontraba desde el principio en su ideología. Sin quitarle mérito al resultado de la acción de Rabe, faltaría más, casi me decanto más por Schindler (por dar un ejemplo conocido) que yendo contra sus propios intereses (a sabiendas) siguió esa intuición humanista que habría arruinado su vida, entrando definitivamente en la categoría de los “justos”. Como hicieron los curas o las monjas de clausura que no obstante NO hubiesen recibido ninguna indicación de Pío XII durante la SGM abrieron las puertas de claustros e iglesias a los perseguidos, arriesgando el alma y la piel. Estos últimos sobretodo, si que actuaron según las cosas en las que dicen creer, aunque implicara desacato. Para ellos como para los religiosos “rojos” chapeau. El resultado, como con Schindler y Rabe, es el mismo, sin embargo creo que en el riesgo tomado en plena conciencia es donde se encuentra el talante del Hombre (o la Mujer), su verdadera estatura.

    Me gusta

    • 06/06/2013 en 10:20

      Sí, Rabe actuó pensando que lo que él hacía, proteger al pueblo de los japoneses, es lo que Hitler haría, se creía a pies juntillas la propaganda del régimen, creo que de haber sabido la verdad implemente se hubiera apartado, tampoco creo que se hubiera sumado a los japos para masacrar chinos, este caso me resultó curioso por el hecho de usar al nazismo para salvar personas.

      De lo que dices de la iglesia tengo preparada una entrada que habla de refilón de eso, de cómo ciertos curas obviaron al papa y se dedicaron a hacer lo que pensaban que debía de hacerse, era en Italia, pero sirve lo mismo.

      Ahora, Schindler estaba muy lejos de ser lo que nos cuenta la peli, ojo con tomarnos las pelis como referencia, y de quedarme me quedo con Irena Sendler, mira, ya tengo una historia que contar, la de Irena, que además era religiosa, con lo que vale para lo anterior.

      Abrazos.

      Me gusta

      • Triste Sina
        06/06/2013 en 10:31

        Yo no tomo la peli como referencia, hasta ahí podíamos llegar. De hecho la considero (en cuanto documento, un insulto a mi inteligencia), como “la vita è bella”. Espero con interés tu publicación sobre Irena Schindler.

        Me gusta

        • 06/06/2013 en 10:43

          La segunda lo es más aun, yo no comprendo como pudo triunfar esa peli, es un insulto ya no a la inteligencia, sino a las propias víctimas, yo creo que cualquier cosa puede tratarse con humor, pero en ciertos temas es fácil patinar y en “La Vida es Bella” se patinó y mucho.

          Me gusta

  1. 21/10/2012 en 00:03
  2. 19/07/2013 en 00:01
  3. 15/05/2014 en 00:02

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: