Inicio > Tonterías > Sin que sirva de precedente.

Sin que sirva de precedente.

Alguna vez, cuando he recibido algún halago que creo que no merecía, lo dije, abiertamente, sé que eso da pie a considerar que peco de falsa modestia, nada más lejos de la verdad, cuando digo que lo que escribo en este blog está más cerca del término “basura” que de otra cosa lo digo plenamente convencido de ello, tengo otras virtudes, o al menos creo tenerlas, no es cosa de falsas modestias, si fuera así no te diría que creo que soy un tío agradable en el trato, con sentido del humor, es por poner un ejemplo, obviamente tengo más que esas, pero no es cuestión tampoco de ponerme a alardear de mi descomunal miembro viril.

A nada que me hayas leído te habrás dado cuenta que suelo usar mucho el sentido del humor en mis escritos, considero que tomarse la vida un poco a risa es muy conveniente para sobrevivir, bien, hoy no va a ser uno de esos, además hoy me voy a desnudar un poquito, mi interior, porque sí, también siento, aunque no lo parezca, voy a hablarte de la amistad.

Amistad Uno de mis mayores defectos es la pereza, lo cual, entre otras cosas, ha hecho que vaya perdiendo contacto con la gran mayoría de amigos de la infancia, de vez en cuando les veo, pero me cuesta horrores coger el teléfono para preguntar a ver qué tal les va, si la amistad fuera una planta se me moriría por falta de riego, la cosa es que hoy he visto algo que me ha puesto los pelos de punta.

Mucho se habla del valor de las cosas, hoy me he dado cuenta que todo es subjetivo, lo que para uno no vale nada para otro es un mundo, si eres como yo, un tío con biotipo atlético, guapo, simpático, culto.. te sobran oportunidades para hacer amistades, puedes tener tantas que apenas valoras su importancia, aunque sean igual de guapos, altos y cultivados que tú, esos amigos que todos querrían, bien, a lo que iba.

Imaginaos, dos amigos, con alguna discapacidad mental, no sé cuál, en todo caso leve, llevan una vida casi normal, de esa gente normalmente pasamos bastante, les evitamos, los conocía de vista claro, siempre juntos, nadie querría un amigo así, los tenemos de sobra o sea que para qué uno de ellos, sin embargo para el uno el otro es fundamental, hablan de baloncesto, mucho, casi siempre que me te los cruces hablan de basket, de la NBA, de sus cosas, qué más nos da, ajenos al resto del mundo porque el resto del mundo les repudia, cara a la galería no, todos somos buena gente que nos apoyamos, pero a la hora de la verdad nadie les invita a un zurito.

Bueno, hace una semana uno de ellos murió, vi la esquela, me dio cierta pena, no me suele dar pena mirar las esquelas, soy bastante inmune al sufrimiento de los demás mientras no me salpique, hoy salgo a pasear a la chucha, ando ahí pendiente a ver si planta el pino de rigor, sinceramente ni me acordaba ya de la esquela de marras, cuando me cruzo con el amigo, sentado en un banco, mirada perdida, ojos llorosos, mira, te juro que no soy de emocionarme mucho, pero me temblaron las piernas de verle.

Lo que para el resto era algo prescindible para él lo era todo, su apoyo, su alegría, eso es amistad verdadera, una persona normal, alguien con un mínimo de sensibilidad, se hubiera parado a animarle, a hablar con él, ¿yo?, pasé de largo.

Posdata, sin más, ELA “Why cant I”

Anuncios
Categorías:Tonterías Etiquetas: , , ,
  1. 02/03/2012 en 13:10

    Tal cual, esa es nuestra realidad. No solo te has desnudado parcialmente, sino que me desnudas a mí (metafóricamente, no vayamos a pensar que hemos pasado de los pata negras a mayores)

    Me gusta

  2. 02/03/2012 en 13:50

    Hombre, está bien que lo dejes claro, porque ando últimamente muy necesitado de cariño 😀

    Me gusta

  3. 03/03/2012 en 02:38

    Por lo menos demuestras la sensibilidad suficiente. Para saber que deberías de haber dicho algo. Aunque en esos casos, simplemente no hay nada que decir. Cuidate

    Me gusta

    • 23/03/2013 en 00:21

      Vaya, no había visto los comentarios de esta entrada, querido maestro, lo malo del tema es que sabiendo que debería haber dicho algo no lo hice y es más que probable que en una situación similar tampoco lo hiciera.

      Me gusta

  4. 04/03/2012 en 09:59

    Está el cielo lleno de sobres nutridos de fantasmas… y cada sobre va cerrado, lacrado… y cada sobre es un mundo solitario. Los vemos revolotear junto al nuestro, pero raras veces nuestros ojos se distancian.

    Hay un bonito libro. Más que bonito libro es una preciosa historia que se desliza sobre el filo de la profunda amistad, esa que más allá de la lealtad o fidelidad se alimenta de comunión, “La soledad de los números primos”. Habla de eso que tú nos traes, lo que para algunos no es nada, para otros es todo.

    Pero nuestros ojos raramente se distancian de nuestros propios fantasmas. Una pena, veríamos otros mundos increíbles.

    Un abrazo, mi estimado ser sensible.

    Me gusta

    • 23/03/2013 en 00:23

      La verdad es que al ver al chaval este me dí cuenta de cuán importante es un amigo cuando tener uno es tener un tesoro, ha pasado un año y el chaval sigue, seguramente, echándolo mucho de menos.

      Abrazos jefe.

      Me gusta

  5. marthisuy
    06/03/2012 en 00:53

    Es que lamentablemente así es la sociedad que nos toco vivir, no se le da mucha importancia al resto, y en casos de tener una discapacidad mental (o cualquier otra “diferencia” con el resto del mundo) uno es dejado de lado. Debe ser feo que fallezca una de las personas que te da más luz en tu vida, y verlo al otro sufriendo debe mover algo dentro del observador, por más malo que uno sea si no se puede sentirse mal por el sufrimiento del otro tiene un problema grave.
    Un abrazo desde Uruguay a mi amigo nudista (?).

    Me gusta

    • 23/03/2013 en 00:24

      Absolutamente cierto, así es el mundo, injusto aunque aparentemente seamos todos buenas personas.

      Me gusta

  6. 23/03/2013 en 12:00

    Otros ni siquiera habrán pensado en el amigo. Es una pena. Un beso.

    Me gusta

    • 23/03/2013 en 14:10

      De cualquier forma qué poco costaría pararnos de vez en cuando a hablar con él y con otros, pero en fin, besos.

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: