Inicio > Historia, Televisión > “Roma”, la serie y la historia.

“Roma”, la serie y la historia.

“Roma” es una de las series que más me han gustado de todas las que servidor ha podido ver, hasta el punto de haberla visto en su totalidad en tres ocasiones, es una gran serie, muy realista a la hora de tratar cómo era realmente la sociedad romana de la época, pero tiene grandes fallos.

Esos fallos son cometidos “a posta”, no por falsear la historia, sino porque es serie de ficción, no documental, y a la hora de perfilar la historia se obviaron algunos acontecimientos y se modificaron otros, así como personajes etc., la serie contó con bastantes asesores históricos, no fue algo que se hizo a la ligera, pero como digo se cambiaron cosas para darle verosimilitud, que no exactitud, a la historia, a la vez que no se resintiera el ritmo de la serie, que vuelvo a recordar, es una historia de ficción.

Empezamos con los dos protagonistas, Lucio Boreno y Tito Pullo, citados por César en sus memorias de las guerras de las Galias, pero que no tuvieron tanta interactuación en los sucesos históricos que se narran en la serie, es más que posible que ni siquiera tuvieran relación alguna con los Julios, Junios y demás, es decir, Pullo no fue una especie de “educador” de Octavio, ni el padre de Cesarión, ni Boreno estuvo presente en la muerte de Marco Antonio ni ambos dejaron escapar a Pompeyo, ni ayudaron a comenzar la Guerra Civil ni nada de lo que ambos hacen en la serie.

Rome

Atia, otro pilar de la serie, aparece en esta como viuda, al menos no sabemos que salga marido alguno, bien, si bien es cierto que el padre de Octavio había muerto sí que sabemos que Atia se volvió a casar y que fue el padrastro de Octavio quien le crio, pero la propia presencia de Atia en la serie es una licencia histórica, ya que murió poco después que César, con lo que en la segunda temporada no debiera ni de haber aparecido.

Muchos personajes históricos que sí existieron son obviados en la serie, entre otros el padrastro de Octavio como hemos dicho, así como diversos familiares de César, Marco Antonio y demás familias patricias, también son obviadas batallas y otras, como Filipos, son resumidas en una cuando en realidad fueron dos, tampoco fueron como se cuentan en la serie las muertes de los dos comandantes de las tropas de la República en esa batalla, ni la de Casio ni la de Bruto.

Más, Octavio Augusto no estaba en Roma cuando su tioabuelo César murió, y no era tan bisoño, era parte del ejército y con este estaba en la actual Albania, sí que es cierto que Marco Antonio no le reconoció como sucesor ni le dio poderes, pero cuando esto sucedió Octavio todavía no había regresado a Roma.

Marco Antonio antes de casarse con Octavia, la hermana de Octavio, por motivos políticos, cosa que sí era verdad, ya estaba casado, cosa que se obvia en la serie, y su hijastra estuvo casada también con Octavio, cosa que tampoco aparece, nada aparece tampoco de sus campañas contra los partos y como toda la historia real se resume todo y se mezcla, sí que parece bastante real su muerte, aunque no fuera con Boreno como testigo, sí que se suicidó más o menos como sucede en la serie, mas en la vida real parece que cuando Cleopatra le ve aun está vivo.

Servilia es la gran rival de Atia, bien, en la serie aparece como viuda y madre de Bruto, mas en la realidad tuvo más hijas, hasta tres, que se casaron con personajes de la serie, cosa que también se obvia, como Lepido, el tercer miembro del triunvirato, o Casio, compañero de su hijo Bruto en la muerte de César y posterior exilio, en la serie se suicida frente a la casa de Atia, cosa que no sucedió en realidad, obvio, puesto que Atia ya estaba muerta como hemos dicho, en realidad Servilia murió de muerte natural.

Bruto, el hijo de la anterior, también estaba casado, cosa que no se adivina en la serie, en esta aparece Bruto casi obligado a integrarse en la trama anticésar, cuando en realidad parece que fue uno de sus principales instigadores, y desde luego la famosa frase de “Tú también hijo” que sí que parece que se dijo en realidad no aparece en la serie.

Octavia, fue ofrecida a Pompeyo como esposa y rechazada, eso fue verdad, al igual que el que ya estaba casada, pero como otro hombre, no el que aparece en la serie, y tenía ya tres hijos, tuvo dos con Marco Antonio, en la serie solo una niña, y sí que ejerció de esposa de este y no su madre, entre otras cosas porque ya hemos visto que la madre murió bastante antes que en la serie.

Catón aparece en la serie como un anciano, en realidad era mucho más joven, en la cuarentena, se suicidó sí, pero no como sucede en la peli, sino de una forma algo más escatológica, arrancándose los indestinos.

En fin, que son muchas más las inexactitudes de la serie, sus olvidos y sus invenciones, pero como digo todo se hizo “aposta”, en virtud del ritmo de la serie y primando que se diera una imagen real sobre todo de la vida en la ciudad de Roma, cosa que sí consiguió, siendo de lo más realista que el cine y la televisión nos ofrece al respecto, tómate esto pues como curiosidad más que otra cosa.

Para la postdata Nightwish, “The Escapist”

Anuncios
  1. 24/01/2012 en 12:14

    La primera temporada la seguí al día. La segunda no. Ciertamente hay muchos detalles fantásticos, como el de los “graffitis” obscenos en las paredes, que era una forma popular ya entonces.

    Coincido contigo, algunos de los defectos ya los había observado, otros no, pero en definitiva para alguien que ha leído la saga completa de Colleen McCullough, se ajusta muy bien a lo que debió ser esa etapa de Roma.

    Cuidado con los libros de narrativa histórica. Algunos como “Los Idus de Marzo” son muy literarios pero completamente erróneos en fechas y acontecimientos.

    Me gusta

  2. 24/01/2012 en 17:30

    Este es un claro ejemplo de que se puede cambiar la historia sin traicionarla, quitamos personajes, metemos otros, en pos de ganar ritmo en el guión, si en vez de lo que se hizo en “Roma” vestimos a los romanos como en la Edad Media, hacemos que César apuñale a Bruto o que hablen como hablaría un yonki del extraradio etc. estaríamos hablando de la típica serie histórica de Tela Hinco o Camela 3.

    Al igual que las series las novelas históricas creo que hay que tomarlas como eso, novelas, si están escritas en el tiempo que narran tienen más valor, pero no dejan de ser ficción, un caso de estos tengo preparado para dentro de un par de semanas.

    Cuidate jefe.

    Me gusta

  3. 25/01/2012 en 11:44

    O cuando el Águila Roja le manda a su hijo que se cepille los dientes y se vaya a la cama… O cuando los campesinos del siglo XVII reparten y leen panfletos de propaganda política… O cuando… A más ver.

    Me gusta

  4. 25/01/2012 en 12:46

    Y esos niños con gafas modernas, o que entonces ya compartieran colegio el hijo del campesino y el del rico, niños y niñas incluso, pero ya sabes, dices estas cosas y te saltan conque es líder de audiencia.

    Cuidate jefe.

    Me gusta

  5. 25/01/2012 en 22:45

    Yo, en mis sueños más sádicos, imagino a mis profesoras de Historia amordazadas, atadas a una silla, con esparadrapo para que no puedan bajar los párpados, y viendo una detrás de otra las cuatro temporadas del Águila.

    Otra muy gorda que los eclipses de sol sean con luna llena… Yo colaboro viéndola, eso sí como comedia de humor, me río más que con Faemino y Cansado. La carrera de burros con Lorenzo fue de lo “más mejor”

    Me pregunto si en la quinta temporada recibirán la visita de un OVNI

    Me gusta

  6. 26/01/2012 en 02:02

    Cuánta crueldad 😀 yo no he visto más que un capítulo, me sirvió para convencerme de que era mejor dedicarme a otras cosas, de otras ya antes leo un poco las críticas y no pierdo ni esa hora o lo que duren.

    Por cierto, yo sólo he soñado dos o tres veces con profesoras y eran sueños bastante más agradables y placenteros, pero sí, reconozco que soy un salido integral y que no cabía otra.

    Me gusta

  7. 26/01/2012 en 13:08

    La verdad es que mi comentario ha quedado un poco al estilo de SAW.

    Pobrecicas mías, cuanto hecho de menos a aquella que en 1º de Bachillerato nos explicaba la caída del Imperio Romano con las Penetraciones bárbaras, unas leves y otras profundas.. ejem, que mosqueo se pilló con nuestros gestos, codazos y carcajadas… ¡Si solamente eramos unos chiquillos de 13 años…!

    Me gusta

  8. 26/01/2012 en 13:51

    😀 cierto cierto, por cierto, que con la tontería se me olvidó comentarte que deberías darle una oportunidad a la segunda temporada, cierto es que falta César, pero no desmerece en nada a la primera, y sí, se canceló la serie, pero tiene un final muy digno.

    He conseguido una miniserie sobre el Imperio Romano, tiene pinta de cutrilla, pero ya te conaré.

    Me gusta

  9. 06/11/2012 en 14:44

    Es una serie de la que he oído hablar y me apetece mucho….ahora además con las “curiosidades” que me dice usted querido Dess…me apetece más Besotes

    Me gusta

    • 06/11/2012 en 18:33

      Es una grandísima serie querida, no te quepa duda, disfrutable al 100 %

      Me gusta

  1. 24/01/2012 en 07:17
  2. 15/05/2013 en 00:02

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: