Inicio > Ciclismo, Historia > LLamando a las puertas del cielo.

LLamando a las puertas del cielo.

En los últimos años nos han ido sorprendiendo las noticias de la muerte del joven Frederick Nolf en Qatar, de Wouter Weylandt en el Giro, de Xavier Tondo entrenando, de la de Nolf nunca sabremos las causas ya que los padres se negaron a la posibilidad de la autopsia, sin duda traumática fue también la muerte de Frank Vandenbroucke, uno de los juguetes rotos del ciclismo, gran promesa otrora y luego estrella entre fugaz e intermitente, pero siempre con la genialidad de su lado.

Frank Vanderbroucke

Evidentemente no han sido ni los primeros ni lamentablemente serán los últimos en fallecer sobre la bici, bien compitiendo, bien entrenando, la lista sería enorme, mas el objeto de esta entrada es recordar ciclistas que murieron en circunstancias digamos “anormales”.

Sin duda una de las muertes en el ciclismo que más suele grabarse en la memoria es cuando sucede en carrera, la más famosa de la historia sin duda es la del británico Tom Simpson, subiendo Mont Ventoux, aunque no fue la primera del Tour, tal dudoso honor le corresponde a un español, Francisco Cepeda, bajando Galibier en 1935, pero después otros nombres se han sumado a la lista, quién no recuerda entre otros a Fabio Casartelli en el Tour del 95, a Manuel Sanroma en la Volta del 99 o a Andrei Kivilev en la París-Niza de 2003, incluso ruteros que hicieron sus pinos en pista, como Isaac Gálvez, no se libraron del maldito destino, muriendo en Gante en el 2006 en plena competición. Por cierto, el ciclista que involuntariamente causó la muerte de Gálvez, Dimitri de Fauw, se suicidó poco después incapaz de vivir con esa tragedia en la cabeza.

La de Simpson tiene doble lectura por supuesto, cierto es que murió en carrera, pero no fue por accidente alguno, sino por causa de las drogas, quizá fue el primer gran toque de atención sobre los peligros del doping, Jean-Pierre Monséré cierra este capítulo, no porque su muerte sea más importante, sino por la manera en la que sucedió, más bien por el maillot que llevaba en ese momento, el arcoiris, quizá con él comenzó eso que se llama “La maldición del maillot arcoíris” , apenas unos meses antes había ganado el Mundial de ruta, conmoción también tuvo la noticia porque el belga estaba considerado como una de las más firmes promesas del ciclismo de la época, promesa y realidad vamos.

Lo lógico y natural es que el ciclista muera en la vejez, de enfermedades varias, como Jaques Anquetil, muerto de cáncer de estómago en el 87, eso, la enfermedad, es lo que se supone que debe de acabar con nuestros días, aunque sea algo como la malaria en el caso de Fausto Coppi y circularan rumores acerca de un posible envenenamiento.

Los accidentes forman parte de nuestra vida con asiduidad, el tráfico siega muchas vidas año tras año, los ciclistas no pueden ser ajenos a esto, ya sea en plena flor de la vida, como Alberto Fernández o Ricardo Otxoa o ya retirados, como Jean Robic.

De accidente de tráfico murió también el campeón suizo Hugo koblet, aunque aquí se especula con la posibilidad de que no se tratara realmente de un accidente, sino de un suicidio, suicidio fue también el trágico final de otro gran campeón, Luis Ocaña.

Dos hombres y un mismo destino, trágico destino, Marco Pantani y José María Jiménez, ambos grandes escaladores, ambos murieron en circunstancias poco claras, no es vida fácil la del ciclista y eso en ocasiones conlleva una muerte temprana.

Los tiempos más remotos nos traen quizá la muerte del ciclismo más extraña, Ottavio Bottecchia, quien eso sí, sin plena confirmación, parece que murió a pedradas a manos de un agricultor francés.

Tampoco se han librado los sufridos corredores de la épica de la muerte en combate, François Faber, el luxemburgués que no quiso ser francés dio sin embargo su vida por el país galo, en 1915, al servicio en la legión extranjera, no fue el único, dos años después Octave Lapize se le unió en el dudoso honor, pero este tenía algo más de pedigrí, sirvió y murió en la aviación francesa.

Otros dos nombres más a sumar dentro de esas muertes de ciclistas que se alejan de lo “normal”, Michel Bon y Jean-Pierre Ducasse, ambos franceses y compañeros en el equipo Sonolor-Lejeune de 1969, equipo en el que entre otros militaba un belga de nombre Lucien y apellido Van Impe

Ambos tenían 24 años cuando dejaron este mundo, un 18 de febrero de ese 1969, Ducasse era un ciclista de cierto nivel, había sido por ejemplo segundo en la Vuelta a España dos años atrás, por detrás de otro grande, Jan Janssen además de haber sido a su edad dos veces ya campeón nacional de ciclocross, Bon era más nuevo que su compañero en el campo profesional y apenas había hecho nada destacado.

Ese fatídico 18 de febrero ambos se encontraban en su habitación, dentro del hotel de concentración de su equipo, en Villeneuve-Loubet, por causa de una pérdida de gas por parte de un aparato calefactor.

Curiosamente uno de los mecánicos del equipo, de nombre Lucien Goudermon se había librado por los pelos de morir a causa de otra fuga de gas.

Acabamos con las faldas, que también han supuesto muertes en el ciclismo, 1935, Henri Pélissier muere disparado por su compañera sentimental, aunque para trágica, para romántica, la muerte de René Pottier, el primero de nuestros protagonistas en morir en 1907, ¿la razón?, suicidio, por amor, porque el amor mueve la vida, y en ocasiones, las menos afortunadamente, mueve la muerte.

Dragonland protagoniza la postdata, suecos ellos, veteranillos ya, no es que hayan conseguido gran repercusión, pero tienen su encanto, hacen un power bastante conseguido, elementos épicos, bastante melodía, rapidez en algunos momentos, de ellos este bonito tema: “Beethoven`s Nightmare”

Anuncios
  1. 17/11/2011 en 03:45

    Veo que el ciclismo es tu pasion. La verdad es que no se mucho de ese deporte, pero una vez conoci a uno. Se llamaba Óscar Sevilla o algo asi, me conto una historia tenebrosa de ese mundo…Cuidate

    Me gusta

  2. 17/11/2011 en 11:50

    Óscar Sevilla podría contar muchas cosas sobre el ciclismo, sobre su lado oscuro, no es santo de mi devoción, aunque está claro que él no es el único responsable de todo lo que vivió, más bien Fuentes y Belda, “Joselito” se le llamaba.

    Sí, el ciclismo es quizá el único deporte que sigo, más las clásicas de primavera que otra cosa, pero me encanta, a pesar de todo.

    Me gusta

  3. 29/05/2012 en 15:46

    Querido Dessjuest: está claro que te encanta el ciclismo. Yo poquito lo he seguido, pero realmente son dramáticos los accidentes que se pueden contar en esa profesión…Un abrazo

    Me gusta

    • 29/05/2012 en 17:28

      Bueno sí, pero aquí lo que intentaba era reflejar esas muertes que se apartaban de lo normal, alguna como la de Bottechia realmente curiosa.

      Besos.

      Me gusta

  1. 31/12/2011 en 05:47
  2. 22/04/2012 en 17:26
  3. 16/12/2012 en 00:05
  4. 26/03/2013 en 00:02

Por cada diez comentarios entrarás en un sorteo para pasar una noche de amor con el autor. (Quien mee de pie o mee sentada pero tenga bigote o barba queda excluído, si estás muy buena dímelo y te doy dos boletos extra)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: